Páginas vistas en total

domingo, 29 de noviembre de 2015

Espejos


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



  Publicación N°1.204-                                            


                                                                                                 Enrique Giordano

Poeta, dramaturgo y docente chileno, nacido en Concepción, en 1946. Después de recibir su título de Profesor de Español en la Universidad de Concepción, se estableció en Filadelfia (EE.UU) donde obtuvo su Doctorado en Literatura en la Universidad de Pennsylvania en 1978. Enseñó en el Bernard College y Columbia University. En 1981 recibió el Premio de la ACE de Nueva York al mejor actor hispano por su actuación en "Pasajes del Quijote". Publicó su primer libro de poemas: "El mapa de Amsterdam en 1985, su más reciente poemario es "El silencio de Claudio" (2015).

                 
                                                                         
                                                                               "Tuve que cruzar la mitad del mundo hasta dar
                                                                                con tu ventana
                                                                                soy como el que ves en tus sueños
                                                                                noche tras noche"




ESPEJOS

El espejo configura ángulos al infinito
Anuncia otros espejos
Lo que no cabe en
la infatigable faena de mis pupilas
ya lo puedo imaginar.
me resulta predecible
Será siempre la misma repetición
Escalones que llevan al agotamiento de cada día
Al retorn inevitable hacia el calor
de las sábanas húmedas
poder olvidar por un instante...
Lo veo tdo
No veo nada
O muy poco
Total
¿a quién le importa?
Nací en una época de grandes objetivos
seductoras utopías
bálsamos de esperanza.-


***

Mira hacia el mar
Extiende tu mirada a lo largo de las olas
Quisiera destejer el pasado
Poder comprender
Cúando comenzó aquella travesía
Cierra los ojos
Y se sumerje en mundos más allá de toda distancia
Surgen constelaciones desconocidas
Donde ni el ruido ni el polvo entran
La más variada gama de colores
se entrelazan creando combinaciones inagotables
Viajará con su hijo por rayos de arco iris
Lo llevaré de la mano mostrándole
todo aquello que carece de nombre.-


***

La penumbra se divide en dos pedazos
Ante el grito desgarrado de mi madre
Mi madre ha gritado
Frente a ella
El Otro Claudio
Ese Claudio que todos temen
Reptando frente a ella
Jadeando con dificultad,
Mirándola al interior de los ojos.

Soy lo que han ocultado durante toda su vida
Aquello que quieren no ver
Aquello que prefieren ignorar
Saben que estoy aquí (estamos)
pero simulan no vernos
(A nosotros nadie nos ve)
Sólo así podemos seguir sobreviviendo.-


EL CENTRO DEL OJO

El centro del ojo escupe letras
Letras en cuajos de sangre
Cuajos de sangre
formando frases viscosas.
Sangre ciega
Mariposas carnívoras
Que se apoderan del aire
Letras que
surgen de la tierra para matar
A reducirlo todo a un pequeño sarcófago de palabras
Letras carnívoras que devoran tu respiración
Que te persiguen por cada pliego
de tu pensamiento delirante.-


EL MENDIGO

Mi vida es muy sencilla:
Trabajo en un café

Cada noche es un café distinto

Cuando llega la oscuridad
y se van encendiendo las lámparas
me siento en el rincón más oscuro
en una mesa pequeña donde nadie pueda verme

(pretensión ociosa
A nosotros nadie nos ve:
Heredamos el paciente prodigio
de pasar totalmente desapercibidos)

¿qué hago?

Como ya les dije, lo que hago es muy sencillo
      Escucho
Y puedo asegurarles que yo sé escuchar
Esto al menos nadie me lo podrá negar
Lo escucho todo, hasta los silencios
Retengo todas las palabras que se dijeron
La que nunca pudieron decirse
Y aquellas que se dicen de todas maneras posibles
que una palabra se puede decir
Quizás porque ya he renunciado a entender
        o simplemente
Porque me lo sé ya todo de memoria
No me las doy de omnipotente ni de obicuo

Mi percepción va más
en el rebote del último sonido
entre los vasos y la porcelana

Mi trabajo es muy simple

      Pero hay que saber esperar
Y esto sí confieso que me resulta extenuante
Aunque ya no me importa
      Simplemente me quedo allí
hasta que la última mesa haya quedado vacía
      el últino mantel recogido
y las lámparas apagadas para siempre

Entonces me levanto

      Y comienzo a barrer todas las palabras
que han caído desparramadas por el suelo
Algunas son fuertes y se resisten
otras se desarman en letras sueltas
y hay veces cuando el azar provoca las combinaciones
más insospechadas
Pero ya sé que en el fondo dicen nada
tengo mi conciencia tranquila
cuando el piso lo he dejado limpio como una página en blanco

Pero tampoco crean que soy perfecto
En realidad no lo soy.
A cada palabra que recojo
la cubro con la palma de mis manos entreabiertas
para que no se enfríe y deje de vivir
A veces despierto feliz
sintiéndola a mi lado
O despierto llorando porque ya no está allí
Pero otras,
las más
ya se han deshecho con la humedad de mi piel
y dejan como llagas viscosas en mi cuerpo
Heridas que tardarán en cerrarse
por lo menos todavía

Hasta que a la noche siguiente
vuelva a sentarme en la mesa más oscura
de cualquier otro café

Y haga lo único que sé hacer:
     Escuchar
                   Escuchar en silencio
                                                    Y esperar.-



                                                                                                 Enrique Giordano



Imágenes: Pinturas de Piet Mondrian  (Holanda, 1872 - EE.UU. , 1944)





quiquedelucio@gmail.com                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario