Páginas vistas en total

martes, 28 de julio de 2015

Tres vidas

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y coge creativos. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.101-
                                                                                        Alfredo Cernuda

Poeta, guionista, narrador y actor español, nacido en La Mortera y residente en Madrid, donde se estableció a temprana edad y estudió arte dramático. Escribió el poemario: "En la voz de tus brazos habito". Ha desarrollado su carrera.escribiendo guiones para diversas series nacionales. Ha trabajado como actor en cine, teatro y televisión. En el programa "Noche de fiesta" emitida los sábados por televisión actuó durante cuatro años. También ha participado en calidad de  director de doblaje en varias películas.


                                                                                       "qué absurda la distancia
                                                                                        y amada la mujer que en otro hombro
                                                                                        halla el mar y amado el hombre
                                                                                        que olvidando al soñador, es el sueño"  





TRES VIDAS

Sólo me quedan tres vidas
para ser testigo de tus ojos
y contarte cómo duermen las espigas
que predicaron tu nombre
cuando la poesía se disfrazaba de camino.
Hoy se ha desnudado como un grito,
como una rodilla que reza
sin encontrar el cariño del suelo.
¡Qué paren el reloj de los mares!
¡Qué no madure el orgullo de los cerezos!
Romped la mandíbula a los versos del poeta
para que no prueben el pan y el vino
hasta que la noche deje de confundirse con el amanecer,
dejad que se quiebre la voz de los augures
ante la eternidad de ese segundo
donde se conocieron nuestras miradas.

Hoy voy a llorar,
voy a llorar por ti,
por mí.
¡Qué escasas tres vidas para amarte!


YO SOY EN TI

Yo soy
en el amor que sin amarte amo
en tu oscuridad dormida
en el sueño que me niega
en el cristal de tu sonrisa, soy.
Yo soy en ti.
En tus caricias sin filo que hieren por ausencia
en el  olvido que me visita
en el grito que no grita
en el grito que llora, soy.
Yo soy en ti.

En el acorde de tu nombre que no pronuncio
en la sombra de un beso
en el ayer que nos separa hoy
en la noche de tus labios, soy.

Yo soy en ti
y sin ser
sigo siendo.-


AL PRINCIPIO DE TU SOMBRA

Donde la voz no sea pálida
como la escarcha de un amante en olvido,
donde la extensión del cuerpo
sea el ancho que los ojos miran,
allí,
allí donde la verdad sea viento
y el viento agua, y agua tu piel
descifrando el lenguaje de mis labios,
allí seré la hermosura del erizo
que nadie conoce o intuye en la frente tan alta,
seré la orilla donde duerme el mar
para soñarse océano
y reflejarse en el brillo de los peces.
Allí,
donde un cielo cansado de infinitos
se desprenda de horizontes
para sentirnos a la distancia de una mano.

Allí donde te busqué una vida
allí donde te amé
allí,
al principio de tu sombra.-


TÚ ERES MI SILENCIO

En el vértice de la locura aguardo
para hacerme aire
con el giro de un labio
que desconoce sus bordes.
El cielo sólo es un reflejo
que habita en soledad,
no se halla en el azote de las nubes
ni en los rostros ya cansados
de mancharse con la ceniza de otros nombres,
sino en el viento alto del corazón que sueña
en aquél que no habla pero habló.
¿Soy yo quien nace o el mundo que muere?
El silencio es una palabra sin latido
que nunca crea horizontes,
crea bocas ocupadas en el beso que no acaba,
en ese cuerpo que alejado del recuerdo
tiembla y suplica por abrir sus alas
a la luz de una pasión que lo convierta en universo.
Y si en las manos del silencio
somos esa caricia
donde el cielo deja de ser reflejo
abrázame sin palabras, tú eres mi silencio.-


CANTO IV

El amor es ausencia de uno.
Ausencia que convierte al hombre
en el despertar de un viento que no se pronuncia
se escucha en la lluvia de los tambores
durante cuarenta días
contados desde el amanecer.
No olvideís que la tierra avanza hacia la noche
y vuestra voz es tormenta
cantad bajo el clamor de los desheredados
cantad con un grano de trigo en la lengua
con un grano en los párpados de los caracoles
un grano en cada palma que estrecha y ama,
un grano de trigo que en su germinar
hará temblar el universo
y saciará el hambre de aquellos que sin nombre
aún se conocen.
Oh, loco poeta sin versos
demasiada ambición en quien ha muerto
y observa:
quien sueña olvida, quien olvida muere.-


                                                                                                Alfredo Cernuda



Imágenes: Pinturas de Jhon William Waterhouse  (Inglaterra, 1849 - 1917)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario