Páginas vistas en total

martes, 26 de noviembre de 2013

El retrato

                                                              Jaime García Terrés

Poeta, ensayista, traductor y diplomático mexicano nacido en Ciudad de México en 1924 y fallecido en 1996. Estudió Derecho en la UNAM, Estética en la Universidad de París y Filosofía en el Colegio de Francia.  Su extensa obra poética, está comprendida, entre otros, en los títulos: "El hermano menor" (1953), "Correo nocturno" (1954), "Las provincias del aire" (1956), "La fuente oscura" y "Los reinos combatientes (1961), "Todo lo más por decir" (1971), "Las manchas del sol" (1988), etc.


                                    "Esconde la plegaria salvaje de tus ojos,
                                    tentaciones en flor. Más di, muchacha,
                                    ¿Dónde puedo morar en esta tierra?
                                    qué nave, qué nostalgia, devolverá mis restos?"





EL RETRATO  poesía de Jaime García Terrés  


Me hiere tu silencio
brevemente cubierto
de laureles. Todavía
te miro como a una sombra
que se divide, a veces,
en fragmentos milenarios:
aquí la nube, allá
el vacilante aroma de la tierra.

Paso a paso, naufragando
detrás de cada muro,
acontece mi sueño, renacido
entre semillas cotidianas;
paso a paso.. Manchas, flores
de grave claroscuro. Noble desierto
en que se pierden los exilios
numerosos; en que las enigmas
desbordan el cauce de la carne
y sollozan una vaga muerte
de aire macizo. Espejos
que se vuelven puntas de fuego.
Laberinto...
Todas las señales
presagian el hondo amanecer alado.

Pero tu voz no llega.-


IDILIO

Adolezco de fútiles cariños
unos con otros ayuntados.
Bebo no sin ternura mi taza de café. Conservo
retratos azarosos y animales domésticos.
Me absorben los rumores en la calle,
los muros blancos al amanecer,
la lluvia, los jardines públicos.
Mapas antiguos, mapas nuevos, llenan mi casa.
La música más frívola complace mis oídos.
Innumerables, leves,
como la cabellera de los astros,
giran en torno a mi destino minucias y misterios.
Red que la vida me lanza;
piélago seductor entre cuyo paisaje voy
sembrándome.-


UMBRAL DEL HIJO

Viva sospecha de carne no mirada,
voz ya, promesa
de más cautelas y solicitudes,
palabra todavía,
que figura tinieblas aledañas.
Allí se mueve, sólido,
cuerpo que no se ve pero se tiene,
se sabe, se dibuja
con dormidos asedios entretanto.
Amor ayer, hoy prisionero leve,
árbol será de todas las mañanas.


USTED, INVIERNO


Usted, invierno, poca cosa es:
un viejo gris, mal encarado.
¡Cuánto mejor transita por el prado
la Primavera,
                 que vendrá después
trayendo con amor, a su gentil costado,
abril y mayo,
                 mes tras mes !

Esa fuente de luz nos adereza
campos, bosques y flores,
y les añade sin cesar colores,
dócil al flat de la naturaleza.

Usted, en cambio, nieva, llueve,
sopla vientos helados y granizo.
Invierno, seré breve:
                                 Pues el tiempo deshizo
con sus vientos, sus lluvias y  su nieve,
el diablo que lo quiso se lo lleve.-



                                                              Jaime García Terrés



Imágenes: Pinturas de Ana María Medina (México, contemporáneo)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario