Páginas vistas en total

viernes, 7 de julio de 2017

Era el tiempo

Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.738-


                                                                                                                   Carlos Jaramillo

Poeta de Colombia, nacido en Medellín, en 1986. Es estudiante de Filosofía de la Universidad de Antioquia. Ha publicado recientemente el poemario "Extinciones". Fue ganador en 2014 de las becas estímulos al Talento Creativo de la Gobernación de Antioquia.



                                                                                                      "Geometrías en círculos
                                                                                                       los gallinazos
                                                                                                       celebran
                                                                                                       la geometría de la muerte"









ERA EL TIEMPO

Era el tiempo.

Tú dijiste: guárdalo,
entre tus manos que escriben.

Guárdalo en cada ojo
con el que me ves y no ves en la mañana,
con cada esperanza que has perdido
o todavía guardas.

Es el tiempo, dijiste,
ámalo, en cada hora que se abre
para mostrar su vacío.-


***

Hemos abierto nuestra soledad:
las semillas del tiempo
(Horas que crecen en la boca,
como una floración vacía)

Nidos de tristeza
(pájaros de pesar)

Y hemos puesto en la madera,
la fragilidad de las larvas
En el acero,
el orín de la corrosión
Amado la luz al desleírse, noche:
como los cuerpos al entrar en la muerte.

Hemos olvidado la palabra del comienzo
y la palabra del final.-


***

Tiempo en que una hora abre sus manos,
y un hombre cierra, en sí, todas las puertas

(el ángel de la soledad se posó en tu boca).

Mudas a la destrucción,
se agitan las sombras

Todo arderá sin fuego
callará porque no calla

comí parte de mi corazón.-


***

Sé que en la tristeza las palabras
se rompen como los huesos
(no trates de pronunciarlas)

Sé que la muerte teje tus cabellos,
las hebras del río
que llega una hora desapacible,
en que la luz fenece
(un pájaro desespera en su vuelo)

Una hora en que el muerto encuentra un espejo
para mirar su boca:
el llanto de los enmudecidos,
de los que ya no pueden hablar.-


***

Nada, sino esa luz inhabitable
como en la acera un perro muerto
o llevar las vísceras en las manos
y la mirada turbia de quien se fue en la memoria.

Nada, sino esa luz,
de quieta soledad, de blancas alas
danzando en torno a la vacuidad del ser.-


***

Somos un diálogo incesante,
una palabra unida al silencio
desde la raíz)

(Un volverse contra sí mismo).

Días en que hablar,
es escuchar lo perdido.-




                                                                                                                     Carlos Jaramillo 




Imágenes: Pinturas de Carlos Andreucetti







quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario