Páginas vistas en total

domingo, 14 de septiembre de 2014

Década

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                          Amy Lowell

Poetisa estadounidense nacida en Boston, Massachusetts, el 9 de febreo de 1874 y fallecida el 12 de mayo de 1925.

                                             "Me atrevo a alcanzarte
                                             me atrevo a tocar el canto de tu resplandor,
                                             yo salto más allá del viento
                                             y lloro y grito
                                             la impetuosa alegría de mi amor"  






DÉCADA

Cuando viniste, tú eras semejante al vino tinto
y a la miel
y el gusto de ti encendió mi boca con su dulzura
ahora eres como el pan de la mañana,
suave y placentera,
apenas te degusto, puesto que conozco tu sabor
pero sin embargo estoy completamente saciada.-


MADONNA DE LAS FLORES DEL CREPÚSCULO

He estado trabajando todo el día,
ahora estoy cansada
llamo: "¿Dónde estás tú?"
Pero sólo se escucha el murmullo
de las hojas de un roble;
la casa está muy silenciosa,
el sol brilla sobre tus libros,
sobre tus tijeras y el dedal
Pero tú no estás ahí,
de repente estoy sola.

Entonces te veo
parada bajo una corona de consólidas reales
con una canasta de rosas en tus brazos;
tú eres fresca como la plata
y me sonríes;
entonces siento que las campanas de Canterbury
están tañendo
pequeñas melodías.

Tú me dices que las peonias necesitan agua,
que las aguileñas pajarillas
han traspaso sus límites,
que la papónica debería ser recortada;
tú me dices todas esas cosas
y yo te miro, corazón de plata
encendiéndose debajo de las ramas azules
de la consólida real
Deseo arrodillarme a tus pies
al instante,
mientras alrededor de nosotras repiquetean los suaves
Te-Deums
de las campanas de Canterbury.-


OTOÑO

Me trajeron una dalia amarilla
opulenta y majestuosa
Oro rotundo
proyectada de un tallo verde y pálido
oro rotundo y acabado
maduro
meticulosamente suntuosas y ardientes
un rayo de solemnidad
Fecundidad ataviada de sugestivo amarillo
para que todo el mundo la vea
me trajeron una dalia amarilla
Amí, que soy estéril e infecunda;
¿te la enviaré a ti
-Tú que te has llevado contigo
todo lo que una vez poseí?.-


TAXI

Cuando me alejo de tí
el mundo palpita en silencio,
cual relajado tambor
Grito por ti contra las distinguidas estrellas
y grito en los caminos del viento.

Las calles apresuradas
se aparecen una tras la otra
y te alejan de mí
las luces de la ciudad aguijonean mis ojs
de tal modo que ya no puedo ver los tuyos
¿Por qué debo dejarte
y herirme a mí misma con los agudos
ribetes de la noche?.-


LA VELETA APUNTA AL SUR

Separo tus hojas,
una por una:
Las rígidas, amplias hojas exteriores,
la más pequeñas,
agradables de tocar, regadas de color púrpura;
las hojas exteriores barnizadas,
una por una
te separo desde tus hojas,
hasta que, como una flor blanca,
te enderezas
balancéandote ligeramente en el viento del atardecer.-



                                                               Amy Lowell




Imágenes: Pinturas del artista Ton Dubbeldam



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario