Páginas vistas en total

jueves, 27 de octubre de 2011

¡Que es nadie la muerte si va en tu montura!

Rafael Alberti, a 12 años de su muerte.
          
                                               "Las tierras, las tierras, las tierras de España
                                                las grandes, las solas desiertas llanuras.
                                                Galopa, caballo cuatralbo,
                                                jinete del cielo al sol y a la luna.
                                                ¡A galopar, a galopar,
                                                hasta enterrarlos en el mar!
                                                Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie
                                                que es nadie la muerte si va en tu montura.
                                                Galopa caballo cuatralbo,
                                                jinete del pueblo,
                                                que la tierra es tuya."

   Rafael Alberti (Puerto de Santa María, 1902-1999). Poeta español, miembro de la Generación del 27. Está considerado uno de los mayores literatos de la Edad de Plata de las letras españolas. Tras la Guerra Civil de su país, se exilió debido a su militancia en el Partido Comunista. Este largo exilio lo llevó por París, Buenos Aires donde nace su hija Aitana, Córdoba (Villa Totoral), Punta del Este y Roma, en todos estos sitios publica incansablemente. Regresa a España en 1977, después de la muerte del dictador Franco. Es elegido diputado por el Partido Comunista. Publica casi cincuenta libros a lo largo de su extensa vida. Le fue concedido el Premio Cervantes en 1983 y el Roma de Literatura en 1991. Renunció al otro gran galardón de las letras españolas, el "Principe de Asturias", debido a sus fuertes convicciones republicanas.
Murió en el mismo pueblo que lo vió nacer a los 97 años, el 28 de octubre de 1999. Sus cenizas fueron esparcidas en el mar de su infancia.

 A NIEBLA, MI PERRO

"Niebla" tu no comprendes: Lo cantan tus orejas,
el tabaco inocente, tonto, de tu mirada
los largos resplandores que por el monte dejas,
al saltar, rayo tierno de brizna despeinada.
Mira esos perros turbios, huérfanos, reservados,
que de improvisto surgen de las rotas neblinas,
arrastran en sus tímidos pasos desorientados
todo el terror reciente de su casa en ruinas.
A pesar de esos coches fugaces, sin cortejo,
que transportan la muerte en un cajón desnudo;
de ese niño que observa lo mismo que un festejo
la batalla en el aire, que asesinarle pudo;
a pesar del mejor compañero perdido,
de mi más que tristísima familia que no entiende
lo que yo más quisiera que hubiera comprendido,
y a pesar del amigo que deserta y nos vende;
              "Niebla" mi camarada,
aunque tu no lo sabes, nos queda todavía,
en medio de esta heroica pena bombardeada,
la fe, que es alegría, alegría, alegría.-

ATENTADO

Robada por un pez de acero y lona,
tú, sin malló, dormida,
diste con una estrella que, escondida,
rondaba a Barcelona.
¡Susto en la luz! Teléfonos fundidos.
A los timbres, disparos.
El giratorio idioma de los faros,
los vientos detenidos.
Y una voz, buzo negro, disfrazada
y en taxi, solicita
volarte el corazón con dinamita.
Más tu ilesa, sin nada.-

                                  Rafael Alberti

Imágenes: pinturas cubistas de Pablo Picasso, gran amigo del poeta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario