Páginas vistas en total

jueves, 11 de agosto de 2016

Sara




Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.



Publicación N° 1.442-

                                                                                                 
                                                                                             Alfredo Benialgo

Poeta y narrador argentino, nacido en La Plata en 1951. Su obra narrativa publicada incluye: "Cuentos dañinos y maledetto amor" (2006), "Calculando con Gloria" (2012), ", "Mamá Boom Boom , tire ese avión ! (2012), etc. Su novela "Una mujer somalí" fue seleccionada finalista en el Certamen Internacional de Novela Clarín 2015. Participó en varias antologías, como: "Diez narradores regionales" (1996), "Juegos Florales Nacionales de San Francisco" (1998), "Letras de oro" (2001), "Certámen Literario Nacional del Inmigrante" (2002), "Primer Concurso Nacional de Cuentos Históricos" (2003), "Colección Negra I y III" (2007 - 2012), etc.


                                                                          "Sobre la mesa estaba aquel vino
                                                                           que palpitaba en la copa como el sexo de una mujer.
                                                                           Antes de beberlo había que aguantar
                                                                           el discurso de un experto.
                                                                           Yo no recuerdo otra cosa que el sabor"






SARA

Vi, de ventana,
cuatro luces titilando.
Volaban en la ribera de la noche.
Orlaban el cuerno de la luna,
la oquedad de la piedra,
la espuma de la fronda.
Dije: son cuatro luciérnagas
escapándole al frescor de la noche.
Dije: son cuatro rubíes
replicando el fulgor de la luna.
Dije: son las lágrimas
de un ángel.
Dije: son las cuatro letras que forman tu nombre.



TALLER DE ALICIA

Escribo una novela.
Releo otra.
Escribo un cuento.
Corrijo el de la semana anterior.
De este pantano de palabras
se levantan columnas de vapor
de vez en cuando.
Algunas, me dicen, sn poemas.-


V

Había un cerco de madreselvas.
Parece un invento tanguero decir
que en la casa de mi madre
había madreselvas.
Pero las había.
Y una pileta de lavar laropa
como en un verso de Carriego.
Pero la había.
Y macetas con malvones.
Y ella, mi madre,
que se secaba las manos
en el delantal.-


VI

En el patio de mi casa había una parra
de uva chinche
que mi viejo cuidaba como una tejedora.
Trenzaba las ramas en la época precisa.
Lo que sobra se corta, me decía.
Que los racimos nunca se malogren,
que la sombra jamás se despareje.-


VII

¿qué pedazo de mármol griego, qué hoja de laurel,
qué jirón de toga, qué gota de hidromiel,
vino a caerse del Olimo y a pegarme justo en la cabeza
para decirme que ya no tengo miedo?


TÍA BLANCA

Todos tenemos algo que callar, querido,
me dijo con el mate en la mano.
Nadie hizo nada por hacerme feliz.
A nada dije que no,
a todo dije que sí.
Como dice esa canción estúpida de Julio Iglesias:
me olvidé de vivir.-


VIII

Hoy, sábado cinco de marzo, Km 214, ruta 226,
una auto rjo en la banquina partido al medio,
un camión atravesado en la ruta,
una mujer rubia hasta el destello
sentada en el borde del asfalto con lacara
roja de sangre,
un tumulto de brazos deteniendo a una criatura de ocho años
que grita y quiere sacar dl auto rojo
el cadáver desbaratado de su padre.
Imágenes de una tarde horrible,
a cincuenta kilómetros de una ciudad llamada Azul.-


IX

Diestro,
arma un cigarrillo frente a mí.
Es mi hijo.
Es jueves.
En un octubre quebrado de revelaciones.-



                                                                                                 Alfredo Benialgo



Imágenes: Pinturas de Vladimir Ryabchikov  (Rusia, contemporáneo)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario