Páginas vistas en total

sábado, 10 de septiembre de 2016

Ensayo general

Sexto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionado por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a más de 1.400 escritores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.467-



                                                                                                Raúl Bueno Chávez

Poeta, crítico y ensayista peruano, nacido en Arequipa en 1944. Doctor en Letras por la Universidad de San Agustín, posdoctorado en Semiótica por L'Ecoledes Hautes Études en Sciences Sociales, de París. Enseña Literatura Hispanoamericana en Datmouth College de Estados Unidos. Es autor, entre otros, de los poemarios: "Viaje a Argos y otros poemas" (1946), "De la voz y el estío" (1966), "Lengua de vigía y Memorando europeo" (1986), "Poesía hispanoamericana de vanguardia",(1985) etc. Su libro de ensayos "La falacia de las metáforas de cultura en la literatura latinoamericana" (2010) mereció el Premio de Ensayo "Ezequiel Martínez Estrada" de Casa de las Américas, Cuba.


                                                                                   "Así, con ansiedad buscamos un destino
                                                                                    y un orden perseguimos
                                                                                    lo fugaz de lo eterno y la perennidad
                                                                                    del pasajero anhelamos "











ENSAYO GENERAL

Ha huido la nieve, se ha llevado
trechos de sombra y hielo
que obstinaban las brechas.

Tibios ahora son los mediodías, traen
un viento suave como
respiración de novia sobre entregado cuello
o vaporoso aliento sobre ahuecadas manos, traen
una urgencia de prolongaciones en todas
las esqueletizadas ramas de los árboles
y una orquesta de vegetales grillos
sobre el césped. Porque

como un inverso otoño
las hojas secas han vuelto a poblar el camino a la casa
el patio, la fuente, la explanada de hierba
esperando una voz que ordene su retorno a las ramas.

Hay un error de mundo, las cosas
o los sentidos se enrevesan
se pierde el musgo entre el tacto o las sombras
se curva la línea de los pinos hacia el olfato
o las ranas
una fronda de rojos helechos se instala
entre los tímpanos o la roca
(la roca que inmutable dormita bajo un manto
de greda y sustancias en constante
putrefacción, en constante
renovación)
se atropellan imágenes y estas líneas, al fin
se curvan
bajo su propio peso, hacia su propia voz
en acordeones de miel y juventud
en acuarelas de parejos dientes nuevos y robusta
sed de piel, de olfato, de miradas, de latidos
esperanzados. Entonces vienes

poesía
lumbre de la memoria
grito del tiempo, agua de sed eterna
vienes
como un relámpago de pupilas y médulas
a tallar la enmudecida piedra.-



LECCIÓN DE ANATOMÍA

1

Hoy he visto unas manos completas
realizadas, seguras.

Manos
tal vez de lento silabario
de aritmética simple, digital
y desnuda maniobra alimentaria, pero
manos precisas, firmes, sensitivas
en lo suyo.

Manos
de piel severa y fuerte, acostumbrada
a luchar con materias adversas, a discutir
con serios elementos

       y debajo de la piel
una zoología terciaria, acechante, membruda
y sin embargo tocada de bondad

      y más adentro
resistentes sustancias minerales
(obedientes, enérgicas, atentas)
ensayadas en hondas galerías
en bosques de profuso maderaje
en aguas de súbita soberbia
en renuentes piedras vengativas
en metales que ya no se resisten
a la perseverante mano
del hombre.


2

Hoy he visto unas manos completas
y vi en ellas las manos verdaderas.

Vi las manos que engruesan su epidermis
y aquellas que las mudan en otoños veloces
vi las manos que disponen
sus uñas a modo de corazas
y las manos anfibias  que luchan bajo el agua
vi las manos que echarían raíces en el suelo
y aquellas que trasvasan
su sangre a la madera
vi las manos de comba y argamasa
las del arpón, la red, la manivela
las manos refractarias
las que parten la piedra y se hunden
en densos minerales
vi

también las manos primigenias
las que hicieron el fuego y concibieron
la semilla
las que aguzaron huesos y láminas de sílice
esas manos
de cuya estirpe son las nobles manos de hoy
que he visto.


3

Vi manos que nacen y ya crecen
ensayando su arcilla, su cemento
su madera, su tierra, su metal
su aguja, su jabón, su aceite hirviendo.

Vi manos que serán
(sonrientes, robustas, bendecidas)
las manos de mañana.

Y las de ayer, las que se fueron
y hacen una legión de manos que orientan el presente.

También he visto
las que han perdido un dedo
o dos
y que suplen las faltas  con dedos ambidiestros.

Vi manos enviudadas que guardan
el espacio cerrado de la ausente
y manos
a punto de caer (y no lo saben).-


4

He visto la corteza del membrillo
las raíces de oscuros algarrobos
la piel insobornable de densos paquidermos

la materia del limo
el dorso mate de los grandes quelonios
el color de la arcilla cocida
la textura de la madera
la fuerza ciega del tornillo
la insistencia de obstinados cangrejos
el poder minador del agua

la violencia del mar
el trabajo de hormigas en los poros del hueso
el salto calculado de la araña de ocho ojos
la paciencia del embrión del huevo del nido del gorrión
he visto

manos, solamente manos.-




                                                                                                           

                                                                                                           Raúl Bueno Chávez





Imágenes: Pinturas de Nathan Altman (Rusia, 1889 - 1970) y David Ajenjo (España, actual)





quiquedelucio@gmail.com
                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario