Páginas vistas en total

sábado, 2 de noviembre de 2013

Blanca

                                                               Ricardo Peña

Poeta y ensayista peruano nacido en 1896 y fallecido en 1949. Es reconocido como uno de los iniciadores de la era moderna de la literatura peruana. Contribuyó con su obra al enriquecimiento de la poesía  y a la fundamentación  de las nuevas inclinaciones culturales. De su obra merecen destacarse: "Floración" (1924), "Eclipse de una tarde gongorina y burla de Don Luis de Góngora" (1932), "Discurso de los amantes que vuelven" (1934), "Romancero de las sierras" (1938), "Canto lineal" (1943), etc.  


                                                            "Corría el aire puro
                                                            por mis cabellos negros.
                                                            Qué bien que olían campo,
                                                            el mar, la leve brisa"


BLANCA   poesía de Ricardo Peña


Blanca, blanca, blanca la melodía
ardiendo de sus hojas.
Nació la tierra enferma.
Nació la luna con la sal del sueño.
Llovió el asombro de mis ojos.
Con el dolor y la vida se filtraba.
Enloquecida ya entre mis manos.
Sola, sola, tan sólo sola.-


YO SOY EL FUEGO OSCURO

Yo soy el fuego oscuro que penetra
tu bosque de alas y esmaltados peces.
Yo soy la clara sombra proyectada
sobre tu sombra de silencio y muerte.

Soy la tierra que abraza tus rodillas,
la exaltación de tu garganta en llamas.

Oigo cantar, por dentro, el agua de oro
que corre entre los árboles; los pétalos
del aire en la espesura; el murmullo
de hogueras en un mar, raudo de miedos.
Oigo cantar las flores, y mis labios
respiran el perfume de sus alas,
enlazadas al silbo de tu muerte.


TAN SÓLO SONREÍASE

Tan sólo sonreíase
cuando yo la miraba.
No me miraba nunca,
sólo yo la miraba.

Andaba lentamente
por las nacientes albas.
No me besaba nunca.
Sólo yo la besaba.

Hundíase en los bancos
de las nocturnas aguas.
No me inculpaba nunca.
Sólo yo la inculpaba.-


NO SÉ QUÉ DULZURA VIERTE...

No sé qué dulzura vierte
tu soledad. Hay un eco
de rosas que nunca tuve
junto al rumor de tu pecho.

Es como el canto de un pájaro
que se recoge y en su vuelo
va despertando en el aire
lirios, cristales, luceros.

Sigo escuchando en tu pecho
no sé qué voz. Hay un viento
es como un ángel que pasa
con los labios entreabiertos.-


ADÓNDE

Adónde, qué las flores de tu cuerpo
el perfume que escancian y que recoge el
alba?
Adónde tu sonrisa que va de labio en
labio?

Como una luna muerta se abre tu
mirada.
Y son tus manos, tímidas como dos
golondrinas
que giran perdiéndose en el aire.-


                                                                 Ricardo Peña





Imágenes: pinturas del artista contemporáneo de Bélgica, Pol Ledent.-


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario