Páginas vistas en total

miércoles, 26 de julio de 2017

Tristeza


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.751-



                                                                                                                      Nerea Delgado

Poetisa española, nacida en Valencia en 1993. Es Historiadora del Arte. Con el calor del sol valenciano escribe desde hace años, ha publicado en varios sitios de páginas literarias de internet y en antologías . En 2015 presentó "Tanto en ti"  (Editorial Origami) y posteriormente "La barba de Peter Pan" (Frida Ediciones, septiembre 2016).


                                                                                           "Tienes pinta de tormenta
                                                                                             y aunque siempre me gustó ver llover
                                                                                             la cosa cambia cuando soy yo
                                                                                             el blanco fácil de los rayos"











SE AVECINA TRISTEZA

Esta mañana me he lavado la cara
con agua helada
agua que parecía emanar del corazón de una viuda.

Con las manos mojadas he extendido el brazo
para tomar la toalla
pero no estabas acercándomela.

Joder ¿dónde estabas?
¿quién va a pasarme ahora la toalla?
Estoy condenada a gotear por casa:
principalmente lágrimas
principalmente de pena
desintegrándome por ti.

Qué tortura este ruido
de grito incompleto
de cañería agujereada
de puta satisfecha.

Sin ti está tan vacía esta casa
que el sonido de mi mandíbula
masticando los escasos cereales
que me llevo a la boca
hacen eco por todo el pasillo.

He vuelto a asomarme por la mirilla
(sí, poniéndome de puntillas,
como te gustaba que caminara desde mi habitación
a la tuya
por la noche
los fines de semana en casa de tus padres).
La puerta del ascensor sigue cerrada
la luz de emergencia está encendida,
¿sabrán mis vecinos que me has dejado
colgando del precipicio
y que te has llevado el helicóptero de salvamento?
Qué van a saber,
ellos que ni siquiera saben cómo
se recogen las mierdas de perro
en el portal.

Sigo goteando,
a este paso erosionaré el suelo
y caeré al piso de abajo
matando a la señora Rebeca y
a sus dos nietos
cuyos llantos a la hora de la siesta
no superan a los míos.

La tristeza es un arma
con buenísima puntería
que se dispara por los ojos;
acabo de mirarme en el espejo:
menudo tiroteo.

Ven a secarme la cara, aunque sea
con un delantal.
Ven a pintarme los ojos.
Ven a vaciarme la sal del corazón.

Si fueras tú el que gotea
si fueras tú el de las cascadas en las mejillas
si fueras tú el que llora
pondría mi boca debajo de tu barbilla
como una niña con un tarro de mermelada
vacío
en un día de lluvia.-



INFIERNO

Habla bien de mí cuando vayas al infierno.

Diles que yo tampoco supe atreverme,
que en mi mirada también había algo extraño
con forma de cobardía.
Cuéntales que nunca dejé que me acompañaras
a la parada del autobús,
que siempre quise bailar contigo
pero nunca te lo pedí.

Muéstrales la fotografía en la que salgo dormida
con el cuerpo cansado de quien se ha pasado
la tarde mirando el reloj
pensando cómo hacer algo que finalmente no hizo.

Habla bien de mí cuando vayas al infierno,
diles que fui exactamente igual que tú.-




MI TINTA

Mi tinta es para ti.

No quiero que mi tinta le escriba a otros modos de sonreir.
Mi tinta es para tu modo de sonreír.

Quiero que mi tinta sólo llene tus vasos.
Que se derrame por papeles en blanco que irán a parar al cajón
que tienes debajo de la tele.

Mi tinta es para decirte que no voy a dejar nunca de escribirte.

Es para ti.
Hasta la última gota del bolígrafo con el que escribo poemas
y apuntes de historia romana.-


***

Somos un escaparate en una gran avenida, somos la avenida,
somos quien mira el escaparate
y la piedra que lo atraviesa.
Somos posibilidades.

Tarros de mermeladas en manos de niños
hambrientos y curiosos.
Cajas de galletas al fondo de las estanterías
de ex combatientes de la guerra.

Somos piñatas.

Tanto en ti recoge todos los trocitos que componen
a varias personas y los une para ti

¿y tú, de que te compones?




                                                                                                                  Nerea Delgado



Imágenes: Arte digital contemporáneo








quiquedelucio@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario