Páginas vistas en total

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Nocturno amor

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor. 


                                                       Xavier Villaurrutia

Poeta mexicano nacido en México D:F el 27 de marzo de 1903 y fallecido el 25 de diciembre de 1950


                                             "Pongo el oído atento al pecho,
                                             como, en la orilla, el caracol al mar.
                                             Oigo mi corazón latir sangrando
                                             y siempre y nunca igual" 





NOCTURNO AMOR

El que nada se oye en esta alberca de sombra
no sé cómo mis brazos no se hieren
en tu respiración sigo la angustia del crimen
y caes en la red que tiende el sueño.
Guardas el nombre de tu cómplice en los ojos
pero encuentro tus párpados más duros que el
silencio
Y antes que compartirlo mataría el goce
de entregarte en el sueño con los ojos cerrados
Sufro al sentir la dicha con que tu cuerpo busca
el cuerpo que te vence más que el sueño
y comparo la fiebre de tus manos
con mis manos de hielo
y el temblor de tus senes con mi pulso perdido
y el yeso de mis muslos con la piel de los tuyos
Que la sombra corroe con su lepra incurable
ya sé cuál es el sexo de tu boca
y lo que guarda la avaricia de tu axila
y maldigo el rumor que inunda
el laberinto de tu oreja
sobre la almohadilla de espuma
sobre la dura página de nieve
No la sangre que huyó de mí como el arco
huye la flecha
sino la cólera circula por mis arterias
amarilla de incendio en mitad de la noche
y todas las palabras en la prisión de la boca
y una sed que en el agua del espejo
sacia su sed con una sed idéntica
De qué noche despierto a esta desnuda
noche larga y cruel noche que ya no es noche
junto a tu cuerpo más muerto que muerto
que no es tu cuerpo ya sino su hueco
porque la ausencia de tu sueño ha matado a la muerte
y es tan grande mi frío que con un calor nuevo
abre mis ojos donde la sombra es más dura
y más clara y más luz que la luz misma
y resucita en mí lo que no ha sido
y es un dolor inesperado y aún más frío y más fuego
No ser sino la estatua que despierta
en la alcoba de un mundo
en el que todo ha muerto.-


POESÍA

Eres la compañía con quien hablo
de pronto, a solas.
Te forman las palabras
que salen del silencio
y del tanque de sueño en que me ahogo
libre hasta despertar.
Tu mano metálica
endurece la prisa de mi mano
y conduce la pluma
que traza en el papel su litoral.
Tu voz, hoz de eco
es un rebote de mi voz en el muro,
y en tu piel de espejo
me estoy mirando mirarme por mil Argos,
por mí largos segundos.
Pero el menor ruido te ahuyenta
y te veo salir
por la puerta del libro
o por el atlas del techo,
por el tablero del piso
o la página del espejo,
y me dejas
sin más pulso ni voz y sin más cara,
sin máscara como un hombre desnudo
en medio de una calle de miradas.-


NOCTURNO SUEÑO

Abría las salas
profundas del sueño
y voces delgadas
corrientes de aire
entraban.

Del barco del cielo
del papel pautado
caía la escala
por donde mi cuerpo
bajaba.

El cielo en el suelo
como en un espejo
la letra azogada
dobló mis palabras.

Me robó mi sombra
la sombra cerrada
quieto de silencio
oí que mis pasos
pasaban.

Al frío de acero
a mi mano ciega
armó con su daga
para darme muerte
la muerte esperaba.

Y al doblar la esquina
un segundo largo
mi mano acerada
encontró mi espalda.

Sin gota de sangre
sin ruido ni peso
a mis pies clavados
vino a dar mi cuerpo.

Lo tomé en los brazos
lo llevé a mi lecho.

Cerraba las alas
profundas el sueño.-


                                                              Xavier Villaurrutia





Imágenes: Pinturas de Kim English



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario