Páginas vistas en total

viernes, 30 de mayo de 2014

Canción


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Quiere ser fiel a la experiencia única que es la lectura de poesía, a su escenario de un habla compartida que la convierte en un ritual primitivo. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor. 


                                                            Jorge Debravo

                                               Poeta de Costa Rica, (1938-1967)


                                              "La noche, deseosa, apenumbrada,
                                              te quitó sin pensar las zapatillas.
                                              Y -por sentirse blanca y alumbrada-
                                              Desnudó blancamente tus rodillas"




CANCIÓN SATISFACTORIA

Qué bien tu amor aquí para que ladre
y asuste a los leones de la muerte,
que bien tu amor velando como un padre
este miedo que tengo de perderte.

Qué bien tu amor manando a mediodía
una savia fresquísima y amada,
que bien despedazando la agonía
y poniendo esperanzas en la almohada.

Qué bien que esté allá lejos, madurando
como un durazno blando de ternura,
qué bien cuando está cerca, despuntando
como un resucitado de ternura.-


AUNQUE HUNDAMOS A PUÑOS LA TRISTEZA

Aunque hundamos a puños la tristeza
y cerremos con besos cada herida
el amor nos rebosa en la cabeza
como un agua fatal, enardecida.

Escondidos detrás de las persianas,
ocultos tras las cárceles del pecho,
el amor nos golpea las ventanas
lo mismo que si estamos en el lecho.

El amor no termina ni en la nada.
Nos lo entrega el descanso, nos lo entrega
el trabajo y lo que anda y lo que rueda.

Y aunque se nutre de mujer amada,
con mujer o sin ella el amor llega,
y si la mujer pasa, el amor queda.-


COMO UNA BARCA

Como una barca se me fue el deseo.
Como una absurda barca
llena de besos y de piel madura.

Extravié la manera de abrazarte
en no sé que lejanas, olvidadas comarcas.
Estoy perdido en medio de tu carne.

En el fondo de tus ojos me despierto
solo como una estatua.
Tu amor me sabe a exilio.

Como exiliado llego hasta tu almohada.
Como a un extranjero tú me aguardas.-


CUANDO ESTEMOS DE NUEVO CON NOSOTROS

Cuando estemos de nuevo con nosotros
contándonos los gestos,
cuando estemos hablando de la gente
a quienes más queremos,
quédate, por favor, mirando el surco
que dejan tus dos ojos en mis huesos.

Y dame lo que puedas de tu alma
lo que necesites de tu afecto,
lo que logres  sacar sin sacrificio
de tu casa de sueños.

Yo tomaré, de fiesta, lo que quieras,
aunque sea el milagrillo más pequeño.
No es que yo sea mendigo,
es que cualquier amor es amor bueno.-


EL PARTO

Mujer, toda mi sangre está presente
contigo en esta lucha que sostienes.
Contigo está mi amor incandescente
y en tu llanto y tu duelo me contienes.

Nunca en la vida estuve tan de prisa
tan lleno de relámpagos y ruegos,
como ahora que ha muerto tu sonrisa
y están con tu dolor todos los fuegos.

Nunca estuvo mi amor tan a tu lado,
nunca como esta noche de tortura
cuando sufre mi amor crucificado
en el mismo tablón de tu amargura.-



                                                             Jorge Debravo
 



Imágenes: Pinturas del artista John White Alexander  (Pennsylvania, EE.UU.,  1856-1915)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario