Páginas vistas en total

sábado, 22 de octubre de 2011

El mar y dos visiones distintas

La literatura de todos los tiempos ha encontrado en el mar, un tema recurrente, casi como el amor, la muerte o la vida misma. Distintos poetas lo han alabado en sus versos, basta recordar, de los modernos a Pablo Neruda que hizo del mar una inagotable fuente de inspiración para sus obras. En la antigüedad, muy allá lejos, unos 1200 años a. C. existieron los pueblos del mar conformado por un grupo de tribus de la Edad de Bronce, que navegaban por la costa oriental del Mediterráneo. La identidad de estos pueblos es un enigma, sólo se sabe a través de la Arqueología que eran pueblos migrantes y que dejaron sus testimonios en piedras con pinturas y dibujos de representaciones bélicas. En esta época, dejan su testimonio dos grandes escritores, entre los muchos que nos han hablado del mar: Octavio Paz y Charles Bukowski. Lo interesante es la mirada tan distinta que tienen del mismo tema.

MAR POR LA TARDE     de Octavio Paz

Altos muros del agua, torres altas,
aguas de pronto negras contra nada,
impenetrables, verdes, grises aguas,
aguas de pronto blancas, deslumbradas.

Aguas como el principio de las aguas,
como el principio mismo antes del agua,
las aguas inundadas por el agua,
aniquilando lo que finje el agua.

Desnudo mar, sediento mar de mares,
hondo de estrellas si de espumas alto,
prófugo blanco de prisión marina
que en estelares límites revienta.

¿qué memorias, qué rocas, islas,
informe confusión de agua y nada,
qué mares, encendidos prisioneros,
dentro de ti, bajo tu pecho, cantan?

¿dónde principias, mar, dónde te viertes?,
¿dónde principias, tiempo, vida mía,
ejército de humo y de mentira,
adónde vas, latido, carne, sueño?


¿dónde te viertes, avidez de nada? 
No soy la piedra que se precipita,
soy su caída, y más, soy el abismo,
el círculo de sombras en que se ahonda.

Tiempo que se congela, mar y témpano,
vampiro de la luna o se despeña:
madre furiosa, inmensa res hundida,
mar que te comes viva las entrañas.-

Octavio Paz

CONOCI A UN GENIO  de Charles Bukowski

Conocí a un genio en el tren
hoy
como de seis años de edad
se sentó a mi lado
y mientras el tren
avanzaba a lo largo de la costa
llegamos hasta el Océano
entonces él me miro
y dijo,
no es hermoso.

fue la primera vez que me
percaté
de ello.-

           Charles Bukowski



quiquedelucio@gmail.com
Twitter@quiquedelucio

1 comentario:

  1. la primera estrofa del de octavio paz tiene identico ritmo al del mar vomitando oleaja. Perfecta.

    ResponderEliminar