Páginas vistas en total

martes, 4 de julio de 2017

El miedo


Séptimo año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 2.000 escritores, respetando el derecho de autor.






Publicación N° 1.736-



                                                                                                          Ernestina Elorriaga

Poeta y narradora argentina, nacida en Darregueira, en 1954. Es Educadora Social. Obtuvo, entre otros,  el Primer Premio en Poesía en el Concurso Nacional AIBA, Buenos Aires (1996), Primer Premio Nacional de Poesía Colegio Farmaceútico de Córdoba (2000), Segundo Premio Poesía Concurso Jorge Barón Biza, Feria de Arte (2003), etc. Participó como invitada al Festival Internacional de Poesía de La Habana, Cuba; al Encuentro de la Palabra en La Paz, Bolivia, Festival Internacional de la Palabra en Ríosucio, Colombia; Encuentro de Poetas con la Gente en Cosquín, Argentina, etc.



                                                                                      "el vértigo del precipicio me sacude
                                                                                        las vísceras, mi corazón bombea
                                                                                        a destiempo, resopla azul, late
                                                                                        descontrolado, escapa de mi boca"










EL MIEDO

El miedo no pudo burlar el ojo de la trampa
una mariposa ciega cayó a la nada
los cerrojos ardían como una rosa de fuego
en el desierto

Era el país de las maravillas
con las campanas doblando el bronce de los días

Entonces ella la palabra
la descarada
la que camina a cuatro patas por el guadal
y sin pudor amanece dormida
en los burdeles
la inequívoca de los ojos vendados
desplegó sus alas ante mí

y dijo      calladita     jamás


II

Bendita seas Virgen de la niebla que me arrinconas
y como si mi cuerpo fuera un tajo en la hostia
me hincas nievemente de luz
me dejas ciega
haces de mi mudez de dromedario
un leve trazo (o) un ideograma

Y estallo
en rosa en intemperie
en palabra


III

En la seda del lomo de mi gata aguardo
un movimiento
la insinuación de una metáfora
el extravío de alguna aliteración

versos de arte menor      arte mayor
o un susurro prendido con garras a la
garganta de la noche
"sinalefa sinalefa desafinada ven a mí"
-grito con voz de perro
"hipérbaton regrésate"
pero la hoja persevera en su impertérrita
palidez de otoño

Lo confieso
cuando te veo desnuda y te cubres con la ropa
gris de mi tristeza
siento que en tu silencio habita el miedo.


IV

Con una flor en el pelo y el cayado colgando
de tu mano
golpeabas la espalda de la noche

Ibas vestida de ciega
pero traías en tus ingles el fuego de una
hembra en celo,
mis manos deseaban asir tu cabellera,
tu paso de terciopelo en la cara más nieve de la luna

Estás esquiva, sin embargo, persisto,
me busco y te busco en la nitidez cotidiana
del espanto
en la nada que el espejo devuelve a mi rostro

endemoniada


V

Como la primera gota que da sentido a una tormenta
o el colibrí que hace posible el néctar del tiempo,
soy la escama necesaria de un pez que gravita
en círculos de hielo

Peregrina y misteriosa aguardo tu regreso,
llevo el temblor de tu huella de sal refugiada
en los brazos

Palabra
Cúanto tiempo ha pasado desde la noche que dormí
acurrucadita entre tus brazos.


VI

Palabra,
barquito de papel
que en el filo de un acantilado sin rumbo navegas


VII

El mantel de hilo tenía flores azules
y agitado descendía estremeciendo el aire

Los brazos de mi madre repetían el movimiento

Mis ojos iban
al mantel    los brazos    las palabras

No sé qué vientos precipitaron
de repente
el derrumbe de las flores azules

la nada     sobre esa mesa.-




                                                                                                                    Ernestina Elorriaga






Imágenes: Pinturas de Nelina Trubach (contemporánea)






quiquedelucio@gmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario