Páginas vistas en total

viernes, 29 de noviembre de 2013

Extraño el aire

                                                               Blanca Abreu

Poeta española nacida en La Coruña en 1959. Contrajo matrimonio con el novelista Juan Benet en 1985. Obtuvo el Premio Adonais en en 1980 con su libro "De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall" y el "Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo" en 1982 con "Báculo de Babel". Posteriormente publicó "Capitan Elphistone" en el año 1988 y "Sueño oscuro" en 1989. En el año 2001 le fue otorgado el Premio Laureá Melá de Poesía por el libro "La tierra transparente" .



                                         "En la hiedra negra, en las raíces, 
                                          entre las hojas del invierno,
                                          caídas hojas bajo la nieve
                                          en las estrellas gastadas"   



CÓMO ME PARECERÁ EXTRAÑO EL AIRE   poesía de Blanca Abreu


Cómo me parecerá extraño el aire que me envuelve,
cómo será así extraño,,,
cuando tú ya no estés,
la catedral del día,
el claustro que condensa la gran edad de la luz
y el carácter de las tormentas.

Amor mío, amor mío, tú sin día para mti,
enjambrado entre espejos y entre las cosas malas,
muerta la planta trascendental
y las ya antiguas anémonas de égloga,
muerta esta versión, que ahora oscuro,
y declino, para leerla,
más joven.

Amor mío de nunca, afiebrado y pacífico,
versos para el pequeño pulpo de la muerte,
versos para la muerte rara que hace la travesía
de los teléfonos,
para mi mente debelada versos, para el circuito del violín,
para el circuito de la garza,
para el confín del sur, del sueño,
versos que no me asilen ni sean causa de
vida,
que no me den la dulce serpiente
umbilical
ni la sala glucosa del útero.-


DAME LA NOCHE QUE NO INTERCEDE


Dame la noche que no intercede,
la noche migratoria con cifras de cigüeña,
con la grulla celeste y su alamar
guerrero,
palafrén de la ola oscuridad.
Dame tu parentesco con una sombra de
oro,
dame el mármol y su perfil
leve y ciervo,
como de estrofa antigua.

Dame mis manos degolladas por la noche
que no intercede,
palafrén de las altas mareas,
mis manos degolladas entre los altos
cepos y las llamas lunares,
mis manos migratorias por el cielo
de agosto.

Dame mis manos degolladas por el
antiguo oficio de la infancia,
mis manos que sajaron el cuello
de la noche,
el destello del sueño con metáforas
verdes,
el vino blasonado que se quedó dormido.

Amor de los incendios y de la perfección,
amor entre la gracia y el crimen,
como medio cristal y media viña blanca,
como vena furtiva de paloma:
sangre de ciervo antiguo que perfume
las cerraduras de la muerte.-


DOS

Y casi espíritu de fuego, casi la
empuñadura de una idea del fuego
aire de pájaro o espada, pero espía,
en tu interior hay ciervos y prodigios,
acaso de un charco de oro.-


                                             
                                                              Blanca Abreu



                

Imágenes: Pinturas del artista italiano Matteo Arfanotti.-


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra" 
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio               

1 comentario:

  1. Gracias por incluir mis poemas en tu blog. El último es un poema que deseché y que alguien rescató de una plaquette contra mi voluntad. Además tiene una errata : "puro espía" y no "pero espía". Aunque la errata más notable es la de mi apellido: me llamo Blanca ANDREU y no Abreu.

    Te reitero mi gratitud por valorar mi poesía y editarla aquí.

    ResponderEliminar