Páginas vistas en total

martes, 9 de septiembre de 2014

Pájaro de caos


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                            Eduardo Valverde

Poeta de Costa Rica nacido en San José, en 1980. Cursa la Maestría en Historia en la Universidad de Costa Rica. Participó en la Revista Cultural  "Calle 3". Sus poemas se han publicado, entre otros, en "La frontera del ocio", "La Malacrianza" del Semanario de la Universidad, etc.


                                         "No regreso porque todo es bruma tras los días
                                         que acumulan anaqueles y mariposas desmembradas,
                                         bruma tras los autobuses que inventaron los barrios
                                         y los abandonaron a su paso" 





OFELIA DISTRAÍDA

Sin embargo fue ella
con un pecho de dos lunas saludables y saladas
Violetera con pecho de animala rugidora
que levanta el polvo tras los trenes
para inventar distancias y canciones de viajeros
Violetera me fundó ciudades
en las avernas del músculo arenoso
y en cada una puso un viejo criador de perros
que lamen sus ruinas monumentales
y olisquean sus ancestrales imaginarios

Ofelia o Violetera
o muchacha de pechos como grutas de confianza
donde imaginar el fuego y tallarlo con palabras
me fundó ciudades y les acercó el viento
con un gesto del vestido
ciudades donde había solo ecos en reposo
y les puso parques que hospedan la niebla
para que los niños asesinos duerman y sueñen
sus venganzas
les acercó el viento Violetera
con un tañer de falda lleno de ánimos de pájaro
o de todo lo que vuela.

Ofelia o Violetera o
como se llaman las mujeres
porque es buena
se distrajo
para entrarme en sus espasmos
y fundarme ciudades
en la máquina que pulsa
en el músculo arenoso
en la arena del molusco
se distrajo Violofelia.-


CANCIÓN DE ENERO

Cualquiera de estas noches resumimos.

Una mujer hermosa escarba en su bolso,
busca una llave o un espejo,
tal vez monedas o un apunte;
desde ora mesa acordamos que esa imagen
podría perfectamente ser la eternidad.

Ahora nunca lloramos sobrios,
costumbres que llegan con los años.

Otra imagen, otra mujer, en un cuento de Tabucchi,
se encuentra detenida sobre un paisaje árido,
una manada de caballos
salvajes corren alrededor de ella
que cree estar desnuda y no entiende qué hace ahí,
mordiendo el polvo que levanta su visión:
Los emblemas de la nada.-


NÚMEROS ROJOS

El tráfico aéreo sobre los desiertos
donde haya una columna y sobre ella una estilita,
las recetas de cocina y de farmacia,
el deja vu en las ventanillas de los autobuses,
el encono de las loras mutiladas,
las sombras ominosas que se alargan
hasta alearse con la totalidad,
la deshonra de los atropellados,
aquel verso de "le dice burlona -carita gitana
¿cómo hacer buen vino de una cepa enana?",
la whirpool de la esposa del mecánico,
los retratos de familia, las tumbas desatendidas,
los predios municipales, el ángel bueno de Alberti,
la electrificación de las guitarras,
y el vino y cerveza,
el trillito de migajas a la ebriedad,
las ganas de perder cuanto se gana.

Hicimos varias listas:
el lánguido suceso de la amistad.

Los emblemas de la nada.-


INVOCACIÓN A BILLY THE KID

Yo quería hacerme el loco
pero el Quijote acababa en desamparo.
Quise ser hijo de padre y madre
pero Comala era un gran desierto
visitado en las noches por el fuego
y Hamlet moría envenenado y huérfano
pidiéndoles testigos a las piedras.

-lo demás es silencio-

Sigo pensando que el corazón es arenoso y fuerte
y en él hay algo que galopa
como un bólido de los suburbios
o un tren que cruje
por los extensos condados de lo blanco;
como una banda de vaqueros
bajo el cielo de la luna nueva
o un niño enloquecido que aprende a leer.-



                                                              Eduardo Valverde





Imágenes:  Pinturas del artista francés George Braque  (1882 - 1963)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario