Páginas vistas en total

martes, 1 de octubre de 2013

A un gato

                                                            Jorge Luis Borges

                              (Buenos Aires, Argentina, 1899- Ginebra, Suiza, 1986)


                                       "Ya no es mágico el mundo. Te han 
                                       dejado.
                                       Ya no compartirás la clara luna
                                       ni los lentos jardines: Ya no hay una
                                       luna que no sea espejo del pasado"   


A UN GATO

No son más silenciosos los espejos
Ni más furtiva el alma aventurera;
Eres, bajo la luna, esa pantera
Que nos he dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
Divino, te buscamos vanamente;
Más remoto que el Ganges y el
poniente,
Tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
Caricia de mi mano.
Has admitido,
Desde esa eternidad que ya es olvido,
El amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás.
Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.-


ALHAMBRA

Grata la voz del agua
a quien abrumaron negras arenas,
grato a la mano cóncava
el mármol circular de la columna,
gratos los finos laberintos del agua
entre los limoneros,
grata la música del zéjel,
grato el amor y grata la plegaria
dirigida a un Dios que está solo,
grato el jazmín.

Vano el alfanje
ante las largas lanzas de los muchos,
vano ser el mejor.
Grato sentir o presentir, rey doliente,
que tus dulzuras son adioses,
que te será negada la llave,
que la cruz del infiel borrará la luna
que la tarde que miras es la última.-


AMOROSA ANTICIPACIÓN

Ni la intimidad de tu frente clara
como una fiesta
ni la costumbre de tu cuerpo, aún
misterioso
                               y tácito de
niña,
ni la sucesión de tu vida asumiendo
palabras o silencios
serán favor tan misterioso
como mirar tu sueño implicado
en la vigilia de mis brazos.
Virgen milagrosamente otra vez por la
virtud absolutoria
                                           del
sueño,
quieta y resplandeciente como una
dicha que
                                          la
memoria elige,
me darás esa orilla de tu vida que tu
misma no tienes.
Arrojado a quietud,
divisaré esa playa última de tu ser
y te veré, por primera vez, quizá,
como Dios ha de verte,
desbordada la ficción del Tiempo,
sin el amor, sin mí.-




                                                         Jorge Luis Borges






Imágenes: pinturas del artista italiano, de padres austríacos, Eugene De Blaas (1843- 1931)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario