Páginas vistas en total

lunes, 7 de enero de 2013

Cuarto solo

                                                                 Alejandra Pizarnik
                                                    (Buenos Aires, Argentina 1936-1972)

                                     "Ahora en esta hora inocente
                                     yo y la que fui nos sentamos
                                     en el umbral de mi misma"


CUARTO SOLO    poesía de Alejandra Pizarnik

 Si te atreves a comprender
la verdad de esta vieja pared;
y sus fisuras, desgarraduras,
formando rostros, esfinges,
manos, clepsidras,
seguramente vendrá
una presencia para tu sed,
probablemente partirá
esta ausencia que te bebe.-


ANILLOS DE CENIZA

Son mis voces cantando
para que no canten ellos,
los amordazados grismente en el alba,
los vestidos de pájaro desolado en la lluvia.

Hay, en la espera,
un rumor a lila rompiéndose.
Y hay, cuando viene el día,
una partición de sol en pequeños soles negros.
Y cuando es de noche, siempre,
una tribu de palabras mutiladas
busca asilo en mi garganta
para que no canten ellos,
los funestos, los dueños del silencio.-



  
                               CANTORA NOCTURNA

                               La que murió de su vestido azul está cantando.
                               Canta imbuida de muerte al sol de su ebriedad.

                               Adentro de su canción hay un vestido azul, hay
                               un caballo blanco, hay un corazón verde tatuado
                               en los ecos de los latidos de su corazón
                               muerto.

                               Expuesta a todas las perdiciones, ella
                               canta junto a una niña extraviada que es ella:
                               su amuleto de la buena suerte. Y a pesar de la
                               niebla verde en los labios y del frío gris en los
                               ojos, su voz corroe la distancia que se abre entre
                               la sed y la mano que busca el vaso.

                               Ella canta.-


CAROLINE DE GUNDORODE
                        a Enrique Molina

                                 
La mano de la enamorada del viento
acaricia la cara del ausente.
La alucinada con su "maleta de piel de pájaro"
huye de sí misma con un cuchillo en la memoria.
La que fue devorada por el espejo
entra en un cofre de cenizas
y apacigua a las bestias del olvido.-

INVOCACIONES

Insiste en tu abrazo,
redobla tu furia,
crea un espacio de injurias
entre yo y el espejo,
crea un canto de leprosa
entre yo y la que me creo.-
  


                                                   Alejandra Pizarnik



Imágenes: pinturas del artista polaco Zdzislaw Beksuski, del surrealismo.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio




No hay comentarios:

Publicar un comentario