Páginas vistas en total

lunes, 12 de septiembre de 2016

Saudade

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.469-


                                                                                                    Yesenia Montilla

Poetisa de Nueva York, afro-Latina con raíces caribeñas. Escribe en inglés y castellano. Es además traductora y educadora. Tiene una Maestría en Drew University en Poesía y Traducción Literaria.  Sus poemarios son : "Forthe Crowns of Your Head", "Pink Box", etc. Ha publicado en las revistas literarias 5AM, Adanna, The Wide Shore, Prairie Schooner, etc.  Es miembro de Canto Mundo, su poemario Prink Box es parte de la lista del PEN Open Book Award de 2016. Actualmente vive en Harlem, Nueva York. Los poemas aquí  publicados, originalmente en idioma inglés, fueron traducidos por Xánath Caraza.



                                                                                      "Cada poro una consecuencia
                                                                                       de tanta añoranza, un hueco en el cual
                                                                                       sueño que presiono mis dedos delgados,
                                                                                        coagulando la deseperada necesidad
                                                                                       que puedas tener de abrazar
                                                                                       a mi madre con tu cuerpo, abuela"      

                                                                           








SAUDADE

Bailo con tu sombra
y el amor se forma
como agua que golpea
suave piedra mientras
tropieza desde lo alto
y fuiste albatros
y fuiste fuego ardiente
mano con dedos
extendidos como
continente en mi
abdomen fuiste
nave que zarpa desde
una amplia orilla y el
deseo es un monstruo
con dientes afilados y
tus pies templos de roca
devota fui allá dije
esto no es amar, no es un
poema de amor.
Venero una silueta,
tu espíritu, tu espectro,
fantasma de hombre
barbado y desgarbado.
Deseé un día
poder decir aleluya
mas en su lugar susurro
saudade, saudade al leer
tus poemas y las palabras
ahora son lenguas. Y déjame
ser franca, he besado a otros
la semana pasada distintos
los labios con sabor a malta
y leche condensada, huracán
dulce y mi boca se aferraba
mientras su adoración me
engordaba, cada golpe un
borrador, limpiando la pizarra
y estoy limpia una vez más,
renovada, brillante por ahora
ante tu rostro, luna tras
las nubes de la medianche
como una aparición. Estoy
harta de extrañarte, de revivir
el fervor de hace un año.
Pasión es agujero en
el espacio-tiempo y
el anhelo, un demonio
despreciable que ensucia
la casa cuando duermes
y sin amor equivale a
tortura estoy cansada
de hacerme promesas a
mí misma, no puedo dormir
porque anoche después de
pasar el día pensando
terminé de alegar contigo.
Me dormí y tu caricia era
suave almohada en mi cara.
Porque el futuro es nevera
Porque la locura es todo lo que queda
Porque este poema no será el último.-





A MIS COMPAÑEROS DE TRABAJO QUIENES DICEN
QUE ESTOY INCOMPLETA SIN UN BEBÉ


Quiero amar un adulto.
Deseo pensar en esa posibilidad.

Quiero confiar en que él me ame
sin que piense que nada más estoy hecha

para ser madre. Deseo creer
que la gente se puede amar

sin distracciones o deudas.
Quiero verlo a los ojos y decir sí.

A lo que me refiero es que él sea suficiente.
Cuando la gruesa sombra lunar

cubra mi espalda al anochecer
cuando los dedos del sol se extiendan

a través de mi ventana al amanecer, sí
el amor vive aquí, en la cara de

largas noches y de beber en soledad
y una quietud tan deseosa

de complacerme, que golpea
las sienes como un suspiro

secreto de un gato en un callejón
o en aguas bajas de la promiscuidad

rosada del flamingo. Quiero paz en
esta única vida, no deseo preocuparme

por dinero o hambre. Quiero ver
cada pulgada de esta Tierra

porque soy tan pequeña que pudiese
caber en el ojo de la aguja y esto

pudiese sonar demasiado te suplico
lee mis poemas, te mostrarán

algo de la creación y control.
Soy animal solitario

Me quebraré al suspiro de
la tradición. Amo más el mundo

en el abrazo dulce del silencio, para hacer
de mi preciado útero una caja decorada.-



                                                                                             
                                                                                                     Yesenia Montilla






Imágenes: Pinturas de Oswaldo Guayasamin y de arte digital contemporáneo.





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario