Páginas vistas en total

jueves, 13 de junio de 2013

Ahora te quiero

                                                                 Pedro Salinas
                                                    (Madrid, 1891- Boston, 1951)


                                                    "Esta noche te cruzan
                                                    verdes, rojas, azules, rapidísimas
                                                    luces extrañas por los ojos.
                                                    ¿Son luces de tu alma, si te miro?"



AHORA TE QUIERO   poesía de Pedro Salinas


Ahora te quiero,
como el mar quiere a su agua:
donde fuera, por arriba,
haciéndose sin parar
con ella tormentas, fugas,
albergues, descansos, calmas.
¡Qué frenesí es quererte!
¡Qué entusiasmo de olas altas,
y qué desmayos de espuma
van y vienen !Un tropel
de formas, hechas, deshechas,
galopan desmelenadas.
Pero detrás de sus flancos
está soñándose un sueño
de otra forma más profunda
de querer, que está allá abajo:
de no ser ya movimiento,
de acabar este vaivén,
este ir y venir, de cielos
a abismos, de hallar por fin
la inmóvil flor sin otoño
de un quererse quieto, quieto.
Más allá de ola y espuma
el querer busca su fondo.
Esta hondura donde el mar
hizo la paz con su agua
y están queriéndose ya
sin signo, sin movimiento.
Amor
tan sepultado en su ser,
tan entregado, tan quieto,
que nuestro querer en vida
se sintiese
seguro de no acabar
cuando terminen los besos,
las miradas, las señales.
Tan cierto de no morir,
como está
el gran amor de los muertos.-


CUANDO TÚ ME ELEGISTE

Cuando tú me elegiste
-el amor eligió-
salí del gran anónimo
de todos, de la nada.
Hasta entonces
nunca era yo más alto
que las sierras del mundo.
Nunca bajé más hondo
de las profundidades
máximas señaladas
en las cartas marinas.
Y mi alegría estaba
triste, como lo están
esos relojes chicos,
sin brazo en que ceñirse
y sin cuerda, parados.
Pero al decirme: "tú"
a mí, sí, a mí, entre todos-,
más alto ya que estrellas
o corales estuve.
Y mi gozo
se echó a rodar, prendido
a tu ser, en tu pulso.
Posesión tu me dabas
de mí, al dármelo tú.
Viví, vivo. ¿Hasta cuándo?
Sé que te volverás
atrás. Cuando te vayas
retornaré a ese sordo
mundo, sin diferencias,
del gramo, de la gota,
en el agua, en el peso.
Vuelto al osario inmenso
de los que no se han muerto
y ya no tienen nada
que morirse en la vida.-


                                                                       Pedro Salinas 






Imágenes: Pinturas del artista contemporáneo de Serbia, Berber Mersad.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario