Páginas vistas en total

sábado, 3 de mayo de 2014

Poesía de México

Una antojadiza antología de la poesía hispanoamericana de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Para difundir la obra de los creadores, respetando el derecho de autor.


                                                                 Lina Zerón

Poeta mexicana nacida en Ciudad de México en 1959. Tiene una importante obra poética, se puede mencionar sus libros: "Nostalgia de vida" (2005), "Un cielo crece en el fondo de tus ojos" (2004), "Vino rojo" (2003), "Moradas mariposas" (2002), "Rosas negras para un ataúd sin cuerpo" (2000), "Espiral de fuego" (1999), etc. Parte de su obra ha sido traducida al alemán, francés, italiano y árabe. Cuenta con numerosos reconocimientos, entre ellos: "Ciudad de Barcelona" año 2004 y Medalla de Oro a la Poeta más valiosa, otorgada por el gobierno de Brasil.-


                                                 "Hoy recordé aquel beso de enero
                                                 que hizo que la luna durmiera en mi boca.
                                                 Todavía palpitan tus enhebradas caricias
                                                 ovalando el silencio de mi cuerpo"  






DIME AMOR

¿Qué harás?

Si sobrevivo sin ti a la furia de la
     noche,
y desnuda atravieso entre balas
este campo minado de recuerdos,
si descubro un aljibe de amor en el
     desierto
y a solas bebo en la noria de las
     ansias.

¿Qué pasará amor?

Si mis pies a seguir tu huella se
     afanan
y mis manos en perseguir hojas al
     viento,
si convierto atormentadas nubes en
     llovizna
y desquebrajadas olas en manso
     huracán.
Si mi vos repite que te amo en la penumbra,
y tus besos es lo único que quiero.
Si busco tu nombre en el sueño que se extiengue
y tu aroma de violetas mientras duermo.
Si al probar la madurez de mis mares
tus labios emudecen de ternura
y de tanto amor se desorientan las gaviotas
que descubren al vuelo
     el secreto que nos une.

     ¿Qué ganaría?

Por coser atardeceres al diván de tu regazo
ofreciendo devorar a besos la nostalgia
mientras someto torbellinos corazón adentro.
Si vendiera como espejo
     mi rostro en el mercado
y dibujara tu imagen en el corazón
     de mis entrañas
para que pueda este poema soportar tanto tormento.

     ¿Cómo continuar?

Ahora que la ausencia es la única que ama
en esta soledad congelada de suspiros.
Si no hay más desiertos ni lluvia en mi alma
y tu recuerdo es oscuridad sobre mis ojos.
     ¡Dime amor cómo recuperarte!...
Tal vez regando mi piel por los caminos
hasta ser cadáver mezclada con tus huesos.-


LUZ DE UN FARO VIEJO

Volvería a amarte de brazos abiertos
como se ama de noche los ojos del cielo,
de fuego incendiando tu líquida sombra.
Hasta el fondo de los años volvería a amarte
donde mi cuerpo aún guarda la ficción de tus besos,
la caricia inalterable de nuestras ausencias,
el amor copulando en el horizonte de la memoria.
Volvería a amarte con el calor de los fogones
     que templan el aire,
porque mi corazón no ha encontrado
     la estación del olvido,
o tal vez porque herrumbre soy, ceniza,
luz de un faro viejo que aún alumbra.
     Si,
volvería a amarte de brazos abiertos
podando hierba para cosechar flores
porque este amor es una flama que vaga
por oscuras calles de laberínticas noches,
exhalando ecos de perfumados recuerdos.
Porque eres germen de inspiración,
     volvería amarte.-


AROMA DE MIL FLORES

Tiembla la hojarasca a la espera del amante,
como tiembla el olmo en la tormenta
     con cada embestida de viento;
tiembla impaciente pero de pie espera.
Como huracán doblega mi ecendido follaje,
penetra, penetra con enormes raíces
     la espesura de mi ansiosa tierra
sembrando gemas en el enigma de la noche
     Satisfecho
-hijo del viento- descansas.
Duermes entre aroma de mil flores
esperando que llegue el alba a despertarnos
con el eco de nuestras cálidas tormentas.-


COLOR AL VIENTO

III
Sólo el cielo crece en el fondo de tus ojos.

IV
Cada mañana nuestras almas nacen para morir
en la contemplación de nuestra espera cotidiana.

V
Desnuda, plena de infinito
descanso de tus ávidas caricias.

VI
Buscando un coloral viento
encontré un arcoíris de amor en tu cuerpo.-


                                                                  Lina Zerón





Imágenes: Pinturas de la artista estadounidense Julie Heffernan  (Illinois, 1956)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario