Páginas vistas en total

sábado, 18 de junio de 2016

Ella

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.300 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.393-


                                                                                                     María García Díaz

Poeta española, nacida en Oviedo en 1992. Es graduada en Física por la Universidad de Oviedo y actualmente cursa el Máster de Física Cuántica en la Universidad de Ulm, Alemania. Su libro de poemas "Espacio Vírgen" ha merecido el Premio Gloria Fuertes de Poesía Joven en su XVI convocatoria. Además quedó entre los finalistas del II Premio Internacional de poesía "Pilar Fernández Labrador". Los textos que se publican a continuación forman parte de "He muerto...y he resucitado", Antología del XVIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos, coordinado por Alfredo Pérez Alecart, poeta y profesor de la Universidad de Salamanca.


                                                                               "Soy naturaleza, en mí se encuentra toda
                                                                                 la hierba húmeda, soy roca,
                                                                                 soy ramajes eléctricos, soy cuerpo hinchado,
                                                                                 soy todas las luces y todas las aguas"                                                                   






ELLA

entrega un rumor de harina
cada vez que vuelve las palmas,
ella invita a la blancura con los dientes,
con su voluntad de viaje,
con la piedra y el fuego
que sudan tras su flequillo.
Ella ha paseado por la orilla
durante el sueño de las lonjas
y después ha trenzado el pan en el silencio.
Con arena y polvo ella ha tejido
la miga, la escala, este poema.-


BAILANDO

en la cueva del color salvaje,
el trazo fiero,
las melenas ígneas.
En el fragor de las membranas
la luz le abre heridas a la roca,
nos alza los párpados,
nos pasa un paño de agua
por los ojos.
Descosernos los hábitos
en la lucidez,
reconocer los muros, amarnos
en el conocimiento de lo cognoscible.
En la esperanza de reconstrucción
acariciarnos.-


HOMBRO

Desde pequeña amó el agua.
El dedo cercenando la corriente,
la instantánea noción de la frescura
significaban estar viva.
Había esperanza fuera
de la introspección,
fuera del parqué y de las almohadas.

Ahora un hombro.
Tostada región objeto
de labios, ahora un hombro
como estímulo cumbre, irreverente
hombro
escapado de la manga.
Conocimiento de la brisa.

Hombro y melena.

Por la piel nos punza el velo.-


LA OTRA COLMENA

Tengo un dolor que no es culpa del pueblo.
Estoy llena de muros que yo
no he levantado.
A qué utopía migrar ahora.
En qué vasta calma dan calor
y guardan el prejuicio.
Dónde las ramas serenas. Dónde
el lino justo, los niños libres,
la miel respetuosa.-


MUJER Y BAÑERA

prohibidas las prendas
en el valle de loza

los vestigios del paraíso
son blancos y son fuertes

mi hermana está evocando la frescura

la vida entra mejor por ciertas
latitudes

si pudiera abarcarla
la incorporaría a mí en un abrazo
me empaparía la camisa

pero solo las partes nos son dadas

el cabello
anhelo que se ondula
más deseado el más inerte

mis dedos son raíces de champú
en su cuero templado

ella sabe
que está viva por mis yemas.-


POÉTICA

Ansia de rasgar un lienzo con vehemencia.
De percutir un himen.
De ser fisura en la realidad alienada de realismo,
de deformar los espacios
ilegítimamente concedidos
al objeto y al sujeto. De arrimar la frontera
de lo onírico
al mundo recio de los rascacielos
y las camisas bancas.
Lluvia incisiva de chocolate,
vertido cadencioso de pintura negra
sobre las tensas estructuras.-


***

Yo que he conocido la inercia,
el movimiento escrito fuera de las manos,
yo que he acariciado melena
al aire de un aliento ajeno,
yo que he creado filosofías
siempre al abrigo de la historia,
he venido aquí, donde mora la frescura,
donde clama vida la corriente.

He venido al paraíso con mis celdas
para ensortijar con flores
los barrotes.-



                                                                                                 María García Díaz 


Imágenes: Pinturas de Guy Rose  (Estados Unidos)





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario