Páginas vistas en total

miércoles, 24 de septiembre de 2014

La palabra diversa

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                        Claudio Emilio Ferrari

Poeta , dramaturgo, actor y director de teatro argentino nacido en Buenos Aires el 10 de marzo de 1957.  Ha publicado los libros de poesía: "La palabra diversa", "Cristhie Eleisson", "La calle de la infancia", "Luz que calma", "La promesa de instante", etc. y los libros de cuentos: "La casa abandonada" y "La letra de padre" . Ha trabajado en la televisión argentina, obteniendo el Premio Martín Fierro como mejor autor y director.


                                                  "Y mis pestañas recortan el sol
                                                   y las líneas de la luz se abren en abanico
                                                   y si abro los ojos el sol no me enceguece
                                                   y si los cierro no dejo de verlo"





LA PALABRA DIVERSA

I

                      Otro más
yo
único y como tantos
hablo de amor
de su presencia vital
pura sangre caliente
de su negada posibilidad
de su traslúcido sentido
de su incógnita esencia
y de mi impostergable
dolorosa
extrema necesidad.-

II

                    El amor que sentimos
existe
está
es
verdadero
punto de referencia
concreto
seguro
tocable
aferrable
aferrado.


III

                Hoy recupero el instinto original
me devuelvo la gracia
olvido las lamentaciones
y me expongo a la furia.

Me dejo perder en la ignorancia más pura
me hamaco en los brazos
de una diosa asombrosa
me río de todo
me toco disfrutando la caricia.

Hoy me arranco los ojos nuevamente
y aspiro toda la luz
erijo mis miembros titubeantes
y bebo la misma leche que la primera vez..-

IV

Mi hija no me sabrá.

Preguntará:
-Pero ¿quién era mi padre?

Nadie
nada
nunca.

V

Mi amada baila
y cada movimiento es sólo de ella
como su aliento suyo
como su vívida agonía
que se ríe bailando de la muerte
que se fía de todo porque a nada teme.

Mi amada baila
y hasta su sombra es suya
hasta lo que abarca su mirada
todo suyo el territorio
todo suyo lo que roza
lo que goza y truena suyo.

Mi amada baila
y es nueva forma que surge
dándole al aire formas
abanicando el aire
hominizando el aire
en simultáneas libertades.

Mi amada baila
y cada parte de su cuerpo baila
viaje gracioso
viento que pasa
pies que me acarician voladores
manos que huyen para que las siga.-

VIII

Este dolor no hace sufrir
no tiene consecuencia
no procrea.

Es un dolor inútil
pecado
y sin sentido.

Es un dolor que no dejará herida
ni recuerdo
que no será nostalgia.

Es un dolor extraño
que no sabe si está vivo
que morirá en sí mismo.-

X

Se secarán todas las cosas de la tierra
y a la tierra
la fecundarán nuevamente de primeras luces
le devolverán instantes originales
que serán origen
y regresará el agua
y otra vez el aire, la tierra y el fuego
y de allí serán frescos los mares
jugosos los frutos
y la leche pura.

Verde otra vez el verde
y otra vez la transparencia transparente.

No habrá final. Habrá otro inicio
inaugurando la cíclica forma
inacabada y sucesiva de la vida.-

XVII

Yo, que no sé demasiado
sé que amo
que manifiestamente amo
y que esta obviedad que me sucede
sucede a todos desde siempre
y que en ese andar amando todavía inexplicable
reside el secreto, la diferencia y la esperanza.-



                                                          Claudio Emilio Ferrari




Imágenes: Pinturas del artista español Ramón Casas i Carbo  (Barcelona, 1866-1932)



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario