Páginas vistas en total

jueves, 6 de diciembre de 2012

Aire viciado

                                                   Rafael Espejo, poeta y crítico literario nacido en Palma del Río, España en 1975. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Granada, fue profesor de español para extranjeros. Su obra poética se inició en 1995 con "El Círculo vicioso" finalista del "Premio García Lorca", posteriormente publicó "Con" (1999), "El vino de los amantes" ganador del Premio Hiperión en 2001 y finalista del Premio "Ojo Crítico" en el mismo año. Con su libro "Nos han dejado solos", obtuvo el "IX Premio Internacional de Poesía Emilio Prados" en el 2008.  Ha sido incluído en diversas antologías y parte de su obra traducida al inglés, francés y portugués.


                                 "Saber menos aún,
                                 desabrazarle al yo sus anillos
                                 confundir mis ideas con luciérnagas
                                 intranscendentes"


AIRE VICIADO  poesía de Rafael Espejo

Cuando nos falta fe para cremar la tarde
sostengo con el índice la llama de una vela;
y a esa luz palpitamos
de sombra en la pared,
pero no nos abriga.
Como no hacen hogar las mecedoras
(por más que ralenticen el tiempo de tenernos),
ni la mesa camilla, ni el frufrú de las manos,
los libros, la quietud, los días por venir.

¡Qué pozo del amor no quiere aquí asentarse?

Ven,
vamos a abrir la puerta.
No precisamos techo para hacer pie,
miralo así:
tampoco tienen un lugar las nubes
pero pasan.
Y cuando acaso alguna se equivoca,
o queda rezagada,
o el viento la desvía,
no importa, también pasa.-


DE AMIGA

Quien esconde un amor,
quien va celosamente almacenando
entre algodones la semilla nueva,

se desvela hacia adentro,
se desvela
como brilla la luna al mediodía.-




                                EL BESO

                                Un dedo masculino y corazón
                                surca las languideces de esos labios
                                débilmente entreabiertos.

                                Se siente un leve soplo.

                                Tras los ojos cerrados
                                cada cual imagina el lento beso
                                que comienza a brotar.

                                Saborean. Demoran el deseo.

                                Los amantes quisieran comprobar la emoción
                                desde el cuerpo del otro,
                                fingen que fingen.

                                Quieren hacer un beso
                                que la lluvia de tiempo no erosione.
                                Que permanezca mínimo y total.

                                El beso que han soñado tantas veces.

                                Y cuando al fin comparten la saliva
                                 les queda la impresión
                                 de haber equivocado algún detalle.-


LA RUEDA

Mientras duermo algún sueño
en la sabana
una presa sucumbe a su depredador.
Aquí es noche. Allí día.

Se despereza el mar a cada ola,
las dunas del desierto no encuentran acomodo.

Si alguien colma su sed,
alguien se desahoga entre memorias tristes.

Huye una nube
                           (flota,
se invierte en ese charco),
está volviendo.

La flor depunta tersa,
se ruboriza el viejo por seguir siendo mundo.

Todo comienza ahora. Todo acaba.-


                                                    Rafael Espejo


Imágenes: pinturas del artista argentino contemporáneo Eduardo Ungar





quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

No hay comentarios:

Publicar un comentario