Páginas vistas en total

lunes, 18 de noviembre de 2013

Aprendo un camino

                                                            Paloma Palao

Poeta española nacida en Madrid en 1944 y fallecida en un accidente automovilístico en 1986. Licenciada en Derecho por la Universidad de Madrid, abandonó el ejercicio profesional para dedicarse definitivamente a la poesía. Fue profesora de Lengua Española en el Instituto de Cultura. Parte de su obra está contenida en los títulos: "Resurrección de la memoria" (1978), "El gato junto al agua" (1981), "Contemplación del destierro" (1982), "Retablo profano" (1985), "Música o nieve" (1986), etc.


                                             "Esa puerta de mármol, esa losa
                                             que cae sobre mi alma
                                             si ando, donde me voy dejando
                                             nudillos, nudos, manos"  



APRENDO UN CAMINO   poesía de Paloma Palao

Aprendo un camino para que tu pestaña: luz
abierta que no se desboca.
Acudo
a la razón: todo niega
la posibilidad de ser de nuevo
carne en la conjunción de tu memoria.
Barro el dolor, porque busco en mi ventana
la nota
que produzca silencio prometido: escribo
sobre un amor, que no llega;
pero no me despeino
en la nostalgia, porque
la fuente me deja su ruido,
promesa de una necesidad
que se intuye. Contra el dolor
yo tengo mi palabra: firme promesa
de resistir.-


VIVIR EN TU VOZ

Vivir en tu voz,
doblarme
bajo tu párpado, sería necesario
para compensar
el beso
de nieve, la luciérnaga
de esta resurrección imposible. Pero nada
hay un hueco como el agua,
donde el pozo
no es medida, sino acumulación
culpable del vacío, inexistencia
proclamada,
fondo desposeído por su transparencia,
recompensa de mirar
hacia la oscuridad
y hacia dentro.-


NUNCA SABRÁS PRONUNCIAR TU NOMBRE

Nunca sabrás pronunciar tu nombre, hueco
como el vientre que perturba tus sueños.
Tu voz suena herida desde tu cuello
y no hay piedad para tu nostalgia. Vuelta
hacia ti, no eres tú misma, ni es tu pasión,
más que un feliz resultado de tu propia
codicia. La voz que te prestaban los que huían
del sueño, sirve de hueco a tu propia nostalgia.
Tu helada sombra te persigue y los vientos
del desierto
trean tu última imagen.
Desde donde te sueño
las sombras atraviesan tu enigma.
Mi voz no sirve,
más que para recorrer el vacío.
Todos urdimos tu abandono
hasta que la luz fue más viva
que tu propia mortaja. Todos sabemos
que has existido y tu inocencia
nos conmueve en la tumba.
Sin embargo a veces creemos
las lágrimas nos devolverán a los sueños.
Se abre la puerta de la desolación
y el viento nos desvela su enigma.
Ya no hay principio
para tanta ecuación y los ángulos
de los espejos
atraviesan la asfixia.-


EUCALIPTUS

Castiga
su sombra la raíz y en cruel
delirio
el aire rompe
y ama, y embriagado
cede al dolor
la alta y suave cima,
donde la noche,
fugitiva, alerta
vence en mortal delirio
su grandeza.-


                                                                Paloma Palao



Imágenes: Pinturas del artista francés contemporáneo Pascal Chove.-


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda 
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario