Páginas vistas en total

jueves, 29 de septiembre de 2016

Amor y distancia

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.




Publicación N° 1.486-


                                                                                                   
                                                                                                       Marcelo Daniel Ferrer

Poeta argentino, nacido en La Plata, Buenos Aires, el 17 de julio de 1957.


                                                                                             "en una absurda mascarada,
                                                                                              devorábamos al tiempo
                                                                                              y el tiempo, vengativo,
                                                                                              nos devoró"









AMOR Y DISTANCIA


Mi sur te imaginó desde un sueño
que placido elevó su libido para buscarte...
ahí, donde el azteca adora a sus dioses,
me elevo a tu norte para adorarte.

Tierras aztecas de sacrificios y alabanzas,
te buscan mis ojos en la inmensidad de esas pampas
que tienen el águila en su  bandera  como estampa.

Y este espacio infinito donde las formas son letras,
y el corazón se arrasa con el poder de la palabra,
acuño esperanzas en cada charla.
Te siento, te veo, te toco
marcho a tu encuentro inundado de vos
cuando cierro mis ojos,
y me elevo etéreo cuando te invoco.

Con el amor, suceden cosas extrañas.
Se derriban fronteras y se devoran distancias...
Pero son los sueños los que alimentan
la esperanza.

Por eso, mi amada...luz lejana:
búscame en tus sueños y a los flancos de tu falda,
sosténme la mano firme y no la sueltes por nada,
que si es amor esto que nos pasa,
esta fantasía que anuda nuestras almas,
unirá nuestros cuerpos la mañana de un día.-



AMORES OLVIDADOS


Cuando el tiempo tenía alas
y se nos volaba de entre las manos,
¡Oh Dios, cómo añoraba estar a tu lado!

Tu energía me desbordaba,
tu voz me acariciaba sin que dijeras nada,
y tus labios, tus labios y tus manos.

Desde ti y por ti, el amor se ocupó de mí,
mas él se resigno en nosotros
cuando ambos dejamos de apreciarlo.

Cuando decidimos rescatarlo,
sin aviso se había marchado,
nunca dijo qué caminos había tomado.

Ls dos nos quedamos inmóviles y desamparados,
el amor, ¡nuestro amor!, había terminado.

Cuando el compartir dejó de ser nuestro espacio
común,
y errantes paseamos el alma por el mundo,
un solo segundo fue demasiado.
Hasta la presencia era ausencia
y las miradas sólo indiferencia.

De qué sutil modo nos abandonamos,
de qué cobarde modo nos resignamos.

Como mendigos ahora estamos,
buscamos el amor cada cual por su lado
muy tarde tomamos nota
de que aquel amor que se nos fue,
nos ha dejado un recado...

"Benditos quienes valoran el privilegio de amar y ser amados y
que, a pesar de las tormentas, se mantienen amarrados".-



ARPEGIOS EN SINFONÍA


Auroras vespertinas
que preludian osadías.
Brisas celestinas
componiendo melodías.

El sol cultiva caricias,
viste la tarde fantasías.
Arpegios en sinfonía,
de dos almas en armonía.

Sostiene el diapasón
la epidermis unida,
mécese con la sinfonía
tu cintura y la mía.-



CARICIAS

¿Te han acariciado sin rozarte la piel ?

Irradia el ser destellos,
¿Humanos?
Inmanejables...irrazonables.
Suspiros enérgicos del material...
del que está hecha la vida.

¿Qué insubordina tanta magia dormida?
¿Borrascas de otras vidas?
¿Es la sabiduría del alma
irrumpiendo la monotonía?

Inanunciado anónimo segundo
que une el origen y el fin y el todo
desbordando destellos
que decapitan las astas agudas
del portal de la piel.

Brilla la mirada
se tensa la palma morando su entraña,
no roza sustancia
ecelera el ritmo el pecho...
se detiene el tiempo.
Alguien,
lejos,
toca tu cuerpo.-



DE RECTAS Y CODOS

Codos...
quiebres excelsos llenos de majestad.
Laterales coros inspirando antojos,
poblados entornos de excitante vanidad.

Codos...
ilesas caídas del limbo de los sueños tontos,
angelicales soplos sobre mis pómulos.

Rectas...
Horizontes lejanos,
horas de repetidos llanos,
plomizas y enredadas horas en vano.

Recta...
Línea inerte,
trazo fino
hasta el día de mi muerte.-




                                                                                           Marcelo Daniel Ferrer






Imágenes: Pinturas de Robert Hagan   (EE.UU, 1947)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario