Páginas vistas en total

sábado, 27 de agosto de 2016

Sombra


Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.456-



                                                                                               Lidia Fernández

Poetisa y narradora argentina, nacida en Buenos Aires en 1945. Estudió Trabajo Social y luego Licenciatura en Letras en la Universidad de Buenos Aires. Fue coordinadora de proyectos sociales en esa ciudad y Ruanda, África. Ha publicado los poemarios: "Crepitaciones-Poesía" (1991), "Abasto blues" (1997), "Verde Ruanda, Roja herida-Relatos" (2004), "Río de Lelas" novela (2009), "Sonata a dos instrumentos: La fiesta en el puño"  (2015), etc. Es docente de la Universidad del Museo Social Argentino y trabajó en la Direccio´pn de Cultura y Educación de la ciudad de Bs. As. Coordina y dirige las antologías del Taller de escritura Pura Práctica.


                                                                               "Pero en el silencio algo sucede
                                                                                entre los dedos de mis pies veo crecer
                                                                                minucioso un asombro de pétalo
                                                                                y mi frente deletrea un rumor
                                                                                de inesperada y dulce agua" 
   







SOMBRA

Esta sombra penosa que llevo amarrada a la planta de los pies
pena que apenas afloja y
gira en el movimiento entero de mi vida
oscilando
con su tic tac de péndulo distante.
Cuanto más corta, mas densa. Oscura,
en medio de las cosas que estallan
de energía radiante,
Cuánto más larga,
más insomne y gris tras mis pasos.
Cautiva yo de mi cuerpo, cautiva ella,
sumisa ambas
cuando en sus márgenes la vida se achicharra.-


LA FIESTA EN EL PUÑO

Tal vez pueda elevar el alto paredón
determinar la ausencia
arrancar mi materia de tu silla
elegir paisajes quietos
doblegar huracanes con mis manos
vivir de espaldas al mar.
Si así fuera, desde entonces,
             acecharte, a oscuras,
fetal, proscripta de mi misma,
con boca abierta
                                   garra
                        y dentellada
                         clausuradas;
atisbaré a lo lejos un destello,
un agua dulce,
alguna bocanada de viento que me traiga
una vibración arcaica, sobras o indicios de aquella
                           ajena
                                    fiesta
                                           prometida.-


2

Aplasté los tréboles que crecían
en el valle de mis senos.
en la superficie de mi vientre
clavé con alfileres las mariposas doradas
y las tapé con cadáveres
de gorriones.
de las enredaderas dejé los tallos más
ásperos anudarse a mis chirrientes articulaciones.
Inserté en los poros de mis manos
agudas espinas de algarrobo.
Inmovilicé la sangre.
Abenemérita traición,
estocada inconsulta,
por la espalda de la lágrima,
me sorprende siempre esta raíz,
                       la muy loca, tan obcecada.


3

Hoy lo cotidiano nos mantiene separados
yo ensarto los actos y las horas
en el agudo alfiler de mi espera
voy desbrozando la maleza del día
hasta llegar a ese refugio al descubierto
esa trinchera asediada donde exploramos
el tiempo detenido en nuestra piel
y sobrevolamos desde el vértigo
                                  los campos de batalla
                                  las humeantes ciudades
hasta morder por el amor
nuestra tajada de paz.-





QUIÉN PODRÍA AFIRMAR

Quién podría afirmar
                 que elegí nacer en Buenos Aires
podría haber sido
en Puente Caldelas, Huinca Renancó, Flores o Montevideo
Me eligieron nacer en Buenos Aires
tímidos y graves fueron recorriendo el duro intinerario
del dolor y el éxodo
la insensata comarca de la esperanza y el amor
mientras parían hijos y sueños liberados a todos los vientos
como aves migratorias
desconcertadas palomas sin mensaje
banderas sin patria definida
Sin embargo
cuando cierro los ojos y miro este nudo vital voluntarioso
creo conocer que desde los huertos de Galicia o
aquellos del oriental Flores
desde las sierras de Córdoba y los montes del Yi o
desde una austera aldea vascongada
fui
empujando genes y razones hasta llegarme
un diciembre a Buenos Aires.-


ANDO EN MALA COMPAÑÍA

Ando en mala compañía
                                        vestido sucio
                                        pelo enmarañado
ando con un solo pie
partido el ritmo
ando con el ojo esquivado
a donde uno va se cruza el otro
ando con la mano en guante
                                       la piel en llaga
ando con la sangre en vino rancio
la voz en disfonía
ando con toda la ciudad en vertical
el mundo en clave indescifrada.-
                              



                                                                                                 Lidia Fernández




Imágenes: Pinturas de Umbero Boccioni  (Italia, 1882 - 1916)





quiquedelucio@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario