Páginas vistas en total

miércoles, 26 de junio de 2013

Entonces

                                                           César Brañas

Poeta, novelista, periosista y crítico literario nacido en Guatemala en 1899 y fallecido en 1976. Su labor periodística en el diario El Imparcial fue de gran importancia para la literatura de su país . Es autor de más de veine libros de poesía, entre ellos: "Viento negro" (1938), "Figuras en la arena" (1941), "Zarzamoras" (1957), "Jardín murado" (1957), "El cerro de fuego" (1959), , "Cancionerillo de octubre" (1966), etc. Legó su inmensa biblioteca a la Universidad de San Carlos de Guatemala, su obra fue una de las más consistentes y valiosas de las letras de Centro América.


                                             "si quieres encontrarme no me sigas
                                             en mi desamparado movimiento,
                                             guárdate de la flor de mis fatigas 
                                             y del dictamen de mi desaliento"



ENTONCES   poesía de César Brañas

Ese día que esperas temeroso,
vendrá. Te irás pausado, y otros seres
ocuparán tu espacio. En tu reposo
escucharás la risa de las mujeres

nuevas, el renovarse silencioso
de cuanto vive, y sentirás que mueres
de nuevo en todo día victorioso,
que otra vez dejas sueños y placeres.
Crepitará la dicha en torno tuyo,
ignorarán los hombres lo que fuiste
y no podrán, desde su vida, verte.

Tú los verás, en el delirio suyo,
aproximarse ciegos a la muerte,
y en tus cenizas estarás más triste.


PENSAMIENTO DESPUÉS DEL CINE

Con violetas de los cines en las ojeras
y nostalgia de estanque en los ojos,
de estanque con lotos,
definitivamente en el amor naufragas,
isla flotante de pluma y nardo
en un mar de cabezas desoladas
y de huraños deseos.

Haces pensar nómade y frágil en mis manos y tan remota
en los caballos de las películas
que corren, que corren, que corren
miles de miles de millas de celuloide
para salvarte,
para salvarte del rapto de los bandoleros
que te llevan en el pavés de sus deseos,
y entregarte al fin incólume
como el sueño de una niña de cristal y malva
al héroe impecable de las películas.

Haces pensar en los peligros erizados de montañas,
de montañas de cartón que en las películas
sorprenden con minas de secretos y bandidos galantes,
aptos para el aplauso en flor de la galería.
Haces pensar en los incendios de bosques,
que se apagan en un beso de salvamento,
y en los raudales en que se precipita
la fuga de una barca perseguida
que a los pies del milagro se detiene,
y en las carreras de aeroplanos
que hincan certeras flechas de aluminio
en el corazón espeluznante del vacío,
y en las locomotoras que pasan
sobre las cabezas de los espectadores
laminando un grito de ficticias muertes.

Te desvaneces en un suspiro
y en un relámpago te amplías,
te amplías desmesuradamente
como la muerte.
El brazo, para ceñirte, circunvala
el mundo. La luz, para recrearte
se tortura en los obturadores
burlando vigilancias de
directores siniestramente irreales.
Marchas a mi lado  no te siento,
urdida mentira de los cines,
viviente sólo a clareadas de luz y azogue:
en el deseo florecido,
y en la instantánea retina del recuerdo.-


APRENDIZAJES

Si tuve en los caminos insensato
afán de regresar, y si del viaje
no me quedó sino el amable dato
de algún humilde ocasional paraje;

si el mar me dio tan sólo el inmediato
goce de la canción de su oleaje,
montaña, cielo y mar en su arrebato
me enseñaron su pítico lenguaje.

Mi aprendizaje fue harto sencillo,
de ciego que no ungió de lazarillo;
cuando buscaba en mí mismo escondía;

para cumbres y mar mi desencanto,
para caminos mi melancolía,
¡que todo regresaba, en mí, a mi llanto!.-


                                                                  César Brañas




Imágenes: pinturas del artista chileno Camilo Mori (1896-1973)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario