Páginas vistas en total

jueves, 17 de enero de 2013

Plumas clandestinas

                                                            Antonio Carvajal

Poeta español nacido en Albolote, Granada, en 1943. Es doctor en Filología Romántica por la Universidad de Granada. Es considerado uno de los poetas mayores de la actual poesía española. Desde su juventud ha venido escribiendo y publicando una amplia obra poética que consta ya de una veintena de títulos, iniciada con "Tigres en el jardín" en 1968, "Serenata y navaja" (1973), "Siesta en el mirador" (1975), "Después que me miraste" (1984), "Testimonio de invierno" (1990), "Alma región luciente" (1997), "Una perdida estrella" (1999), etc. Ha obtenido distinciones importantes destacándose principalmente el "Premio Nacional de la Crítica" en 1990 y el "Premio Nacional de Poesía" en 2012.  

                                             "¡Oh caricias soñadas e infrecuentes,
                                              con la misma pasión e igual tristeza
                                              que llevan a la mar llanto y rocíos"



EL AMOR BUSCA PLUMAS CLANDESTINAS  poesía de Antonio Carvajal


Nació bajo la luz de una tarde de estío.
Súbitamente herido,
por calles, por tranvías, por geranios, por trajes,
liquen de labios, desplegó sus alas.

Rodó por archipiélagos de madreselva húmeda,
por vinos aromados y miradas furtivas,
pero temió las cárdenas navajas
que al inocente acechan.

Por la tronera Trémula del pino
podían dispararse cerbatanas,
flechas extintas como espejos sucios.
...Súbitamente herido.

El amor busca plumas clandestinas,
rodando por los nombres de los meses,
errando las ambiguas direcciones,
bares de moho, pensativas lunas,
súbitamente herido.

Tenía grandes alas, como fuentes,
como cedros, crepúsculos, alondras;
iba por avenidas y jardines
encorvado de piedras y deseo...
Súbitamente herido.
Oh los deseos que en el tiempo anidan,
que incuban sus estrellas, sus acíbares,
y sobre el campo hostil dejan cristales,
nácar de empuñadura de navaja,
caparazones de marfil, diademas
de sangre sexual. Buscaba plumas
clandestinas, covachas, paraísos
terrenales, ocultos, donde el hombre,
no acosa como hiena, como hombre,
como sonrisa cómplice, ni escándalo.
¡Qué escandalo de plumas! Centinelas
de la certera soledad prendían
hachones en la noche
por barrancos, colinas,
por cactos polvorientos, por yacijas
donde el amor inventa su mínima aventura,
súbitamente herido.

                El amor se resiste a los acosos,
súbitamente herido,
                 tiene oídos nocturnos, grandes ojos.
súbitamente herido,
                 las alas cubren con temor su torso,
súbitamente herido,
                 y es feliz con sus plumas de abandono,
súbitamente herido.

Acacias, gritos, campanadas, sombras,
buzones, fechas, compasión, sollozos:
para que su rumor no desvele a los bosques,
pasa el amor con la noche en los hombros.-



MEJOR QUE UNA PUNTA FINA

Mejor que una punta fina
para herirte sin remedio,
la filigrana perdida
en laberintos de sueño.

Y mejor, los gavilanes
que se posan en tu mano
como suspiros de alfanjes
entre la flor y los ramos.

O, mejor, la paz del día
que no necesita espada
sino una flecha encendida
de sol entre lentas ramas.-




                              O NO SUSPIRES POR SU NOMBRE

                               O no suspires por su nombre
                               o no reclames su presencia;
                               que si llega a escucharte, te abrasa;
                               que si llega a abrazarte, te quema.

                               No es un dios el Amor, pero vibra;
                               no es abeja el Amor, pero vuela:
                               vibra, músico, en todos los cuerpos;
                               tiembla, cándido, en todas las nieblas.

                               Y si pone en los labios rocío,
                               una gota de sangre se lleva.
                               Que le gustan los labios si rojos
                               y por blanca la blanca azucena,
                               y vuela.-


                                                   Antonio Carvajal





Imágenes: pinturas de artista italo-austríaco Eugene de Blaas   (1843-1931)




Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio





No hay comentarios:

Publicar un comentario