Páginas vistas en total

lunes, 21 de enero de 2013

Ausencia

                                                        Jorge Luis Borges
                           (Buenos Aires, Argentina, 1899-Ginebra, Suiza, 1986)

                               
                                        "Ya no es mágico el mundo. Te han dejado.
                                         Ya no compartirás la clara luna
                                         ni los lentos jardines: Ya no hay una
                                         luna que no sea espejo del pasado"



AUSENCIA    poesía de Jorge Luis Borges

Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes como fueron nichos de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas;
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.-



DESPEDIDA

Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.
¡Oh tardes merecidas por la pena!
Noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo...
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes.-




                                LA LUNA
                                                            A María Kodama

                                Hay tanta soledad en ese oro.
                                La luna de las noches no es la luna
                                que vió el primer Adán. Los largos siglos
                                de la vigilia humana la han colmado
                                de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo.-



LA LLUVIA

Bruscamente la tarde se ha aclarado
porque ya cae la lluvia minuciosa.
Cae o cayó. La lluvia es una cosa
que sin duda sucede en el pasado.

Quien la oye caer ha recobrado
el tiempo en que la suerte venturosa
le reveló una flor llamada rosa
y el curioso color del colorado.

Esta lluvia que ciega los cristales
alegrará en perdidos arrabales
las negras uvas de una parra en cierto

patio que ya no existe. La mojada
tarde me trae la voz, la voz deseada,
de mi padre que vuelve y que no ha muerto.-




                                                           Jorge Luis Borges


Imágenes: pinturas de artista argentino Emilio Pettoruti (La Plata, 1862- París, 1971)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio





No hay comentarios:

Publicar un comentario