Páginas vistas en total

jueves, 24 de octubre de 2013

Siempre

                                                                Maruja Vieira

Poeta colombiana nacida en Manizales en 1922. Se ha desempeñado además como periodista y catedrática de la universidad. De una extensa obra poética, merecen  destacarse sus libros: "Sombra del amor", "Palabras de la ausencia", "Mis propias palabras", "Tiempo de vivir", "Campanario de lluvia", "Los poemas de enero", etc. Ha publicado, además, en periodicos y revistas literarias de prácticamente toda latinoamérica.


                                                     "yo me creía sola
                                                     pero estabas aquí.
                                                     El amor
                                                     le arrancó tu mirada a la muerte"


SIEMPRE   poesía de Maruja Vieira


Siempre regresas.
Para ti no hay tiempo
ni tiene oscuros límites la tierra.
Siempre vuelves.
Y siempre estoy aquí, esperando tus manos,
llenándome de sueños como de lluvia un árbol.
No hay nada diferente. Todo es igual y puro
cuando vuelves.
No han pasado los días ni he sufrido.
Estoy sola,
con el corazón limpio como una fuente nueva.
Tengo otra vez palabras y caminos
y contigo regresan las brisas y las estrellas.
Regresan las campanas y los pájaros,
me devuelves la música, el murmullo
de los ríos lejanos,
la claridad del monte,
la perfecta verdad de que te amo.-


PARA TI NO HAY PALABRAS

Para ti no hay palabras.
Hay sólo mudas páginas en blanco
y este lento caer
de las manos inútiles
que olvidaron y hallaron
letras
sueños
y árboles.

Hubo palabras antes.
Cuando el mar,
cuando el grito luminoso
de los últimos faros.

Para ti sólo hay tiempo,
no hay ´palabras.
Y el tiempo es infinito.-


LUZ DE SEPTIEMBRE

En la luz de septiembre
estoy buscándote.
Era una madrugada de campanas
que me ilumina todavía el alma.

Todo el amor del mundo
inundaba tus ojos.
Era un claro septiembre
de azahares.

Tu mano firme y cálida,
en mi mano.
Tus labios en mi frente
¡y todo era tan frágil!

Como un hilo de sol
entre la lluvia.
Como el perfume de una rosa blanca.

Sobre mi cobardía
y mi derrota
gira el mundo implacable.

Te seguiré buscando,
como siempre,
en mi septiembre
solitario.-


ÚLTIMA LLAMA

Por qué lloras?

Porque anoche a mi lámpara
la apagó un viento amargo.

Qué buscas en la sombra?
La sombra de unas manos,
unas manos desnudas que se alzan
contra vientos de fuego
y los enlazan
y retuercen sus uñas malhirientes.
Unas manos que nacen
en el cauce del río de la infancia
y crecen en los árboles
y vuelan con el ala de los pájaros.

Quién apagó tu lámpara?

No importa.
Hoy he vuelto a encenderla
con la última llama.-



                                                                     Maruja Vieira





Imágenes: pinturas del artista Félix Edouard Valloton  (Suiza, 1865-1925)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario