Páginas vistas en total

sábado, 8 de diciembre de 2012

Condena

                                             Renée Ferrer, poeta y novelista paraguaya nacida en Asunción en 1944. Es Doctora en Historia por la Universidad Nacional de Asunción. Entre su obra poética se encuentran los libros: "Hay surcos que no se llenan" (1965), "Voces sin réplica" (1967), "Cascarita de nuez" (1978), "Desde el cañadón de la memoria" (1982), "Galope" (1983), "Campo y cielo" (1985), "Peregrino de la eternidad y sobreviviente" (1985), "Nocturnos" (1988), "Viaje a destiempo" (1989), etc. La obra de Renée Ferrer, matizada con un marcado lirismo sensual, ha sido incluída en numerosas antologías de poesía y narrativa y parte de su poesía traducida al inglés y francés.


                             "Una lluvia se larga a murmurar
                             por parajes desiertos
                             y en mi almohada se queda
                             tiritando el deseo"


CONDENA   poesía de Renée Ferrer

Húmeda y germinada en el deseo,
extraña ante un perfil que desconozco,
cierro puertas,
clausuro el país de la fiebre.

Las personas que amo me ven partir;
se quedan con mi cáscara baldía.

Soy un navio
con el timón varado frente al risco
desde donde despeño la palabra,
prisionera de muros caducos
que asedia un vendaval estéril.

Detrás del empellón del pensamiento
se yerma mi surco de ternura.
Soy un mármol que niega
el beso elemental,
el dulce instante,
prodigando alabanzas
al verbo:
mi verdugo.-


CIFRA

Cómo el dolor me abre el deseo.

Tenderme a la vera de tu cuerpo
sospechando las ansias,
los temblores,
ornar con flores robadas
el puente de nuestro aliento
intercambiando besos,
trozos de tiempo.

El sol se nos metió en los dedos
haciendo borbotar
el caldo del encuentro.

Al instante le crece permanencia.

Tu latido dialoga con mi pena
que sin nosotros notarlo
se ha disuelto.

Todo sucumbe al punto, sin embargo,
y vuelvo a ser
una cifra cualquiera en un cuaderno.-




                                SABOR

                                Sobre la lengua
                                la memoria salada de tus ojos
                                y los zumos del beso.

                                Sobre los pliegues de la lengua
                                el desolado gusto de la ausencia,
                                la candente sazón de nuestro aliento.

                                Sobre la penumbra de la lengua
                                no tanto la dulzura entrelazada
                                sino el ácido febril del mordisqueo.

                                Sobre mi lengua alfarera
                                la posta de tus ojos insomnes,
                                el largo itinerario de tu cuerpo.

                                Sobre la lengua
                                el metálico sabor de tu deseo.-


REQUISITOS

Morder
la seda rosa de tu piel
hasta el carozo del deseo
y quedarme con el zumo
entre los labios.

En las llamaradas del leño
seguir
la biografía de un poema
la trémula complicidad
de los acordes.

Y oír
en la posada del encuentro
las exigencias del alma
como un sol descorazado
y compañero.-



                                                             Renée Ferrer


Imágenes: pinturas e ilustraciones del artista inglés contemporáneo Tom Bagshaw.


quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio




No hay comentarios:

Publicar un comentario