Páginas vistas en total

viernes, 10 de julio de 2015

Obstinado

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                                Jacob Glastein

Poeta y escritor polaco, nacido el 20 de agosto de 1896 en. Glastein y fallecido el 19 de noviembre de 1971 en EE.UU. En 1914, debido al creciente antisemitismo en Lublin, emigró a la ciudad de Nueva York, donde vivía su tío. Estudió Derecho y trabajó como docente y periodista. En 1920 , junto con Aarón Glanz-Leyles estableció la Glastein, movimiento literario Inzikhist y fundó el órgano "En Sich". Fue colaborador habitual de The New York Yiddish, y del diario Morgen-Zhurnal, publicando una columna semanal llamada"El corazón de la materia".


                                                                                    "El guardián del bosque
                                                                                    custodia enormes riquezas
                                                                                    pero no vigila armado, sino que duerme
                                                                                    que se escurra dentro el que quiera" 




OBSTINADO

Si un hombre se obstina
puede vivr casi nada;
conformarse con apenas
un trozo de sí mismo

Conocí hace tiempo a un hombre orgulloso
erguido sobre altas piernas.
Hoy lo conducen en una silla,
vacías las mangas de los pantalones.
Pero aun se muestran orgullosos sus lentes
y severa la orden
al que conduce su sillón.
Ha encogido
y decidido vivir por la mitad:
después de todo, piernas son sólo una comodidad
y la sucia vida
puede más que un par de piernas.

No le habléis de Job;
se ríe de él
y no filosofa.-


EN EL CAMINO

Aterrorizado me detuve
cuando ví
que calculadamente grande te habías vuelto;
como habías derrochado por el camino
nuestras maravillosas pequeñeces;
como habías dejado caer en el barro
los amuletos de nuestra soledad.

Envié tras de ti duendes y sirenas
a encantarte el alma con añoranzas
de nuestra bendita pobreza,
de nuestra escasez feliz,
nuestro pan y sal.
Peor ya eras rey de una turba
y decapitabas a todos mis emisarios.-


CANCIÓN OSCURA

Nunca te he visto
cuando bañas a tus hijos;
cuando sentada a la orilla del agua
arrojas tu triste red
sobre tus alegres panecillos;
cómo permaneces sentada, adormecida,
nostálgica.

Alguna vez ha de pasar,
tenderte la mano
y ayudarte a cargar con el yugo
de tu alegría hogareña.-


SONES

¡Si la muchacha rubia del arpa
es un ladrón disfrazado!
Con un puñal de vidrio
cercena las cabezas azules de los sones
y los deja debatiéndose
moribundos por el aire.

Y tú y yo,
que toda la noche, dentro nuestro,
hemos trocado besos
el llanto de nuestras entrañas,
mira como ríe de nosotros
la muchacha rubia del arpa
y nos dedica una canción burlona
hasta bien entrado el día
hasta las profundidades del día.-


LA HORA

Querida mía, la hora de la redención
nos agobia.
Nos faltan fuerzas
para resistir las puebas.
Hurgamos en tratados.
Recordamos citas y probervios.
Los profetas también callan
conteniendo el aliento.
Nos enceguece el resplandor
del amanecer que se hace día.
No se oye apostrofar ni maldecir.

Y nosotros, tú y yo,
sobrepongámonos al cansancio;
no nos vaya a sorprender dormidos
la hora de la redención.-


CANTOS

I
Mi vieja tierra se entibia.
Borbotones de sol se tienden sobre ella.
Mi vieja tierra se torna
mi santa cabecera.
Yazgo y escucho
como va volviéndose mío cada palmo
yo, el tallador de lápidas,
me torno hacendado.

Ellos pronuncian tierra;
Ellos dicen fábricas,
naves, aviones, prados;

y aún no siendo todo mío,
Todo es tengo; todo para mi creado.

II
Como una flecha huyó tu vejez.
Ahora bebes la copa del consuelo
Te invitan al púlpito,
Te stá permitido escribir una letra.
Olvidas hasta tu nombre.
Y haces un brindis por tu juventud,
Joven como la historia judía.-


                                                                                               Jacob Glastein





Imágenes: Pinturas del artista Guy Pene du Bois  (Estados Unidos, 1884 - 1958)






 quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario