Páginas vistas en total

lunes, 10 de junio de 2013

Debe existir

                                                            Carlos Barbarito

Poeta argentino nacido en Pergamino en 1955. Su obra literaria comprende diecisiete libros de poesía y dos de crítica de artes plásticas. Fue galardonado con el Premio Fondo Nacional de las Artes, Premio Dodero de la Fundación Argentina para la Poesía, Premio Bienal de Crítica de Arte "José Feinsilber", entre otros. "Poesía quebrada" (1984), "Teatro de lirios" (1985), "Éxodos y trenes" (1987), "Páginas del poeta flaco" (1988), "Parte de entrañas" (1991), "Bestiario de amor" (1992), etc. son parte de su obra poética que está traducida, al inglés, francés, portugués, catalán y holandés.-


                                    "Qué somos al final de los días, 
                                    cuando cada cosa enmudece y se encoge.
                                    Nadadores, tal vez, pero en un agua
                                    que se va quedando de a poco sin sustancia"



DEBE EXISTIR UN MODO, UNA FORMA   poesía de Carlos Barbarito

Debe existir un modo, una forma
de recoger lo perdido,
de apropiarse de todo aquello
que devino externo, separado.
Pero, cómo superar lo que uno es,
la bruma que uno es,
la vaguedad que a uno lo habita.
Cómo, me pregunto,
tornar sólido lo que el día licua
mientras paso, como tantos otros,
de la luz a la sombra
y de la sombra a la luz
mientras los pájaros anidan
en techos que la lluvia y el viento,
inexorables, desgastan.
A la voz acude una gota que cae,
un párrafo difuso
un humo que oscurece el vidrio,
un sabor neutro, sin espesor, en la boca.
Debe existir, en tierras lejanas y altas,
otra manera de calzarse,
de abrir la puerta,
de correr la cortina para ver el cielo,
de dormir, soñar y despertar.-



SI LE ACERCARAN UN COBERTOR, UN BÁLSAMO...


Si le acercaran un cobertor, un bálsamo,
un capítulo sin dolencia ni crispación,
un vientre de recobrada pubertad,
una espalda blanca capaz de soñar y despertar
sobre el lado celeste de la piedra,
sobre el lado terreno de la lluvia.
A qué nacer con sal en lo lastimado,
con lenta nuerte que el dolor devana;
a qué acudir en días de vinagre,
de gusano perforador del pan,
de cuartos rotos, de horas harapientas
en los que la única rueda que gira
es la que mueve el cobayo,
en los que la única visión
es la de escarcha a la que nada raspa.
Lo sé, qué lejos, ahora, su hambre infinita.
Si le procuraran una voz repujada,
una sólida viga en su techo,
un renovado despertar
con vista al amor, el alba, los gorjeos...


***********************************

¿Morir? No se navega en barco
de piedra, no se calienta la carne
con nieve. Pero es apenas
un salto, un momento difuso,
un pequeño escombro de estrella;
apenas un botón, un resquicio,
una sal, una gota de aguarrás.
En pleno cuerpo, perder minutos,
párpados, lágrimas.
Y ya no tener oídos para el gallo,
nariz para el alcanfor,
menos para lo que cae o se derrama.
Entonces es otro o ninguno el deseo,
el desierto se estira, y no llueve.-



                                                           Carlos Barbarito    






Imágenes: pinturas del artista contemporáneo de Colombia Alfredo Araújo Santoyo.



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

2 comentarios: