Páginas vistas en total

viernes, 29 de noviembre de 2013

Extraño el aire

                                                               Blanca Abreu

Poeta española nacida en La Coruña en 1959. Contrajo matrimonio con el novelista Juan Benet en 1985. Obtuvo el Premio Adonais en en 1980 con su libro "De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall" y el "Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo" en 1982 con "Báculo de Babel". Posteriormente publicó "Capitan Elphistone" en el año 1988 y "Sueño oscuro" en 1989. En el año 2001 le fue otorgado el Premio Laureá Melá de Poesía por el libro "La tierra transparente" .



                                         "En la hiedra negra, en las raíces, 
                                          entre las hojas del invierno,
                                          caídas hojas bajo la nieve
                                          en las estrellas gastadas"   



CÓMO ME PARECERÁ EXTRAÑO EL AIRE   poesía de Blanca Abreu


Cómo me parecerá extraño el aire que me envuelve,
cómo será así extraño,,,
cuando tú ya no estés,
la catedral del día,
el claustro que condensa la gran edad de la luz
y el carácter de las tormentas.

Amor mío, amor mío, tú sin día para mti,
enjambrado entre espejos y entre las cosas malas,
muerta la planta trascendental
y las ya antiguas anémonas de égloga,
muerta esta versión, que ahora oscuro,
y declino, para leerla,
más joven.

Amor mío de nunca, afiebrado y pacífico,
versos para el pequeño pulpo de la muerte,
versos para la muerte rara que hace la travesía
de los teléfonos,
para mi mente debelada versos, para el circuito del violín,
para el circuito de la garza,
para el confín del sur, del sueño,
versos que no me asilen ni sean causa de
vida,
que no me den la dulce serpiente
umbilical
ni la sala glucosa del útero.-


DAME LA NOCHE QUE NO INTERCEDE


Dame la noche que no intercede,
la noche migratoria con cifras de cigüeña,
con la grulla celeste y su alamar
guerrero,
palafrén de la ola oscuridad.
Dame tu parentesco con una sombra de
oro,
dame el mármol y su perfil
leve y ciervo,
como de estrofa antigua.

Dame mis manos degolladas por la noche
que no intercede,
palafrén de las altas mareas,
mis manos degolladas entre los altos
cepos y las llamas lunares,
mis manos migratorias por el cielo
de agosto.

Dame mis manos degolladas por el
antiguo oficio de la infancia,
mis manos que sajaron el cuello
de la noche,
el destello del sueño con metáforas
verdes,
el vino blasonado que se quedó dormido.

Amor de los incendios y de la perfección,
amor entre la gracia y el crimen,
como medio cristal y media viña blanca,
como vena furtiva de paloma:
sangre de ciervo antiguo que perfume
las cerraduras de la muerte.-


DOS

Y casi espíritu de fuego, casi la
empuñadura de una idea del fuego
aire de pájaro o espada, pero espía,
en tu interior hay ciervos y prodigios,
acaso de un charco de oro.-


                                             
                                                              Blanca Abreu



                

Imágenes: Pinturas del artista italiano Matteo Arfanotti.-


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra" 
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio               

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Como la ola

                                                      Fernando Charry Lara

Poeta y ensayista colombiano nacido en Bogotá en 1920 y fallecido en Estados Unidos en el año 2004. Doctor en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de Colombia. Fue miembro del consejo de redacción de las revistas literarias "Mito", "Eco" y "Golpe de dados". En el año 2003 la Universidad de Antioquia el otorgó el "Premio Nacional de Poesía" por el reconocimiento a su obra.
Se destacan sus poemarios: "Poemas" (1944), "Nocturnos y otros sueños" (1949), "Los adioses" (1963), "Pensamientos del amante" (1981), etc.


                                    "Es más hondo el amor que nadie nombra.
                                    Más amarga la desdicha de un espejo
                                    cuando de pronto lo empaña
                                    el lento vaho de una tristeza a lo lejos"



COMO LA OLA    poesía de Fernando Charry Lara


Con llegada de espuma hasta la playa triste,
oscura ola de esplendor lunar extendido,
tú cruzas, tú cruzas
con remoto ardor despertando mi beso
en el mar delirante de la noche.

En fuga siempre, llena de reflejos,
reconstruyendo a solas lo amargo y lo distante,
o recostada un poco a la luz de los crepúsculos,
así mejor dibujo la melancolía de su retrato:
junto al piano, a la ventana
de irrespirables sueños, a la música de súbito
callada,
esperando una voz que llega como el eco
a las zonas desiertas.

Nocturna entonces,
como la piel,
como lo profundo de sus besos,
como la noche de los árboles,
como el amor sería junto a su cabellera.

Luego, sin sonido,
espuma silenciosa tras la sombra,
entre el rumor apagado de los pasos,
desnuda huyes, pálida ola,
no se te reconoce.-


EL EXILIO

El hombre entristecido mira
caer vehemente la luz a su ventana:
distraído contempla la distancia
de espumas como las olas, lejanías.

Leves despiertan a su nostalgia
los reflejos de otros días,
y es ocio y congoja de una tarde
por gracia de este cielo,
que a su imagen
es mar azul, playas doradas, islas,
regresar desde la claridad de una nubes
en el desmayo ávido del instante
hacia la antigua soledad remota.

Mas no puede la frente melancólica
soñar con esperanza sus recuerdos.
Volver a la tierra perdida
sería también deslumbramiento amargo:
un sol ajeno se levanta
como espada en mano enemiga.
Y su deseo es apenas
la pasión lánguida
de la adolescencia en olvido,
un indolente jardín o una calle,
su deseo es apenas un aire,
si nocturno, de borrosas estrellas,
si de fulgor o nieve,
si de sol sangriento en el ocaso.

Sin testigo,
la oscuridad del rostro en los cristales,
bajo la luz que anochece punzante a la ventana
sus miradas entonces se obstinan,
frías, tenaces de silencio,
más allá,
entre vagas nubes o mares.

Puñal siempre en el pecho es la memoria.
Callar consuelo ha sido.
Mejor será
morir secretamente a solas.-


OLVIDO

La trémula sombra ya te cubre.
Sólo existe el olvido.
Desnudo,
frío corazón deshabitado.
Y ya nada son en ti las horas
las taciturnas horas que son tu vida.
Ni siquiera coo ceniza
oculta que trajeran
los transparentes silencios de un recuerdo.
Nada. Ni el crepúsculo te envuelve,
ni la tarde te llena de viajes.
Nostalgia del amor, cuando
una tácita doncella surge de la sombra.
Oh corazón, cielo deshabitado de los sueños.-


                                           
                                                             Fernando Charry Lara     





Imágenes: pinturas de Jeremie Iordanoff   (Montpellier, Francia, contemporáneo)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

  



martes, 26 de noviembre de 2013

El retrato

                                                              Jaime García Terrés

Poeta, ensayista, traductor y diplomático mexicano nacido en Ciudad de México en 1924 y fallecido en 1996. Estudió Derecho en la UNAM, Estética en la Universidad de París y Filosofía en el Colegio de Francia.  Su extensa obra poética, está comprendida, entre otros, en los títulos: "El hermano menor" (1953), "Correo nocturno" (1954), "Las provincias del aire" (1956), "La fuente oscura" y "Los reinos combatientes (1961), "Todo lo más por decir" (1971), "Las manchas del sol" (1988), etc.


                                    "Esconde la plegaria salvaje de tus ojos,
                                    tentaciones en flor. Más di, muchacha,
                                    ¿Dónde puedo morar en esta tierra?
                                    qué nave, qué nostalgia, devolverá mis restos?"





EL RETRATO  poesía de Jaime García Terrés  


Me hiere tu silencio
brevemente cubierto
de laureles. Todavía
te miro como a una sombra
que se divide, a veces,
en fragmentos milenarios:
aquí la nube, allá
el vacilante aroma de la tierra.

Paso a paso, naufragando
detrás de cada muro,
acontece mi sueño, renacido
entre semillas cotidianas;
paso a paso.. Manchas, flores
de grave claroscuro. Noble desierto
en que se pierden los exilios
numerosos; en que las enigmas
desbordan el cauce de la carne
y sollozan una vaga muerte
de aire macizo. Espejos
que se vuelven puntas de fuego.
Laberinto...
Todas las señales
presagian el hondo amanecer alado.

Pero tu voz no llega.-


IDILIO

Adolezco de fútiles cariños
unos con otros ayuntados.
Bebo no sin ternura mi taza de café. Conservo
retratos azarosos y animales domésticos.
Me absorben los rumores en la calle,
los muros blancos al amanecer,
la lluvia, los jardines públicos.
Mapas antiguos, mapas nuevos, llenan mi casa.
La música más frívola complace mis oídos.
Innumerables, leves,
como la cabellera de los astros,
giran en torno a mi destino minucias y misterios.
Red que la vida me lanza;
piélago seductor entre cuyo paisaje voy
sembrándome.-


UMBRAL DEL HIJO

Viva sospecha de carne no mirada,
voz ya, promesa
de más cautelas y solicitudes,
palabra todavía,
que figura tinieblas aledañas.
Allí se mueve, sólido,
cuerpo que no se ve pero se tiene,
se sabe, se dibuja
con dormidos asedios entretanto.
Amor ayer, hoy prisionero leve,
árbol será de todas las mañanas.


USTED, INVIERNO


Usted, invierno, poca cosa es:
un viejo gris, mal encarado.
¡Cuánto mejor transita por el prado
la Primavera,
                 que vendrá después
trayendo con amor, a su gentil costado,
abril y mayo,
                 mes tras mes !

Esa fuente de luz nos adereza
campos, bosques y flores,
y les añade sin cesar colores,
dócil al flat de la naturaleza.

Usted, en cambio, nieva, llueve,
sopla vientos helados y granizo.
Invierno, seré breve:
                                 Pues el tiempo deshizo
con sus vientos, sus lluvias y  su nieve,
el diablo que lo quiso se lo lleve.-



                                                              Jaime García Terrés



Imágenes: Pinturas de Ana María Medina (México, contemporáneo)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

lunes, 25 de noviembre de 2013

Como si cada beso

                                                            Fernando Pessoa

Poeta, ensayista y traductor portugués nacido en Lisboa en 1888 y fallecido en 1935. Es la figura más representativa de la poesía portuguesa del siglo XX. "Mensaje" fue su primer obra escrita en su idioma natal y única publicada en vida del poeta. La influencia que en él ejercieron autores como Nietzsche, Milton y Shakespeare, lo llevaron a traducir parte de sus obras y a producir sus primeros poemas en idioma inglés. Se lo considera el propulsor del surrealismo portugués.


                                        "Para ser grande, sé entero: nada
                                        tuyo exageres o excluyas.
                                        Sé todo en cada cosa. Por eso la luna
                                        brilla toda en cualquier lago, porque alta vive"



COMO SI CADA BESO   poesía de Fernando Pessoa


Como si cada beso
Fuera de despedida,
Cloé mía, besémonos, amando.
Tal vez ya nos toque
En el hombro la mano que llama
A la barca que no viene sino vacía;
Y que en el mismo haz
Ata lo que fuimos mutuamente
Y la ajena suma universal de la vida.-


CUANDO ELLA PASA

Sentado junto a la ventana,
A través de los cristales, empañados por
la nieve,
veo su adorable imagen, la de ella,
mientras
Pasa...pasa...pasa de largo...

Sobre mí, la aflicción ha arrojado su velo:
Una criatura menos en este mundo
Y un ángel más en el cielo.

Sentado junto a la ventana,
a  través de los cristales, empañados por
la nieve,
Pienso que Veo su imagen, la de ella,
Que no pasa ahora...que no pasa de largo.-


HE PASADO TODA LA NOCHE SIN DORMIR

He pasado toda la noche sin dormir, viendo,
sin espacio tu figura.
Y viéndola siempre de maneras diferentes
de como ella me parece.
Hago pensamientos con el recuerdo de lo que
es ella cuando me habla,
y en cada pensamiento cambia ella de acuerdo
con su semejanza.
Amar es pensar.
Y yo casi me olvido de sentir sólo pensando en
ella.
No sé bien lo que quiero, incluso de ella
y no pienso más que en ella.
Tengo una gran distracción animada.
Cuando deseo encontrarla
casi prefiero no encontrarla,
para no tener que dejarla luego,
No sé bien lo que quiero, ni quiero saber lo
que
quiero. Quiero tan solo
Pensar en ella.
Nada le pido a nadie, ni a ella,
sino pensar.-


PIERROT BORRACHO

En las calles de la feria
de la feria desierta
sólo la luna llena
blanquea y clarea
las noches de la feria
en la noche entreabierta.
Sólo la luna alba
blanquea y clarea
la tierra calva
de abandono y alba
alegría ajena.

Ebria blanquea
como por la arena
en las calles de feria,
de la feria desierta
en la noche ya llena
de sombra entreabierta.
La luna boquea
en las calles de feria
desierta e incierta.-


                                                                 Fernando Pessoa




                 
Imágenes: Pinturas del artista ruso Konstantin Alexeyevich Korovin  (Moscú, 1861-1959)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio                    

domingo, 24 de noviembre de 2013

Soledad

                                                                Gilberto Owen

Poeta, novelista y diplomátco mexicano nacido en El Rosario, Sinaloa, México en 1904 y fallecido en Filadelfia, EE.UU. en 1952. Realizó estudios en el Instituto Científico y Literario de Toluca y en la ciudad de México. En 1928 se radicó en Nueva York ocupando un alto cargo diplomático. Su obra, reconocida tardíamente, está representada por. "Paseo vencido" publicado en 1948, el cual consta de tres partes: "Madrigal por Medusa", "Simbad el varado" y "El libro de Ruth".


                                                      "Allá en mis años Poesía usaba
                                                      por cifra una equis,
                                                      y su conciencia se llamaba quince.
                                                     Así irás Poesía por las calles de México" 



SOLEDAD   poesía de Gilberto Owen

Soledad imposible conmigo tan aquí
y mi memoria tan despierta.

Y además la plegaria
por la estrella perdida, tan sin luz,
por Blanca de Nieves, dormida
nube con luna en su ataúd de cielo,
y por el campo, ese hospiciano prófugo
que equivocó la senda y se tiró,
ya cansado, a la orilla del camino,
desesperando de llegar al pueblo.

Y hay también las canciones perdidas
que no se sabe nunca quien cantó;
y esta correspondencia sin palabras
de ojos a estrella, de alma a luz de luna.


CANCIÓN

De la última estrella
a la primera
fue para oler las rosas.

Vuelta, al revés, del mundo,
abierta la memoria
de la primera estrella
a ti -mujer, idea-
¿hasta cuándo la última?


LA NOCHE, QUE ME ESPÍA POR EL OJO

La noche, que me espía por el ojo
de la cerradura del sueño,
gotea estrellas de ruidos inconexos.
¿Para qué este hilo de aire con ecos?
Ya ningún lápiz raya mi memoria
con el número de ningún teléfono.

Mi mensaje cae conmigo
sin mis miradas, cuerdas de un trapecio
suspendido, otros días,
de mi cabeza sobre el cielo.

Y nadie inventa aún al inalámbrico
una aplicación para esto:
uno puede caer cien siglos
-sin una honda agua de sueño,
sin la red salvavidas de una antena-
al silencio.-


ADIÓS

Todo este día corrió
el tren por mi pensamiento.
Toda la noche su sirena
rayará mi desvelo.

Y no puedo imaginar
el vértice hipotético
en que se une la vía, tan lejano.
Nunca, nunca podré beber el sueño
en la confluencia amarga de su grito
y mi sollozo, siempre paralelos
y persiguiéndose,
toda la noche, en mi desvelo.-


EL TRANVÍA

A esta hora ese telegrama
amarillo
ya sólo trae malas noticias:
un hombre, yo, tan agobiado...

¡Cómo abre -qué lívida!-
sus ventanas, leyéndolo, mi casa!-


                                                     
                                                                      Gilberto Owen  

        


Imágenes: pinturas del artista André Derain  (Francia, 1880-1954)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

viernes, 22 de noviembre de 2013

Así sea

                                                                   Blanca Varela

Poeta peruana nacida en Lima en 1926 y fallecida en 2009. En 1949 se radicó en París donde conoció a Octavio Paz quien fue determinante en su carrera literaria. Publicó, entre otros, "Ese puerto existe" (1959), "Luz de día" (1963), "Valses y otras confesiones" (1971), etc. En 1978 viviendo en Washington , realizó la primera recopilación fundamental de su escritura en "Canto Villano". Obtuvo el Premio "Octavio Paz" de Poesía en el año 2001, el Premio "Ciudad de Granada" en 2006 y el "Reina Sofía de Poesía Iberoamericana" en 2007.


                                                        "No hay otro aquí
                                                        en este plato vacío
                                                        sino yo devorando mis ojos
                                                        y los tuyos"



ASÍ SEA   poesía de Blanca Varela

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,el tiempo es un árbol
que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laerinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.
Eres el sol, el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.-


DAMA DE BLANCO

El poema es mi cuerpo
esto la poesía
la carne fatigada
el sueño el sol
atravesando desiertos
los extremos del alma se tocan
y te recuerdo Dickinson
precioso suave fantasma
errando tiempo y distancia
en la boca del otro habitas
caes al aire eres el aire
que golpea con invisible sal
mi frente
los extremos del alma se tocan
se cierran se oye girar la tierra
ese ruido sin luz
arena ciega golpeándonos
así será ojos que fueron boca
que decía manos que se abren
y se cierran vacías
distante en tu ventana
ves al viento pasar
te ves pasar el rostro en llamas
póstuma estrella de verano
y caes hecho pájaro
hecha nieve en la fuente
en la tierra en el olvido
y vuelves con falso nombre de mujer
con tu ropa de invierno
con tu blanca ropa de
invierno
enlutado.-


ESTRÉCHAME LAS MANOS

Estréchame las manos,
la única luz que nos queda,
no me dejes olvidada
en la cima de una ola.

Aléjate

Aparten ese frío paisaje de cipreses,
escombren esos naúfragos que ocultan el horizonte.

La vida es una noticia conmovedora.

Atravieso el desierto,
la terrible fiesta en el centro de un cielo derribado.
Estoy casi olvidando.-


                                                                 Blanca Varela



Imágenes: Pinturas de la artista de Ucrania, Kateryna Bilokur, contemporánea.-



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Fin del ciclo

                                                            Joan Brossa

Poeta, dramaturgo y artista plástico español nacido en Barcelona en 1919 y fallecido en octubre de 1998. Inició la producción poética a los diecisiete años con "Tercera división". Fue un gran gestor cultural abarcando otras facetas del arte como el cine, el teatro y la música. Uno de los fundadores de la revista catalana "Dau al Set". Obtuvo la Medalla Picasso por parte de la UNESCO, el Premio Nacional de Teatro en 1998. Socio de Honor de la Associación d' Escritors en Llengua Catalana.


                                               "Hoja tras hoja desnudo los árboles.
                                               Piedra tras piedra desnudo el terreno.
                                               Después el cielo desaparece.
                                               Y la tierra también se va"



FIN DEL CICLO   poesía de Joan Brossa

Las hojas caídas obstruyen el camino.
Imagino que soy el que no soy.
Aquí me estoy muy quieto.
Procuro no moverme
y ocupar el mínimo espacio.
Como si ya no estuviese allí.
El silencio es el original,
las palabras son la copia.-


LA GUERRA

Cruza un burgués vestido de cura.
Cruza un bombero vestido de albañil.
Yo palpo una tierra muy humana.
Cruzo un cerrajero vestido de barbero.
Me como un trozo de pan
y me tomo un buche de agua.-


PAISAJE

Una loma avanza del monte
de Júpiter y se dirige horizon-
talmente hasta la parte más alta
del muñón, bajo el monte de
Mercurio; pasa por debajo de los montes
de Saturno y de Apolo y corta
en su trayecto las líneas de
Saturno, de Apolo y de Mercurio.

Ahora apago la luz y todo queda
a oscuras.


PASA UN OBRERO

Pasa un obrero con el paquete del
almuerzo.

Hay un pobre sentado en el suelo.

Dos industriales toman café
y reflexionan sobre el comercio.

El Estado es una gran palabra.


VIDA MÍA

Cuando hablo, el amor llevo en la saliva.
Me exalta donde yo no soy tu vida;
Te exalta donde tú no eres mi vida:
Fuego en el prisma

Tal fuerza oscura nace del instinto;
Mas veo el fuego y siento en vena viva.
Ya el intercambio de cabello y hierba
Me hinché de frutos.

¿Y qué húmedo teatro en el rocío
Acerca a la honda sombra tu figura,
Que de la más remota lejanía,
Mezclo los hitos?

Tumbo las tristes voces, hembra azul;
Veo quemando el fuego toscos prisma,
en rústica manzana oigo ebrias voces;
Vivo cuando hablan.

Con ambas manos al rayar el alba,
balbuceo por vías obstruidas
Mientras abro entre fuego inmensas
puertas,
Reflejo de otras.

Tu mirada perfuma a quien te mira,
De amor impregno tu única imagen,
Y la palabra, viva a flor de labios,
Es primitiva.-


                   
                                                                    Joan Brossa




Imágenes: pinturas del artista catalán Joan Miró (Barcelona, 1893- Palma de Mallorca, 1983)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

martes, 19 de noviembre de 2013

Dos palabras

                                                              Alfonsina Storni

                                  (Capriasca, Suiza, 1892-Mar del Plata, Argentina, 1938)


                                           "Te ando buscando, amor que nunca llegas,
                                           te ando buscando, amor que te mezquinas,
                                           me aguzo por saber si me adivinas,
                                           me doblo por saber si te me entregas" 




DOS PALABRAS  poesía de Alfonsina Storni

Esta noche al oído me has dicho dos palabras
comunes. Dos palabras cansadas
de ser dichas. Palabras
que de viejas son nuevas.

Dos palabras tan dulces
que la luna que andaba
filtrando entre las ramas
se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras
que una hormiga pasea por mi cuello
y no intento
moverme para echarla.

Tan dulces dos palabras
que digo sin quererlo -¡oh, qué bella, la vida!-
Tan dulces y tan mansas
que aceites olorosos
sobre el cuerpo derraman.

Tan dulces y tan bellas
que nerviosos, mis dedos,
se mueven hacia el cielo imitando tijeras.
Oh, mis dedos quisieran
cortar estrellas.-


DULCE Y SOMBRÍO

Dónde estarás ahora? Eras tan dulce, niño
de los cabellos rubios y los ojos de acero...
Niño que a pesar mío fuiste mi prisionero,
¡Oh, mi pálido niño!

Tan humilde era el beso que besaba mis plantas,
con tan honda delicia, con tan límpida queja,
que a medida que el tiempo va pasando y se aleja
lo desean mis plantas.

Te quedabas callado en las tardes de oro
cuando un libro en las manos me ponía tristeza,
y luego en mis rodillas caía tu cabeza
como un copo de oro.

Entonces de tu alma ascendían perfumes
hasta el alma cansada que agobiaba mi pecho...
¡Oh, tu alma...tan fresca como rama de helecho!
Ascendía en perfumes.

Niño que yo adoraba...Oh tus lágrimas blancas
que regaban copiosas la palabra imposible,
fui tu hermana discreta, niño triste y sensible
de las lágrimas blancas.

Como a tí no amé a nadie, niño dulce y sombrío
que lloraste en mis brazos mi desvío prudente.
Te amará mi recuerdo inacabablemente,
niño dulce y sombrío.

Vamos hacia los árboles...El sueño
se hará en nosotros por virtud celeste.
Vamos hacia los árboles; la noche
nos será blanda, la tristeza leve.

Vamos hacia los árboles, el alma
adormecida de perfume agreste,
pero calla, no hables, sé piadoso;
no despiertes a los pájaros que duermen.-


EL CLAMOR

Alguna vez, andando por la vida,
por piedad, por amor,
como se da una fuente, sin reservas,
yo di mi corazón.

Y dije al que pasaba, sin malicia,
y quizá con fervor:
-Obedezco a la ley que nos gobierna:
He dado el corazón.

Y tan pronto lo dije, como un eco
ya se corrió la voz
-Ved la mala mujer esa que pasa:
Ha dado el corazón.

De boca en boca, sobre los tejados,
rodaba ese clamor:
-¡Echadle piedras, eh, sobre la cara;
ha dado el corazón!

Ya está sangrando, sí, la cara mía,
pero no de rubor,
que me vuelvo a los hombres y repito:
¡He dado el corazón!-



                                                               Alfonsina Storni


Imágenes: Pinturas de Jhon Bagnold Burgess (Inglaterra, 1829-1897)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

lunes, 18 de noviembre de 2013

Aprendo un camino

                                                            Paloma Palao

Poeta española nacida en Madrid en 1944 y fallecida en un accidente automovilístico en 1986. Licenciada en Derecho por la Universidad de Madrid, abandonó el ejercicio profesional para dedicarse definitivamente a la poesía. Fue profesora de Lengua Española en el Instituto de Cultura. Parte de su obra está contenida en los títulos: "Resurrección de la memoria" (1978), "El gato junto al agua" (1981), "Contemplación del destierro" (1982), "Retablo profano" (1985), "Música o nieve" (1986), etc.


                                             "Esa puerta de mármol, esa losa
                                             que cae sobre mi alma
                                             si ando, donde me voy dejando
                                             nudillos, nudos, manos"  



APRENDO UN CAMINO   poesía de Paloma Palao

Aprendo un camino para que tu pestaña: luz
abierta que no se desboca.
Acudo
a la razón: todo niega
la posibilidad de ser de nuevo
carne en la conjunción de tu memoria.
Barro el dolor, porque busco en mi ventana
la nota
que produzca silencio prometido: escribo
sobre un amor, que no llega;
pero no me despeino
en la nostalgia, porque
la fuente me deja su ruido,
promesa de una necesidad
que se intuye. Contra el dolor
yo tengo mi palabra: firme promesa
de resistir.-


VIVIR EN TU VOZ

Vivir en tu voz,
doblarme
bajo tu párpado, sería necesario
para compensar
el beso
de nieve, la luciérnaga
de esta resurrección imposible. Pero nada
hay un hueco como el agua,
donde el pozo
no es medida, sino acumulación
culpable del vacío, inexistencia
proclamada,
fondo desposeído por su transparencia,
recompensa de mirar
hacia la oscuridad
y hacia dentro.-


NUNCA SABRÁS PRONUNCIAR TU NOMBRE

Nunca sabrás pronunciar tu nombre, hueco
como el vientre que perturba tus sueños.
Tu voz suena herida desde tu cuello
y no hay piedad para tu nostalgia. Vuelta
hacia ti, no eres tú misma, ni es tu pasión,
más que un feliz resultado de tu propia
codicia. La voz que te prestaban los que huían
del sueño, sirve de hueco a tu propia nostalgia.
Tu helada sombra te persigue y los vientos
del desierto
trean tu última imagen.
Desde donde te sueño
las sombras atraviesan tu enigma.
Mi voz no sirve,
más que para recorrer el vacío.
Todos urdimos tu abandono
hasta que la luz fue más viva
que tu propia mortaja. Todos sabemos
que has existido y tu inocencia
nos conmueve en la tumba.
Sin embargo a veces creemos
las lágrimas nos devolverán a los sueños.
Se abre la puerta de la desolación
y el viento nos desvela su enigma.
Ya no hay principio
para tanta ecuación y los ángulos
de los espejos
atraviesan la asfixia.-


EUCALIPTUS

Castiga
su sombra la raíz y en cruel
delirio
el aire rompe
y ama, y embriagado
cede al dolor
la alta y suave cima,
donde la noche,
fugitiva, alerta
vence en mortal delirio
su grandeza.-


                                                                Paloma Palao



Imágenes: Pinturas del artista francés contemporáneo Pascal Chove.-


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda 
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

sábado, 16 de noviembre de 2013

El amor

                                                                    Efraín Huerta

                                                 (Guanajuato, México, 1914-1982)

               
                                                "Es mejor hablar claro y no decir
                                                 que se siente la angustia por sistema.
                                                 Es mejor que te diga: No me olvides
                                                 y si me olvidas dame la fría miseria del final"



EL AMOR   poesía de Efraín Huerta

El amor viene lento como la tierra negra,
como la luz de doncella, como el aire del trigo.
Se parece a la lluvia lavando viejos árboles,
resucitando pájaros. Es blanquísimo y limpio,
larguísimo y sereno: veinte sonrisas claras,
un chorro de granizo o fría seda educada.

Es como el sol, el alba: una espiga muy grande.

Yo camino en silencio
por donde lloran piedras
que quieren ser palomas, o estrellas,
o canarios: voy entre campanas.
Escucho los sollozos de los cuervos que mueren,
de negros perros semejantes a tristes golondrinas.

Yo camino buscando tu sonrisa de fiesta,
tu azul melancolía, tu garganta morena
y esa voz de cuchillo que domina mis nervios.
Ignorante de todo, llevo el rumbo del viento,
el olor de la niebla, el murmullo del tiempo.

Enséñame tu forma de gran lirio salvaje:
cómo viven tus brazos, cómo alienta tu pecho,
cómo en tus finas piernas siguen latiendo rosas
y en tus largos cabellos las dolientes violetas.

Yo camino buscando tu sonrisa de nube,
tu sonrisa de ala, tu sonrisa de fiebre.
Yo voy por el amor, por el heroico vino
que revienta los labios. Vengo de la tristeza,
de la agria cortesía que enmohece los ojos.

Pero el amor es lento, pero el amor es muerte
resignada y sombría: el amor es misterio,
es una luna parda, larga noche sin crímenes,
río de suicidas fríos y pensativos, fea
y perfecta maldad hija de una Poesía
que todavía rezuma lágrimas y bostezos,
oraciones y agua, bendiciones y penas.

Te busco por la lluvia creadora de violencias,
por la lluvia sonora de laureles y sombras,
amada tanto tiempo, tanto tiempo deseada,
finalmente destruída por un alba de odio.-



ERES, AMOR, EL BRAZO CON HERIDAS

Eres, amor, el brazo con heridas
y la pisada en falso sobre un cielo.
Eres el que se duerme, solitario,
en el pequeño bosque de mi pecho.
Eres, amor, la flor del falso nombre.

Eres el viejo llanto y la tristeza,
la soledad y el río de la virtud,
el brutal aletazo del insomnio
y el sacrificio de una noche ciega.
Eres, amor, la flor del falso nombre.

Eres un frágil nido, recinto de veneno,
despiadada piedad, ángel caído,
enlutado candor de adolescencia
que hubiese transcurrido
como un sueño.
Eres, amor, la flor del falso nombre.

Eres lo que me mata, lo que ahoga
el pequeño ideal de ir viviendo.
Eres desesperanza, triste estatua
de polvo nada más, de envidia sorda.
Eres, amor, la flor del falso nombre.-



                                                                   Efraín Huerta





Imágenes: Pinturas del artista español José Miguel Román Francés.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio


jueves, 14 de noviembre de 2013

Armonía

                                                             Piedad Bonnet

Poeta, novelista, dramaturga y traductora colombiana nacida en Amalfi, Antioquia, en 1951. Es Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Los Andes. Por su primer libro de poesía "De Círculo y Ceniza" publicado en 1989, recibió mención de Honor en el Concurso Hispanoamericano de Poesía Octavio Paz. Entre sus publicaciones también se destacan: "El hilo de los días" (1994), "Explicaciones no pedidas" (2011) Premio Casa de las Américas, "Nadie en casa (1994), "Todos los amantes son guerreros" (1998), "Tretas del débil" (2004), etc.



                                       "No insistas. Alguien allá a lo lejos
                                       está matando el sueño.
                                       Alguien allá a lo lejos
                                       acaba con él mismo"


ARMONÍA    poesía de Piedad Bonnet

Oye cómo se aman los tigres
y se llena la selva con sus hondos jadeos
y se rompe la noche con sus fieros relámpagos.
Mira cómo giran los astros en la eterna
danza de la armonía y su silencio
se puebla de susurros vegetales.
Huele la espesa miel que destilan los árboles,
la leche oscura que sus hojas exudan.
El universo entero se trenza y se destrenza
en infinitas cópulas secretas.
Sabias geometrías entrelazan las formas
de dulces caracoles y de ingratas serpientes.
En el mar hay un canto de sirenas.
Toca mi piel,
temblorosa de ti y expuesta a las espinas,
antes de que el ritmo de mi sangre calle,
antes de que regrese al agua y a la tierra.-


ASEDIO

No me culpes.
Por rondar tu casa como una pantera
y husmear en la tierra tus pisadas.
Por traspasar tus muros,
por abrir agujeros para verte soñar.
Por preparar mis filtros
vestida de hechicera
por recordar tus ojos de hielo mientras guardo
entre mis ropas un punzón de acero.
Por abrir trampas
y clavar cuchillos en todos tus caminos.
Por salir en la noche a la montaña
para agitar tu nombre
y por manchar con él los blancos paredones
de las iglesias y los hospitales.
Hay en mí una paloma
que entristece la noche con su arrullo.
Mi noche de blasfemias y de lágrimas.-


 AQUÍ DIJISTE...

Aquí dijiste:
"son hermosos
los ojos húmedos de los caballos".
Y aquí: "me encanta el viento".
Desando yo tus pasos, revivo tus palabras.
Y te amo en la baldosa que pisaste,
en la mesa de pino
que aún guarda la caricia de tu mano,
en el estropeado cigarrillo
olvidado en el fondo de mi bolso.
Recorro cada calle que anduviste
y sé
que amaste este abedul y esta ventana.
Aquí dijiste:
"así soy yo,
como esa música
triste y alegre a un mismo tiempo".
Y te amo
en el olor que tiene mi cuerpo
de tu cuerpo,
en la feliz canción
que vuelve y vuelve y vuelve a mi tristeza.
En el día aterido
que tú estás respirando no sé dónde.

En el polvo, en el aire,
en esanube
que tú no mirarás,
en mi mirada
que te calcó y fijó en mi más triste fondo,
en tus besos sellados en mis labios,
y en mis manos vacías,
pues eres hoy vacío
y en el vacío te amo.-


                                             
                                                                 Piedad Bonnet




Imágenes: pinturas del artista colombiano Santiago Cárdenas  (Bogotá, 1937)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda 
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Alrededores de la luz

                                                          Eloy Sánchez Rosillo

Poeta español nacido en Murcia en 1948. Profesor de Literatura Española  en la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia. Obtuvo, entre otros, el Premio Adonais 1977 por su libro "Maneras de estar solo", también publicó "Páginas de un diario" (1981), "Elegías" (1984), "Autorretratos" (1989) y dos recopilaciones de toda su poesía escritas entre 1989 y 1995, donde lo muestra como un poeta depurado y maduro. Es colaborador permanente de numerosas revistas literarias.


                                       "Y ahora cállate. No dejes que a tus labios
                                        se asomen nunca más las palabras que hoy
                                        has dicho por última vez.
                                        Guarda la voz"



ALREDEDORES DE LA LUZ   poesía de Eloy Sánchez Rosillo



Casi sin ver la realidad del día
ni la certeza de su claridad,
ando en busca   de ti, de los vestigios
de unos años, de un mar, de unos lugares.
Porque la sombra avanza y los astros escriben
sus órdenes fatales en mi frente,
y es triste a solas proseguir la angustia
de los caminos que iniciamos juntos.

Pensar un cuerpo es inventar la noche
de las islas perdidas, el fulgor
olvidado en los brazos de la hierba.
Es difícil ahondar en el silencio,
llenar de amor el hueco que el instante
abre en el grito son quente pronuncio.

No escucho la presencia de tus pasos
vigilando la herida de los versos escritos
ni el temblor desolado de la tarde
deja en mi voz el pozo transparente
de lo que ardió y se fue y es ya elegía.

Seguir es regresar, volver al borde
del lecho aquel, de la blancura en llamas.
La soledad me dicta letras anochecidas
y las horas se duermen en el pulso del tiempo.

Vuelve a llamarme. Esparce tus designios
en las proximidades de otra hoguera.
Se acabará el sonido del invierno,
la mirada extendida, la sed de las palabras
El deseo que recuerda el color de unos ojos
descansará en la tierra que conoce.
Las calles arderán a mediodía
y cantará la luz entre mis manos.-


TARDE DE JUNIO

Ahora juntos, vivimos la hermosura
de esta tarde de junio,
al conocimiento de la verdad del amor,
a la gran llamarada del encuentro.
Ahora sabemos que toda la alegría
cabe en el mundo breve de esta habitación,
en el espacio ardiente de este lecho.
La luz cansada del atardecer
dibuja sobre el tiempo islas doradas.
En un rincón del cuarto
brilla la enredadera de la música.
Un viento súbito sacude nuestros cuerpos
y lo olvidamos todo.
Después regresan las miradas lentas,
los gestos satisfechos, las sonrisas.
Y luego contemplamos en silencio
con qué dulzura va cayendo la noche
sobre la indiferente ciudad que nos rodea.-


TIERRA DE LA SOLEDAD

Con el tiempo los cuerpos se acostumbran
a caminar completamente solos
sobre la tierra de la soledad.
Las vagas sensaciones, los recuerdos
de los lugares en los que encontramos
a alguien con quien hablar, a alguien que
escuche
nuestras palabras mientras cae la tarde,
se van borrando lentamente, como
huellas que el viento apaga y desordena.
Y el eco tibio del antiguo encuentro
no persiste en la voz, en el lenguaje
con que aprendimos a nombrar las cosas.
Sólo queda la noche. Y nos perdemos
en el largo silencio de las calles
vacías. Y al llegar la madrugada
sentimos frío y respiramos muerte.-


                                                       Eloy Sánchez Rosillo




Imágenes: Pinturas del artista portugués contemporáneo, Luis Alves.-

  
Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

martes, 12 de noviembre de 2013

Amiga te contemplo

                                                             Anibal Nuñez 

Poeta español nacido en Salamanca en 1944 y fallecido en 1987. Estudió Filología Francesa en la Universidad de Salamanca. A pesar de su muerte temprana dejó una importante obra poética y un gran archivo de traducciones de poetas como Rimbaud, Mallarmé, Nerval, Eugenio de Andrade, etc. Publicó, entre otros, "Estampas de Ultramar", "Clave de los tres reinos", "Fábulas domésticas", "Alzado de la reina", "Taller del hechicero", "Cristal de Lorena",etc.


                                       "Náyade imperceptible emerges poco antes
                                       del desayuno en sueños imposibles
                                       de guardar en las páginas del libro
                                       de cabecera. Sota de la baraja rota"



AMIGA TE CONTEMPLO MIENTRAS SUENA   poesía de Anibal Nuñez



tus dos trenzas nostálgicas
del colegio de monjas caserón
donde el amor tendiera sus acechos
en los libros de misa las señales
que te dejó en la frente varicela
te veo la boca amor acantilado
donde rompe tu voz...
y como veo también
las señales del tiempo consumido a mi lado
-la música cesó- recojo la mirada
y la vuelvo pasando por tu brazo
por tu muñeca donde son
las siete de la tarde
y la llevo hasta el cielo inanimado
que hoy amenaza lluvia.-


ÁNGEL EN TRES LUGARES

Espera en aquel banco
que llegue hasta ella un ángel
                             -soy el único
(y no soy de este mundo)
que se sienta a su lado y no pregunta nada-.

vuelve y ya no está ella:
y le hace reverencias a su ausencia brillante.-


ENCUENTROS

Tibio yeso tus ojos tienden sobre
mi corazón en ruinas: rapidísima
reconstrucción de un templo a ti advocado.-


EPITAFIO PARA LA FOTO DEL BAILE

Un fotógrafo fue quien tomó, al vuelo
de los pasos de rock, como un espía
de convenios de amor, la simetría
reciente de tú y yo: baile en un cielo.

Ya frente a la inminencia del pañuelo
del adiós prometimos: sólo había
que esperar que picase en el anzuelo
la hora de recobrar la compañía.

Mas todo se ha quedado en el tintero:
nuestro común proyecto de alegría
y en el concertado rumbo compañero.

Hoy yace nuestra fiel fotografía
en un cajón -yo fui el sepulturero-:
6 x 9 de muerte de aquel día.-


GORMAZ A SANGRE Y FUEGO

1
Soterradas semillas
cenizas hácense
bajo cimientos rotos

2
Gesto de la doncella
en quebradizos pomos;
sangre la mano de los asaltantes

3
Harina calcinada.
impronta de azulejos,
huella de las vasijas;
el perfume voló cuando entraron los cuervos

4
Bóveda del aljibe;
los jóvenes cadáveres
por el brocal cayeron

5
Recogidas señales
para bajar al río
un día sin merodeos
que no llegó.-


                                                                 Anibal Nuñez



Imágenes: Pinturas del artista francés Louis Anquetin.


Una publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio