Páginas vistas en total

viernes, 8 de noviembre de 2013

A veces

                                                         Homero Aridjis

Poeta, periodista y catedrático mexicano nacido en Michoacan en 1940. Profesor de Literatura en varias universidades de Estados Unidos. Dirigió el Instituto Michoacano de Cultura. Entre su extensa obra poética, merecen destacarse: "Los ojos desdoblados", "Antes del reino", "Los espacios azules", "Tiempo de ángeles", "Antología poética", etc. Es uno de los escritores más prolíficos de México. La Universidad de Indiana, en EE.UU., lo distinguió con el doctorado Honoris Causa.


                     
                                       "He de perseguir tu cuerpo
                                       hasta el fin de tus calles
                                       donde los saludos forman esquina
                                       con el viento"



A VECES UNO TOCA UN CUERPO  poesía de Homero Aridjis

A veces uno toca un cuerpo y lo despierta
por él pasamos la noche que se abre
la pulsación sensible de los brazos marinos.

y como al mar lo amamos
como a un canto desnudo
como al solo verano

Le decimos luz como se dice ahora
le decimos ayer y otras partes

lo llenamos de cuerpos y de cuerpos
de gaviotas que son nuestras gaviotas

Lo vamos escalando punta a punta
con orillas y techos y aldabas

con hoteles y cauces y memorias
y paisajes y tiempo y asteroides

Lo colmamos de nosotros y de alma
de collares de islas y de alma

Lo sentimos vivir y cotidiano
lo sentimos hermoso pero sombra.-


AL HABLARTE, ME ESCUCHAS...

Al hablarte me escuchas
desnuda de conceptos
renuncias a ti misma
para volverte aire
y al vuelo de mis pájaros verbales
concibes la palabra
siempre virgen y madre
vas perdurando los instantes
en tu cintura poderosa
algún día
cuando pierda al mundo
me harás permanecer.-


AYER Y HOY

Tu paso, como una sombra,
era difícil de seguir,
y al perderte en una esquina
sólo quedaba en mí, como en la calle,
un vago sentimiento de vacío.

Tu cimbreo, tu cintura
me estremecían
y el jardín parecía tener más rosas
y el verano calor,
pues en mis labios de niño aún no había
la palabra que define al amor.

La edad nos separaba,
como a dos cuerpos,
no de tamaños distintos,
sino de espacios diferentes.

Y mis manos asiéndote,
mis brazos abarcándote,
no podían asirte,
no podían alcanzar tu cuerpo, tu mirada.-


ES TU NOMBRE Y ES TAMBIÉN OCTUBRE

Es tu nombre y es también octubre
es el diván y tus ungüentos
es ella tú la joven de las turbaciones
y son las palomas en vuelos secretos
y el último escalón de la torre
y es la amada acechando el amor en ante muros
y es lo dable en cada movimiento y los objetos
y son los pabellones
y el no estar del todo en una acción
y es el Cantar de los Cantares
y es el amor que te ama
y es un resumen de vigilia
de vigilancia sola al borde de la noche
al borde del soñador y los insomnios
y también es abril y noviembre
y los disturbios interiores de agosto
y es tu desnudez
que absorbe la luz de los espejos
y es tu capacidad de trigo
de hacerte mirar las cosas
y eres tú y soy yo
y es un caminarte en círculo
dar a tus hechos dimensión de arco
y a solas con tu impulso decirte la palabra.-


                                                         
                                                                      Homero Aridjis



Imágenes: Pinturas del artista español contemporáneo, Ricardo Sanz

Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario