Páginas vistas en total

lunes, 6 de julio de 2015

Barcos y puertos

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                                               Koldo Izaguirre

Poeta y narrador español, nacido en Altza, Guipúzcoa en 1953. Participó en la creación de la publicación Ustela, de gran importancia en el devenir de la literatura moderna vasca  y luego en la revista Oh! Euzkadi. A finales de la década de los setenta, publicó sus primeros poemarios: "El mar olvidado" (1976), "Hacia el viejo tormento" (1977), "El paraguas olvidado" (1978), "Dónde está Basques Harbour" (1997), su último trabajo fue "Por que sí; Kriseilu" (1979). Es autor, además, de dos novelas.


                                                                        "Si desembarco llamaré a todas las puertas
                                                                         me pondré en camino me adentraré en el bosque
                                                                         subiré a las cumbres en el desierto
                                                                         se fosilizará mi esqueleto"






CAPRICHO CARO

Siempre quise aprender a rimar
La niebla ciega la entrada del puerto
Inútiles son ahora las banderas en la atalaya
El martillo de la fragua estrena el día

Siempre quise aprender a rimar
Del fuel surgen arcoiris en el agua
Hoy el niño no tiene otra cosa en la cabeza
No puede escribir en este idioma extranjero

Siempre quise aprender a rimar
El oleaje de fondo afloja fácilmente
La amarra de los botes
Yo mismo me ofrezco roca contra corriente

Siempre quise aprender a rimar
Cuando sentado en un noray oía ¡Avante toda!
Me derretía mirando a la estela
Y hoy ya no sé en qué pensaba

Siempre quise aprender a rimar
El más hermoso árbol es el mástil del barco
Cada siete segundos luce el faro de Matxitxako
Más pausado que mi corazón.-


SAUDADE DEL PASADO

He vuelto
Como protagonista de un poema
No a la calle de los juegos infantiles
No al huerto de mis mayores

He vuelto
A ser un niño solitario
En el puerto que el poema devolverá

Aquí boté mi buque de guerra
Sin sospechar que daba vida a una metáfora
Aquí me escondí en las taquillas
de los mecánicos
Para que nadie me viera gozar

Aquí el primer cigarro aquí el primer libro
Aquí el primer muerto
Aquí le dieron su mano los calafatadores
A un niño que salió de la cárcel

Aquí quise aprender a rimar

Aquí aprendí a mentir
Aquí dormí una noche en un vagón

Cumpliendo la amenaza
de que me fugaría de casa embarcándome
Aquí un holandés borracho
me obligó a besar la bandera pirata
Aquí andaba todas las noches un niño
De noray en noray queriendo largar amarras
Para que los barcos cumplieran sus sueños
Aquí iba a horcajadas en los troncos de Guinea
hasta el aserradero

Aquí enloquecía aspirando el fuel de mis manos
Aquí hacía señales de morse a Simbad
Aquí tenía aquí estaba amarrado
El submarino alemán encontrado en Gran Sol

Este puerto fue mi patria

Ahora tendría que oír hablar en gallego
Ahora el soldador me dejaría encender el soplete
Ahora los carabineros
me preguntarían qué vi anoche
Ahora María me estrujaría en sus tetas
Ahora voy a la taberna del fondo
Me diría Mañuel el buzo antes de sumergirse
Ahora soy yo que he hecho novillos
Debería aparecer el barco que un niño botó

Arribando de la batalla de Matxitxako
Sin amores de tregua

Aquí ahora han hecho un monumento a la paz
En forma de ancla
Aquí ahora las gaviotas han aprendido nuevas artes
Se alejan varias millas tierra adentro
Hasta el basurero donde ocultábamos nuestros secretos
Aquí ahora me dicen que el guardacosta está en un museo
Y su alférez en un cementerio de Galicia
Envuelto en la bandera española
El submarino fue llevado al desguace

Y yo hago como que me lo creo

Aquí ahora la vieja draga está amarrada
Cansado de hurgar en los recuerdos
No puede devolverme las vidas que dejé se me hundieran
He hecho dar cuatro botes a un pedazo de chatarra
en la marea alta
Como cuando hacía apuestas con los amarradores
Me he quedado contemplando las olas triste
Murmurando un copla que no quiere escribir

Aquí no me quiere nadie

No me quedaré
Hasta que los faros comiencen a desperezarse
No necesito permiso para olvidar este puerto traducido

Me hundo
Como protagonista de un poema.-


EL BARCO DE LA METÁFORA

Si desembarco
No me comprenderás
Me harás recordar que juramos destruir
Todos los viejos mitos
Y precisamente por eso
Si desembarco
Os volveré locos hasta dar con el árbol Malato
Lo encontraré lo encontraré
Y desgajaré el hacha de su tronco
El hacha me dará noticias de su corazón
Sólo el hacha lo sabe

Si desembarco
Continuaré esta travesía.-



                                                                                              Koldo Izaguirre









quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario