Páginas vistas en total

viernes, 5 de junio de 2015

La boca del lobo


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                                  Elizabeth Cárdenas

Poeta, narradora y editora chilena. Ha trabajado por varios años como colaboradora y diagramadora de publicaciones independientes como "El Puñal", "Fanzine Chusca de siete leguas", "Perro Azul", "La Mancha",etc. En el 2007 obtuvo Mención Honrrosa en el Concurso Santiago en 100 palabras con el microcuentos "Cuidaautos". En el 2013 publicó el poemario "En la boca del lobo" con Editorial Calafate Cartonera. Este año ha cofundado el proyecto editorial La Joyita Cartonera junto a la poeta Teresa Muñoz.


                                                                               "La ciudad está tan vacía,
                                                                               como si el invierno se estuviera llevando
                                                                               a la gente desde sus ventanas
                                                                               como a las palomas"  





LA BOCA DEL LOBO

                                                Yo soy la vigilia,
                                                ustedes
                                                son los hombres castigados,
                                                los labradores de gestos oblicuos
                                                que al engendrar falsos surcos
                                                la semilla huyó despavorida"

                                                                         Stella Díaz Varín

Cuando me fui lejos
a los caminos
en los que los perros salen a tu encuentro
en la noche
cuando empieza a llover
y el frío no es suficiente
aún
para hacerte temblar
dije palabras al aire
mientras el vapor que expelía mi boca
me hacía tiritar
pero no de frío
ni de miedo
sino de emoción
por un bosque
que te anhela
como te podría anhelar
un hombre en la distancia
y que cuando por fin
te tiene
no sabe si llover o amanecer
mientras caminas por él.

Mis palabras
no dijeron nombre
ni verbo
ni adjetivo
que cupiera que pudiera
describir
la vibración de mil árboles
en la noche
tras un ladrido de perros locos
o de ranas cantando sobre las nalcas.

Un hombre duerme y
su respiración no se agota
su piel se extiende en su cama
entre sus ropas
sobre la almohada
Digo su nombre en sueños
con un aliento que no cabe en la boca
preguntando si viene
porqué no está

¿Dónde está?
que se demora
quizás no existe pero me sueña en una
cueva
de su inconsciente
de donde sale la rabia
y donde se guarda la rabia
y los símbolos
de nuestras madres,
de nuestros padres
que duermen en la cama
enredados entre nosotros
como nuestros cabellos.

Pronuncio tu nombre en la espesura
mientras la luna está perdida
y nosotros estamos en otra parte
pensando en lo que tenemos
en lo que merecemos
cuando la verdad
no es la ínfima parte
de lo que debiéramos esperar.-


TRIZADURA

Y afuera
florece la hierba.

El lenguaje con sus remolinos
habita un espacio vacío
(que brotó de la negrura
de mi negro crisol)

Somos esos remolinos en el agua
y el río sigue su curso
a pesar de nosotros
a pesar de lo separados que nos sentimos.

Tu presencia es la del mundo con sus
colores vivos.

Eres como un cielo en los caminos perdidos
tu piel es la dicha fragante al deseo
que irrumpe inevitable
a la hora de sentarse a la mesa

El color de las ferias me embriaga
los huevos están encima de la mesa para romperse
La ropa está puesta para quitársela

¿Si apago la luz, como a la mente,
vendrán a mí las respuestas hechas susurros?-


PREÁMBULO

Habíamos pensado en irnos lejos
recorrer la carretera desértica
o volar hacia un lugar reservado
un éxodo natural

(creímos que no nos importaba lo que harían)

Nos quedamos con este soplo mudo
en nuestras pequeñas ventanas
con los mendrugos de ese pan que fue bueno
y que ahora
como los recuerdos
nos salva del hambre del deseo

(Creíamos que no nos cortarían las alas)

Igualmente los borraremos de nuestra vista
del mundo como se borra el desprecio
por alguien a quien amaste.-


                                                                 
                                                                                              Elizabeth Cárdenas 







Imágenes: Pinturas del artista francés Richard Burlet  (Contemporáneo)





quiquedelucio@gmail.com

1 comentario:

  1. gracias por el post! <3 lo compartimos en la fanpage de La Joyita Cartonera. Saludos!

    ResponderEliminar