Páginas vistas en total

domingo, 6 de enero de 2013

Canción de amor

                                                              Alberto Girri

Poeta y traductor argentino nacido en Buenos Aires en 1919. Pertenece a la generación de los años cuarenta, aunque su estilo único y personal, no encaja en algún movimiento especial. Es autor de más de treinta volúmenes de poesía y prosa, entre los que se destacan "Coronación de la espera" (1947), "Poemas elegidos" (1965), "Los valores diarios" (1970), "Poesía de la observación" (1973), "El motivo es el poema" (1976), "Juegos alegóricos" (1993), etc. Tradujo a numerosos poetas ingleses y estadounidenses, tales como T. S. Eliot, Wallace Stevens, Robert Frost y William Carlos Williams. Falleció en Buenos Aires en 1991.


                                                    "Mientras espera que la desnuden,
                                                    la expresión se esfuerza en desearse
                                                    a sí misma en blanco y negro,
                                                    y el ojo cuidadoso acecha"


CANCIÓN DE AMOR    poesía de Alberto Girri


Aquí yazgo pensando en ti:

¡La mancha del amor
se extiende sobre el mundo!
¡Amarilla, amarilla, amarilla
roe las hojas,
unta con azafrán
las cornígeras ramas que se inclinan
pesadamente
contra un liso cielo púrpura!
No hay luz,
sólo una espesa mancha de miel
que gotea de hoja en hoja
y de rama en rama
desluciendo los colores
del mundo entero;

¡tú allá lejos
bajo el rojo zumo del oeste!.-


EL COMPAÑERO DE LOS PÁJAROS

Como el amor
                        que se posa
cada día sobre la ramita
                 que puede morir

Así brota tu amor
lozano
          vigoroso de sol
compañero de los pájaros...






                               LA SOMBRA

                               De algún modo soy tu cuerpo,
                               Me designo en él, me quema
                               En la mentira útil como un remo,
                               En la desgracia y amorosa lucha
                               Abriendo los huecos de su máscara.
                               Pero no me lo permitas,
                               No me dejes ser sólo tu cuerpo,
                               Cuando la rica, inexplicable sangre,
                               Transcurre en medio de representaciones.
                               Y lo seré hasta que cenizas
                               Acaricien tu prestada, última parcela.
                               Pero no me lo permitas,
                               No me dejes ser sólo tu cuerpo.
                               De algún modo soy tu cuerpo,
                               La opresión que difunde me sostiene,
                               Y no en otro descienden las palabras,
                               Urde la disculpa el viejo sermón
                               Por nuestras pasadas facciones.
                               ¿Con qué prodigio, incisivo milagro,
                               Percibiré tu pasión cuando lo excluya?
                               Pero no me lo permitas,
                               No me dejes ser sólo tu cuerpo.-



  OFICIO DEL AMOR

De la intimidad que ahora nos asusta
Sale el pasado,
Sale la espléndida nostalgia,
Ejercicio callado del ocaso;
Para que no estemos uno fuera del otro,
Saldrá la amenaza,
Celosa corroción de los gestos
Interrumpiendo nuestro abrazo.

¡Oh manoseados sentimientos!
Más y mejor seré yo mismo
Cuande guarde de tu boca la idea
Y aunque ya no pase del existir
Igualmente me verás contra tu boca
Vigilando la mudanza de los días
Hasta que, siendo como yo reliquia,
Me ayudes a evitar esta agonía.-


                                                                   Alberto Girri


Imágenes: pinturas del artista italiano contemporáneo Mateo Arfanotti



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario