Páginas vistas en total

domingo, 4 de mayo de 2014

El amor realizado


Una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Para difundir a los creadores, respetando el derecho de autor.


                                                                   Josefina Plá

                             (Isla de Cobos, España, 1903-Asunción del Paraguay, 1999)

                                 
                                               "Tan solo una mirada,
                                               una pupila sola para todas las cosas,
                                               para la aurora y el ocaso,
                                               para el amante y el verdugo" 






EL AMOR REALIZADO

El amor realizado es un sorbo de muerte
que nos pasa los labios, que se filtra en las venas.
El alma que nos cambia es más ancha y vacía:
más triste y más sedienta, la boca que nos deja.

Dentro del corazón, alárgase una sombra
cada vez que los labios su antiguo vaso llenan.
El amor realizado  aguza en nuestros ojos
del imposible anhelo la trémula saeta,
y es paso que prolonga, en cruel hechizo mágico,
ante la planta laxa la cansadora meta...

(Amor: perfecto guía para ir al encuentro
del dolor apostado al fin de cada senda...


Sueño que fuiste impulso de mi latido,
y alas en mi anhelar:
Te mata la vida que nutriste,
como la flor el fruto nacido de sus galas.

Afán que me hechizaste de tan triste,
pensamiento clavado
en mis frágiles pulsos; estilete sutil:
a esa punta que hincaste pareces, traspasado.
Loco sueño disuelto en mi sangre febril:
¡esa sangre te ahoga!

Morir te miro, ensueño
que fue yo toda -como fue tronco toda la hoguera,
y charco toda nube- en un trasvasamiento
imperceptible, blando,
como un deshojamiento de rosa,
en un temblor de atravesada meriposa.

Morir te miro, ensueño,
como el árbol mirara arder el viejo leño
cortado de su rama, o pudrirse la hoja

de cuyo muerto libre saldrá la yema roja.
Morir te miro, ensueño,
y tu postrer tristeza es ya casi alegría,
¡ y tu último suspiro es ya casi esperanza!

Hoja muerta, que vuelves a la tierra madura:
¿en qué capullo nuevo, húmedo de ternura,
renacerás mañana, ensueño en agonía...?



************************

Estuvo junto a mí desde el comienzo
desde el tiempo en que el tiempo no sabía
Eran los tiempos de la muchedumbre
los tiempos de las frentes barnizadas

De tanta flor asi era aroma el alma
de tanta luz los ojos eran soles
y era tanta la música en el aire
que era un canto también cada palabra

Y una mañana desperté sin música
sin luz aunque había sol y sin aroma
aunque todas las flores allí estaban
pero él estaba allí  Llenaba todo

cuando ya lo demás desvanecido
le pregunté su nombre
El extranjero
No el extranjero que te habita  El que eres

Corríamos los dos cada uno
por una orilla de la zanja
por encima de ella los ojos anudados
...Corríamos
cada uno por su orilla tendiéndonos las manos
engañando miradas enviándonos
sonámbulas caricias con sentenciados dedos
queriendo hacer de nuestras noches noche
día de nuestros días
Corríamos a lo largo de lunas y de auroras
sin detener un solo amanecer
sin encontrar la encrucijada que reconcilia los caminos
Alguna vez tendimos nuestros cuerpos
tablas de salvamento orilla a orilla
e hicimos de ellos puente
ilusorio Puente de los Suspiros
creyendo que por fin se salvaba el abismo
o ver en su vacío
el cielo en un festín de permanentes luces
Pero alzados de nuevo nuestros cuerpos
cada uno en su orilla
era otra vez la zanja
la zanja irredimible
que cortaba las noches partía en dos el día
La última falsa estrella fue chispa en el rescoldo
de una fogata solitaria
en un lado cualquiera de la noche.-


                                                               Josefina Plá


Imágenes: Pinturas del artista francés Henri Lebasque  (1865-1937)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario