Páginas vistas en total

sábado, 28 de febrero de 2015

Ángeles


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor. 



                                                                             Javier Alas

Poeta de El Salvador nacido  en 1964. Fue participante del Primer Diplomado de Escritores del Sudeste y Centroamérica, celebrado en Bacalar, México en 1992. Es autor de los poemarios: "Abisal" (2003), "Quimeras" (2004), Antología de la poesía salvadoreña- Roque Dalton (1999), etc. Fundó y coordinó el suplemento cultural Astrolabio, del diario El Mundo, fue subcoordinador del suplemento cultural  3000 del diario CoLatino. Fue reconocido con la Mención de Honor Revista La Puerta de los Poetas, 40 Concurso Poesía en París, Francia, etc.

                                                             
                                                                "Yo sé: la diosa de las aguas
                                                                 nos mira a través de ti.
                                                                 Sus ojos de abismo intacto
                                                                 eres, aún bajo las lágrimas del cielo"  





                 

ÁNGELES

Estación de la humedad.
Yo tenía un sueño que tenía tus ojos,
y cada vez te llevaba un corazón.
Tu imagen, creciendo sobre las vías del tren,
era el delirio.
Luego era la noche, el cementerio
cuya soledad era sólo interumpida por tu mirada.
Y se hacía la lluvia.
Dentro de alguna cripta,
acompañando en su paz al morador,
tu lacia cabellera eclipsaba a mis manos.
Tu perfil se desdibujaba con la prisa
de los relámpagos,
para volver a la sombra de mi abrazo.
Pero hasta la lluvia pasaba, dejando su incolora saliva
en los cenotafios y en los árboles.
Ah, tu silueta entre las cruces
y los nítidos suspiros de la noche fosfórica,
tu miedo frente al pozo,
como si los borrados muertos
llegaran a beber a su garganta de limo.
Fuera, una danza de luciérnagas sacudía el prado,
y tus labios sonreían un adiós.
Bajo las insuficientes luces de la calle
contemplaba en perspectiva el retorno de tu ausencia.
Quedaban en mí -arrancados el aire, la noche-
sólo la estatua viviente, el mendigo de tus horas.
Eras la felicidad. Yo,
el egoísta.-


EL PULSO DE TU SANGRE

Cuando el manto de la noche
nos llena de estrellas los ojos, siento
la dulce bestia de tu corazón,
golpeando apenas mi hombro.
Con dedos furtivos, como viento,
aparto tu collar de jade oscuro,
tu cabellera lenta como un río negro,
y en esa oscuridad dorada
quisiera encender, para ti palabras cual brasas,
en esas lenguas extrañas del Sur.
Amo el pulso de tu sangre
bajo mi temblor.
En la ebriedad de mis sentidos
somos dos animales
desordenando el rocío.-


DESVELO

La ceniza, hasta la ceniza
sería una amable brasa
a esta hora en que resulta imposible ocultar
nuestra blanca quemadura de frío.
Otro muerto infecundo -sopla un viento bienherido-
que venga y cruja en fila de suicidios graciosos,
una lágrima negra más
por la copa de sangre que bebo solo,
otra hembra astuta por mi pasado azoro.
Quién pidió una gota de calor,
como el enido de un océano de hielo
que ha imaginado por rimera vez la llama ?
Hace demasiado frío. El sueño
es un hongo moribundo exigiendo sombra.-


II

La respiración
me despertó sobresaltado. De nuevo
en esa oculta cicatriz.
La mariposa de la luz cae ahora en los párpados
cual bendición del sol contra el calor del sueño
La ciudad, sucio ajedrez,
de siluetas cual sucios alfiles,
me aceptará como a un residuo más
en un vientre de asfalto molido por el humo.
Ninguno de nosotros quiso palparse el corazón,
ninguno detúvose junto a mi pregunta-
congelada pregunta, sí-
a inquirir también por el hermao roto,
anoche que mortalmente deseé el sueño
y con fingir que oíais lo arreglabais todo.-


III

El corazón
es mi más caro
opio.-


VII

Otra soledad enciende sus cenizas,
otro horizonte nulo
se me precipita en el corazón,
y dice que la única gran noche
es la de tocar, con dedos ciegos,
la poesía,
mientras los astrónomos acarician
el oropel de las nebulosas
y los locos sueñan
que la piel de Dios cubre sus heridas.-


DESVELO

Helo aquí, el crepúsculo de los imperios,
la última ciudad de historia y de tiempo.
Ahí las exquisitas catedrales,
allá los palacios y museos
como oropel sobre la hierba.
Demasiado bello para verlo solo.
Demasiado solo para verlo bello.-


                                                                            Javier Alas






Imágenes: Pinturas del artista de Estados Unidos Tom Bagshaw




quiquedelucio@gmail.com

viernes, 27 de febrero de 2015

Poemas impuros


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique  de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

                                                   
                                                                              Nuria Amat

Poeta, narradora y ensayista  española nacida en Barcelona en 1950. Es Licenciada en Filosofía y Letras y Doctora en Ciencias de la Información. En 2001 su libro "El país del alma" fue finalista del Premio "Rómulo Gallegos" y otro libro suyo "Reina de América" fue nominado al prestigioso Premio Literario IMPAC 2007. También publicó los poemarios: "Pan de boda" (1977), "Amor infiel" (2004), "Amor y Guerra" (2011), etc. Obtuvo el Premio Ciudad de Barcelona en el 2002 y el Premio Ramón Llull en el 2011.

                                                                          "Experiencia es el pasado
                                                                           resumido en una frase
                                                                           clara y perfecta
                                                                           como un eco"






POEMAS IMPUROS

Callado amor,
que  operas en mis labios
finges serpentinas,
de nieve son las sorpresas de tu cuerpo,
tienes la boca pegada con escarcha,
hielo, el volumen de tu aliento,
oyes sírenas en sílabas flemáticas,
tu ojo succiona reservas de sepulcro,
amanso humo,
mi fuego arde en tus mejillas,
y tú eres frío.-


*****

Angustia es el hilo del cerebro
colgado del vacío de la vida,
bombilla desnuda que ilumina
la nada necesaria.-


*****

Te comportas como el moscardón furioso,
revoloteando inútil contra el
cristal de la ventana abierta,
tan obstinado por escapar
de mí te muestras,
que en tu ceguera loca
no eres capaz  de oler
la codiciada libertad,
en la gran rendija que hoy te abro.-


*****

Cuando río,
temo que una desgracia infame
esté yo a punto de invocar
con mi ruidosa risa,
cierro la boca, entonces,
y suspiro:
bienvenida la tristeza,
digo,
siempre tan cumplida y pesarosa.-


*****

Atormentado amante,
¿cuánto tiempo te llevará saber cómo soy ?
y, en ese caso,
¿cuánto tiempo te quedarás?.-


*****

Hablas
como si Dios
no supiera
que guardas un diente de oro
en la punta de la lengua
y en el centro de tu cuerpo
un dietario.-


*****

No haré con un castillo con mis penas
murallas de bronce tan perfectas
no espolean mi flojera.
Las marcas de estos nervios
malhablados son mis letras,
desgracias, y en suma, milimétricas,
en humo y ceniza se conviertan,
nube altiva,
la última noticia que tengo de mí misma,
llámala cementerio.-


*****

Te daré mis manos
si me amas,
y si no,
quédate con las uñas mordidas
de mis dedos.-


*****

Besos escritos
teje la araña
en la tela de la página.
No vayas a quererme así de sola,
en el lecho de una hoja,
ni anuncia ni sugiere,
delata terror a ser besada.

Besos escritos retahíla
cantarina el desafecto,
o el amor viciado,
que antecede al nombre,
los deja flotar en el limpo escaparate,
como dulces sueños
que jamás tocarán mi boca.-


                                                                                  Nuria Amat 




Imágenes: Pinturas abstractas actuales de pintores colombianos.



quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 25 de febrero de 2015

Fábula


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                  Cindy Jiménez-Vera

Poeta y editora nacida en San Sebastián del Pepino, Puerto Rico, en 1978. Ha publicado los poemarios. "Tegucigalpa" (2012), "400 nuevos soles" (2014). Ha sido invitada por la Fundación Metáfora al Segundo Festival Hispanoamericano de Poesía en El Salvador y al IV Encuentro de Jóvenes Escritores de America Latina y el Caribe, dentro del marco de la XXIII Feria del Libro de La Habana, Cuba. Está adscripta al Instituto de Cultura Puertorriqueño y es editora de Ediciones Agua Dulce.


                                                                       "Te cambio esta isla
                                                                        por una caja de fósforos
                                                                        y cuatro velas
                                                                        para prenderlas
                                                                        por los rincones"                                                






FÁBULA

Entre la estación del tren y el espacio que cohabitamos
el miedo, las arañas, una gata
tú y o, hay quince minutos de distancia.
Entre la parada de autobús
y el techo que cobijo
nuestra colección de periódicos viejos
hay ocho.
Hoy, al bajarme de algún transporte colectivo
un homre -pistola en mano
hizo que llegara tarde a casa.

Perdí la cuenta.
Los minutos.-



CULTIVA TU PROPIO JARDÍN

Los titulares
de los periódicos electrónicos
para intelectuales
hablan de la revolución alimentaria
del desarrollo sostenible
de la paz mundial
por medio
de la ecología
a mí me parece todo
un spark note
del Cándido de Voltaire
en papel reciclado
con un giro predecible de marketing
reutilizo las botellas plásticas
con hojitas verdes en la etiqueta
-de muchas maneras por
si acaso.-



DÍAS DE LAS MADRES

Felicito a todas las copañeras
que no son madres
por elección.
Felicito a los hombres
que son madres
por elección.
Felicito a los hijos sin madre
por haberse parido camino
en este mundo.
A la generación espontánea
a la osmosis
a los hipocampos.
A las madrastas que nunca soñaron serlo.
A las enredaderas por ser tan fecundas.
A las amonas con sueños
de amamantar criatura.
A las semillas que se niegan
a morir en tierra inhóspita.
A la viuda de mi abuelo
que no es mi abuela
y es más mi abuela
que la mía.
Y a mi madre por las habichuelas
con exceso de comino y poca sal.-



MITOPOIESIS

Aquel día llegó con una carta de desalojo
en las manos.
Fue así como el horno,
las gavetas, las cortinas y los zapatos
dejaron de aparecer
en aquellos poemas domésticos.-


                                                                      Cindy Jiménez-Vera




Imágenes: Pinturas del artista chileno Carlos Ampuero



quiquedelucio@gmail.com

martes, 24 de febrero de 2015

Adiós

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor  Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                    Baldomero Fernández Moreno

Poeta argentino nacido en Buenos Aires el 15 de noviembre de 1886 y falleció el 7 de junio de 1950. Escritor y médico rural, hacedor de una poesía universal y hondamente nacional al mismo tiempo, ha inmortalizado la estética de los barrios porteños y la cálida placidez de las provincias y sus características rurales. Sus principales libros de poemas son: "Versos de Negrita", "Intermedio provinciano" y "Ciudad".


                                                  "Dulce amor de pasillos,
                                                   dulce amor de rincones,
                                                   cuando ya es una bruma el aliento deshecho
                                                   sentir sobre mi pecho la amplitud de tu pecho"







ADIÓS

Adiós la casa blanca que albergó un año entero
entre sus cuatro muros el amor verdadero.

Adiós campos extensos, polvorientos caminos.
Adiós los pobres ranchos de los pobres vecinos.

Adiós los trigos de oro, adiós verdes maizales,
las refinadas hierbas, los bravos pajonales...

Adiós toros y vacas, adiós caballos y yeguas...
El tren nos va a llevar a muchísimas leguas.

Sé que soy un ingrato, casa mía, al dejarte.
La paz que hube en tu seno no la haré en otra parte.

Más regalada mesa no la tendré en mi vida,
ni en la noche más oscura  la cama más mullida.

En vano me sonríe, tímida, la Esareanza.
La angustia que me oprime, ¡oh casa!, es tu venganza.


AMANTES

Ved en sombras el cuarto, y en el lecho
desnudos, sonrosados, rozagantes,
el nudo vivo de los dos amantes
boca con boca y pecho contra pecho.

Se hace más apretado el nudo estrecho,
bailotean los dedos delirantes,
suspéndese el aliento unos instantes...
y he aquí el nudo sexual deshecho.

Un desorden de sábanas despeinadas,
una suelta palabra indiferente,

un poco de hambre, un poco de tristeza,
un infantil deseo de pureza
y un vago olor cualquiera en el ambiente.-


AROMAS

Cuando regreso a casa no me lavo las manos
si es que he estado contigo un instante no más,
el aroma retengo que tú dejas en ellas
como una joya vaga o una flor ideal.

Por aquí huelo a rosas y por allá a jazmines,
alientos de tu ropa, auras de tu beldad,
aproximo una silla y me siento a la mesa
y sabe a ti y a trigo el bocado de pan.

Y todo el mundo ignora por qué huelo mis manos
o las miro a menudo con tanta suavidad,
o las alzo a la luna bajo las arboledas
como si fueran dignas de hundirse en tu cristal.

Y así hasta media noche cuando vuelvo rendido
pegado a las fachadas y me voy a acostar,
entonces tengo envidia del agua que las lava
y que, con tu perfume, da un suspiro y se va.


CANCIÓN DE LUNA

En el aro ligero de la luna
canta para mí solo un ruiseñor.

A cada golpe de oro de su pico
brota en el aire una constelación.

Canta el pájaro pardo dulcemente
y se eriza de plumas y palor.

Cuando se pone el pecho más delgado,
dice mucho más clara su canción.

Morir, acaso, es continuar un sueño
de luna en luna y de sol en sol.-


CONTEMPLACIÓN DEL BESO

Debe el beso venir desde la hondura
de una cabeza baja y atraída
en la penumbra gris desvanecida
mientras un viento vuele de frescura.

Boca entreabierta, elástica, madura,
que en el atardecer se haga una herida.
Toda ella roja de profunda vida
con un signo mortal: la dentadura.

Verlo avanzar después muy lentamente
como un ascua encendida o roja estrella
y detenerlo, ay, súbitamente.

Contemplarlo en deliquio y miel de abella,
huir la boca para rozar la frente
y a ella volver para morir en ella.-


DALMIRA

Tu nombre es terso, claro, deslumbrante,
como la hoja desnuda en una espada.
En el aire se aguza como el aire
y en el agua se estría como el agua.

Para ser suspirado entre palmeras,
al fondo del harén, a una sultana,
entre un rebaño pálido de eunucos
y el brillo corvo de las cimitarras.-


                                                           
                                                                              Baldomero Fernández Moreno 








Imágenes: Pinturas del artista cubano Mario Carreño.(Contemporáneo)




quiquedelucio@gmail.com

domingo, 22 de febrero de 2015

Árbol que observa

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                             Amaranta Méndez Castro

Poeta mexicana nacida en Puebla en 1987. Estudió la Licenciatura en Filosofía. Cursó el Diplomado en Creación Literaria en la Escuela de Escritores SOGEM. Ha impartido talleres literarios infantiles y juveniles para el fomento a la lectura en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Colabora  en proyectos de investigación en el Área de Ciencias Sociales. Ha participado de numerosas antologías poéticas y en otros medios literarios en papel y electrónica.



                                                                "Me tomaba en sus brazos para alcanzar
                                                                 el techo que en esos días calló,
                                                                 por eso fue la primera
                                                                 en notar su ausencia







ÁRBOL QUE OBSERVA

Tengo un árbol de mil ojos que duermen
en él crecen las miradas
 de los que no me miran,
el amor de los que debieron amarme,
si supieran.
Arranco las pupilas de los que ya no importan
y con esmero cuido los párpados
que ayer nacieron.

Traje a este árbol tus ojos
para mirarme, para mirarlos.
Y tú, que eres una bestia platónica,
vienes a quitarme la mirada,
con los colmillos tomaste mis ojos,
en el hueco de tus ojos muertos,
colocas los míos.

Tengo un árbol de mil ojos
que mueren lentamente,
nadie protege o riega sus miradas.
Sé que, al volverme ciega,
no podré mirarme
ni mirarte.-


LAS RAMAS DE LA NIEVE

Ahora sabes que lo tenías todo,
que nunca debiste ir tan lejos
como para que tus pasos
se convirtieran en años.
Ahora miras como quien huye,
amas como quien piensa antes de hacerlo.
Lo que ahora queda es el pasado,
el color de los años en tu piel,
un cuerpo ausente que escucha sin habla.

Eres un cuerpo frío
y en tus ojos añoras a tus hijos
como fueron
pero no a estos, que viven,
el diario de tu agonía.
Cuánto te gustaría retornar
a la nieve de donde saliste
no haber procreado estos pesados
hilos que ahora te detienen.

¿En dónde vive tu vida
qué palabras callas al vernos?
en ti, sólo queda la prisa, la ansiedad
de no poder regresar los muertos a la vida.
Naciste, de tus peores tiempos.-


UNA CASA QUE HABLA

Hubo un tiempo,
una mañana que mi casa gritó en silencio.
Jamás la había escuchado,
pero una noche con voz baja,
presintió la ausencia de quien no regresa.
Y la casa me despertó del sueño,
me preguntaba ¿por qué habla la casa?
las casas no hablan,
pero rompen su promesa de silencio
cuando uno, cuando alguien falta.
Sus paredes todo lo escucharon,
lo nombraban, repetían lo que mis padres,
las paredes conversaban,
con mal gusto sus palabras.
Entre las voces de los platos y la mesa
la tarde que era.
Entre sonidos de cortinas que, cerradas,
comprendían los escalofríos
y las náuseas.

Pude escuchar los lamentos de la
habitación inconsolable,
la preocupación de la cama, de la puerta,
de objetos sobre la mesa bien formados
guardaban el orden del que en vida
los hubiera así alineado.

Y la habitación, ese silencio de pesadumbre
que se acumula a cuenta gotas,
me ordenó que abriera los cajones,
que sacara la ropa, que la llevara pronto
al que en vida había protegido, del frío o del cansancio.
La cama no podía entender, no más el cuerpo sobre ella
ni la ventana abierta por las tardes,
ni los libros que en sus hojas agregaban
las líneas del antes y el después.

Y la habitación amarga,
me pidió tiempo para volver a visitarla,
me pidió que la cerrara,
que jamás abriera la puerta.
Salí, caminé la casa estrecha,
pude morir del llanto.

A nadie vi durante días, habitaban sombras negras,
y ella era la única que me hablaba;
esa es tu hermana, esa es tu madre, este es tu padre.

A quien faltaba, habitante de esa casa, pude hallarle en la sala,
se me ofrecían imágenes sin orden de la infancia,
de repente la pelta, los fragmentos de su cara,
trazos de una página.
La casa abrió su puerta, me limpió el polvo espeso de la ira,
del polvo que se había incrustado
en mi cuerpo, ese polvo dolor.

Aire y brisa de agua, entró, me limpió, dolorosamente.

La casa quería llevarme afuera, tan lejos,
para olvidar las heridas de su cuerpo,
las mismas que con precisión se habían dibujado en el mío.

Una tarde la casa decidió callar,
mostrarme su tregua de recuerdos.
Me dibujó una de nuestras tardes,
una lluvia, en que mi hermano y yo caminábamos,
con la sombrilla amarilla de los conejos dibujados;
de nuevo, mi infancia y su juventud.

Tosas las casas que añoran, hablan.
Nuestra casa fue muriendo poco a poco,
nunca fue la misma después de aquella habitación vacía.
Nos transformamos, morimos con ella.

La casa ya no habla, es otra.
La habitación vacía, donde de nuevo se abrieron las puertas
y en donde el sol reposa, con más encanto,
aquella en donde el aire que entra es siempre juventud.-


                         
                                                              Amaranta Méndez Castro





Imágenes: Pinturas del artista catalán Hermenegildo Camarasa Anglada




quiquedelucio@gmail.com

sábado, 21 de febrero de 2015

Las muertes


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

PUBLICACIÓN NÚMERO 1000 DEL BLOG.     HOMENAJE A LA GRAN POETISA


                                                                           Olga Orozco

Poeta argentina, nacida en La Pampa en 1920 y fallecida en Buenos Aires en 1999. Trabajó en periodismo y dirigió algunas publicaciones literarias. Su obra ha sido traducida a varios idiomas y distinguida con los premios: "Primer Premio Municipal de Poesía", "Premio de Honor de la Fundación Argentina" (1971), "Gran Premio del Fondo Nacional de las Artes", Premio "Esteban Echeverría", Premio Nacional de Poesía en 1988, "Premio de Literatura Iberoamericana" (1988), Gran Premio de honor de la SADE en 1972, etc.


                                                             "Palmo a palmo, virando de un día
                                                              a otro fulgor, de una noche a 
                                                              otra sombra, llegas a ese lugar
                                                              al que te remolcaron todas las corrientes"  






LAS MUERTES

He aquí unos muertos cuyos huesos
no blanqueará la lluvia,
lápidas donde nunca ha resonado el golpe tormentoso
de la piel del lagarto,
inscripciones que nadie recorrerá encendiendo la luz
de alguna lágrima;
arenas sin pisadas en todas las memorias.
Son los muertos sin flores.
No nos legaron cartas, ni alianzas, ni retratos.
Ningún trofeo heroico atestigua la gloria o el oprobio.
Sus vidas se cumplieron sin honor en la tierra,
más su destino fue fulmíneo como un tajo;
porque no conocieron ni el sueño ni la paz en los
infames lechos vendidos por la dicha,
porque sólo actaron una ley más ardiente que la ávida
gota de salmuera.
Esa y no cualquier otra.
Esa y ningúna otra.
Por eso es que sus muertes son los exasperados rostros
de nuestra vida.-



UN ROSTRO EN EL OTOÑO


La mujer del otoño llegaba a mi ventana
sumergiendo su rostro entre las vides
reclinando sus hombros, sus vegetales hombros,
en las nieblas,
buscando inútilmente su pecho resigmado
a nacer y morir entre dos sueños.

Desde un lejano cielo la aguardaban las lluvias,
aquellas que golpeaban duramente su dulce
piel labrada por el duelo de una vieja estación,
sus ojos que nacían desde el llanto
o su pálida boca perdida para siempre
como una plegaria que inconmovibles dioses acallaran.

Luego estaban los vientos adormeciendo
el mundo entre sus manos
repitiendo en sus mustios cabellos enlazadas
la inacabable endecha de las hojas que caen;
y allá, bajo las frías coronas del invierno,
el cálido refugio de la tierra para su soledad,
semejante a un presagio,
retornada a su estela como un ala.

Oh, vosotros, los inclementes ángeles del tiempo,
los que habitáis aún la lejanía
-ese olvido demasiado rebelde-;
vosotros, que llevaís a la sombra,
a sus marchitos ídolos, eternos todavía,
mi corazón hostil, abandonado:
no me podreís quitar esta pequeña vida
entre dos sueños,
este cuerpo de lianas y de hojas que cae blandamente,
que se muere hacia adentro,
como mueren las hierbas.-



VUELVE CUANDO LA LLUVIA

Hermanas de aire y frío, hermanas mías:
¿cuál es esa canción que se prolonga por las ramas
y rueda contra el vidrio?
¿Cuál es esa canción que yo he perdido
y que gira en el viento y vuelve todavía?
Era lejos, muy lejos, en las primeras albas
de un jardín custodiado por ángeles y ortigas.
Cantábamos para siempre la canción
Cantábamos nuestra alianza hasta después del  mundo.
Era hace mucho tiempo, hermana de silencios
y de luna. Era tu adolescencia
y en mí mi niñez más tierna,
cuando apenas te habías asomado a las sinuosas
aguas del amor, que te aresaron pronto,
y aún te vestías contra nuestro candor
con el muestrario de las apariciones:
la novia fantasmal, el alma en pena
o la mendiga loca;
pero al día siguiente eras la paz
y el roce de la hierba.
Cuando te fuiste, faltó el cristal azul en la canción.
Eso hace mucho tiempo, hermana de aventuras
y de sol.
Yo era la más pequeña y seguía tus pasos
por sitios encantados
donde había tesoros escondidos en tres granos de sal,
un ojo de cerradura enmohecida
para mirar el porvenir más
bello y un espejo enterrado en el que estaba escrita
la palabra del supremo poder.
Tu inventabas los juegos, las tentaciones, las desobediencias.
Fueron tantos los años compartidos en fiestas
y en adioses
que se trizó en pedazos la canción
cuando tu mano abandonó la mía.
Hermanas de ráfaga y temblor, hermanas mías,
las escucho cantar desde las espesuras
de mi noche desierta.
Sé que vuelven ahora para contradecir mi soledad,
para cumplir el pacto que firmó
nuestra sangre hasta después del mundo,
hasta que completemos de nuevo la canción.-


                                                                                Olga Orozco






Imágenes: Pinturas del artista francés Louis Anquetin  (1861 - 1932)




quiquedelucio@gmail.com

jueves, 19 de febrero de 2015

Avenida


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                     Joaquín De La Torre

Poeta y ensayista mexicano nacido en 1991. Estudió Lengua y Literatura Hispánicas en la UNAM en donde actualmente es profesor ayudante en la materia de Literatura Iberoamericana. Es autor de la plaqueta "Soñé con una sombra" (2013) y ha publicado en revistas literarias como "La cigarra", "La gaceta Río Arriba"y en periódicos de poesía. Sus trabajos aparecen en diversas antologías como: "Diez años sin Octavio Paz" (2009). Es colaborador permanente de la revista TRAMA Magazine.

                                                                 
                                                                     "No eramos nuevas semillas
                                                                      del día, sólo el despunte
                                                                      de su vuelo, con suerte.
                                                                      Bebimos amor en negros vasos"
                                                           





AVENIDA

si tú y yo
caminamos por una calle despoblada
por esa avenida que termina allá
donde empieza el atardecer
si tú y yo
al paso vamos dejando
una llovizna que incomoda
que se escapa
por entre las grietas del concreto
hasta la tierra
si con nuestra risa hacemos volver con rareza
los rostros de la gente
si tú y yo
hacemos que calle la multitud
que refrenen sus vasos brindando
que encuentren de pronto
en sus bolsillos
la llave que perdieron hace tantos años atrás
si con nuestra respiración/ fatigada
de alegría/ calla la música que revienta cada noche
es porque el amor atraviesa tan pocas veces por ahí
que a algunos pocos le despierta nostalgia
y más veces le resulta extraño/
es hablar ese idioma que alguna vez
todos supimos y del que apenas
queda una ruina entre los labios.-


MADRIGAL

como tus ojos pocas cosas/ claros
como el aire que se debe respirar
nada queda/ verde
cual germen de algo
tu mirada cae como un tajo de cielo
y el cielo se expande en mí
      así empieza todo
      parece la claridad peligrosa.-


LUNA

en mí un sol muerto de frío
resiste brillando como luna
contra tus inconmovibles dedos
      en algún sitio del sueño
pellizcas mi arteria y me revientas/ las estrellas
buscan su sitio en el cielo
mientras yo persigo la mañana
que me es extraña ya
y en este letargo oscuro sólo tus dedos brillan.-


NUNCA

no hace mucho tiempo te soñé con otro rostro
te prendiste al corazón
y entre el alar de mis venas
me descarnó tu vuelo
alguna vez te oí cantar y fue como si soltaras vida
en mi pecho/ poco a poco
fue crujiendo un sueño
fuiste llenándome de vuelo
y estrujaste un cielo entre mis costillas
y aún así necesitaste abrirte más espacio
y ahora cuando me muera
y los buitres intenten comerme
sólo tragaran la palabra nunca
porque no dejaste nada más.-


CADENAS

tras conocer la miseria del mundo
en un rincón
abandoné mis maletas
el único clavo del que no me descarné
fue mi sangre militante
por la mujer/ los ángeles
realmente alzan el vuelo
con el esplendor del sexo
sin el esplendor de dios
aleteando en lo más oscuro/ ese lugar
donde las mujeres guardan su risa
      se destaca el cielo
cuando ondulante y tiznado en rojo
hombres y mujeres emprendemos el vuelo
que revientan los cuerpos contra la furia
si nos hiere algo si esperamos una masacre
que sea la del amor
      conozco bien la carne lacerada
y no me equivoco
sólo se justifican las cadenas
con unos labios insomnes
      son ellos los pilares del mundo
sosteniendo la noche.-


TESORO

algo delimita en el aire nuestra sonrisa
sin gran cosa ya en su fondo/ nace/
se petrifica/ a un terrible ritmo
cesa su palpitación/ entre sus deseos
cruza el recuerdo de la infancia
sin encontrar alivio/
crece
como canto de golondrina/ recae/
no obstante
es nuestra pertenencia aún.-


                                                                         Joaquín De La Torre





Imágenes: Pinturas del artista James Tissot (Francia, 1836 - 1902)



quiquedelucio@gmail.com

martes, 17 de febrero de 2015

Segunda estación

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                      Edgardo Florián

Poeta, narrador y actor de Honduras, nacido en Tegucigalpa en 1975. Miembro del Taller de Poesía "Casa Tomada", aparece en varias antologías, como: La hora siguiente" (2005), "Versofónica-20 poetas" (2005), Ha publicado su poemario "Yazz" en 2003. Ha participado en giras nacionales con el Teatro Taller Tegucigalpa realizando obras educativas sobre los derechos de la niñez trabajadora y sobre la prevención del Sida. Ha participado en diversas video-producciones.


                                                                   "El loco
                                                                    la muerte y el palabrero
                                                                    despedimos el convoy de Hércules
                                                                    que cruza nuestro azul"






SEGUNDA ESTACIÓN
2

La verdad
ha sido escondida
en los bolsillos de una bestia.

Alguien
debe liberarla.-


CONTRAODA A LOS EMPERADORES

Suben bajan
como ascensores dorados
con pecho de piedra negra
en eterno cortocircuito oscilante
adoptan colores signos brujos
para escalara
y habitar el pópuli altar
al sinfonía son
malolientes basiliscos
exudan en sus muelas
el nauseabundo
girador de la ruecagonizante
Mega ajedrez titular
carcajadas de seda
el globo grita por la peste
piojos de oro succionan verde
negro

chupan todo
mal nacidos
perros
peor que vampiros puntuales
a las 3 pe eme
beben el té de la hipocresía
mientras a orillas de sus suelas italianas
tercermundanitos mueren
arrastran la cadena pirámide
que engarza audaz la mentira
Dínamos para las poleas del antiparaíso
culto al espejo
supremo gobernador de la ignorancia
mutan las palabras
a jinetes omega
como flores terribles
Se abre el vuelo
un remolino imán de zopilotes
gusanos en orgía restuaría
hacen el carnaval funerario
destasadero asimétrico
a lo largo de micrófonos
parabólicas y pantallas
que reproducen sus gruñidos
hasta el último rincón del orbe
cuelgan en sus mascaras
el marfil Beverly Hills
orfebrería dentista 5 estrellas
en el gesto solidario
mientras el otro-yo
se frota las manos
el trono
las medallas del horror
báculo laurel vuelto cintillo púrpura
niñotes macabros
uniformados con la capa del poder
merecen nada más
la sillagujero
después de la hartazón.-


AGUACADABRA

Estar lejos es relativo,
no cuando recuerdo
nuestra última tarde,
sino cruzar
la puerta de tu casa,
para que me recibas
con un silencio
que araña el pecho


Salud.
No al exceso
sino al vive de ser
lo que se le antoja,
a costa de todos los obstáculos,
Alzar la espada
contra los cobardes
y quemar su lengua negra
de lombriz o zopilote.


Volar sin miedo,
desplegar las alas
que nos asignaron
al nacimiento,
con toda la plenitud imposible;
la extensión horizontal
del atamanecer
Consecucioón de Venus,
Orión
y distintas
presiones atmosféricas
desconocidas.-


                                                                            Edgardo Florián






Imágenes: Pinturas-collage del artista de Portugal, Rubén Martinho





quiquedelucio@gmail.com

lunes, 16 de febrero de 2015

Versos Prohibidos

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

 


                                                                             Brenda Gallegos

Poeta de El Salvador, nacida el 7 de febrero de 1972 en Sensuntepeque, Cabañas. Se graduó como maestra en didáctica y Formación del Profesorado en la Universidad de El Salvador. Realizó estudios de pos grado en la Universidad de Valladolid, España. Ha escrito para las revistas: Huellas, Nueva Era, Carballeda de Zamora-España, etc. Ha participado en diferentes recitales nacionales y extranjeros como los de la ciudad de Oaxaca en México. Algunos de sus poemas han sido traducidos al francés, en 1998 obtuvo el XVII Premio Hispanoamericano de Poesía Diego de Losada.

                                                           

                                                                  "Quiero percibirte
                                                                   enlentecer tu esfuerzo
                                                                   aparécete...acércate
                                                                   porque ya acaba el domingo"






VERSOS SOCIALMENTE PROHIBIDOS


Me gusta tu estirpe desafiante
Con talla alta
Y ese alarde extenuante
Tu compleja mirada
Esquiva
Sórdida
Indiferente
Cuando apareces desapercibido
Me doy cuenta que tu esfera
Constituye un objetivo no negociable.

II

Pienso tocarte tu manía de atrevido
Enseñarte a provocar con imaginación
Con profundidad del desacuerdo
Bailando con café y azúcar
Ignorando a la dependiente de la mañana
Fija tus dedos en mis mejillas
Ahuyenta el miedo que me cobija
Regálame cada aroma que desprendes
Hasta cuando al final digas: "adiós"
Sigámosle poniendo piezas a este rompecabezas
Termina el proyecto que aún no comienzas
Pero bajo el pudor que me queda
Debes saber que hago el amor en tu presencia.

III

Me entregaste mi poesía
Perfumaste mi impertinencia
Con tus proteínas
Me embrujaste enseguida
Con tu insistencia
Me sentí tan triste
Con tu desconfianza de cuatro paredes
Aceleraste el paso
Al filo de mi presencia
En verdad te recuerdo
Por tus palabras pequeñas.

IV

Si tú supieras
Cuanto absorbo la nostalgia
De risas, abrazos y besos
Si tú supieras
Como extraño tu aroma
Tu gracia y movimientos perversos
Si tú supieras
Del derrame de lágrimas
De liberarte, de encadenarte
Con la fortaleza que me enseñaste
Si lo supieras
Me bastara...

V

He cubierto mis carnes con tu aroma
Me azoto a diario el alma con lo cotidiano
Abusan de mi cuerpo
Más no de mi espíritu
Me enajeno de este mundo
Deseosa al menos
De sentirte
De tocarte
De explorarte
De imaginarte
De volverme pequeña a tu costado
Pasar desapercibido los 365 del año
Estirar los 60 segundos a tu lado
Sin importar las reglas efímeras
Haciéndome nudo ciego con mis ansias
Anímate ven a mi encuentro.

VI

Tu él prohibido
Yo la atrevida
Tu él más experimentado
Yo la inmadura
Tu el lineal
Yo la curva
Tu el molesto
Yo la indiferente
Tu el profesor
Yo la alumna
Tu el sensible
Yo la dama de hierro
Tu el serio
Yo la sonriente
Tu la poesía
Yo la poeta
Tu él hombre
Yo la mujer
Tu el provocado
Yo la provocadora
La pre juiciosa, la acelerada, la deseosa,
la arrepentida, la desconfianza, la hereje,
la mala...la única que está viva.-

VII

Estoy ausente en mi distancia
En la eterna lumbre que no acaba
Y dejaré de brillar energía etérea
Con palabras determinantes
Que obligan las circunstancias
Converso con tu ausencia
Revolotean mis entrañas
Se estremecen mis deseos y humores rebeldes
Ocupo un lugar en tu circunstancia.-


                                                                   
                                                                                      Brenda Gallegos




Imágenes: Pinturas de la artista de Estados Unidos Zula Kenyon (1873 - 1947)



quiquedelucio@gmail.com

sábado, 14 de febrero de 2015

Olvido


Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.




                                                                            Laura Casasa

Poeta, filóloga y lingüista de Costa Rica, nacida en San José en 1976. Profesora de Comunicación en el Instituto Tecnológico de Costa Rica. Obtuvo el Primer lugar en el Certámen de Ensayo, Premio Olmeca, 1996. Ha publicado: "Posibles futuros" (2009), "Los niños muertos" (2010), , "Parque de diversiones" (2010). Además publicó el ensayo crítico sobre literatura costarricense "El disecador de abuelitas" (2010). Colabora, entre otros, como articulista para el Suplemento Áncora del diario La Nación.


                                                     "Desde la celosía: la montaña
                                                      y los techos. Es de madrugada.
                                                      Mi cabeza, mi pequeña televisión
                                                      portátil me devuelve a Heidi caminando"






OLVIDO

Siempre estuve volviendo de tus manos,
del pañuelo abierto de tu lengua
y tu cuerpo por la noche.
Iniciaste entonces el silencio,
recogiste el amor que habías tendido
como un mantel ansioso al mediodía.
Yo fui un vagón confuso y triste viendo
tu sombra, tu cigarro, tu mano de cisne con cuchillos.
Sostenés el cigarro atardecido:
extensión de cuerpo blanco,
hoguera maniatada al borde de tu cuerpo
desfile amoroso de tu mano de humo.
Me olvide de Sabina.
Decido una vez más que debo deshacerme
del fajo de mi culpa y mi tragedia.
La muerte es tu cigarro ardiendo
y mis ojos que corren líquidos
fuera del borde de tu vida entregada.-


NOMBRES

Me han puesto varios nombres.
Algunos en secreto y otros  murmurando,
otros cuando llega al celular
una llamada de número privado.
Creo que estos nombres son dados por mujeres,
iguales que yo, pero tal vez
un poquito menos locas.
Porque si soy loca y otra mujer me lo dice,
me lo ponen en la cara como un limón usado,
debe ser porque algunas mujeres
no son como yo,
porque tal vez algunas mujeres son felices
en sus cuatro paredes, en su sofá design
o en su hombre celado con correa,
al que de vez en cuando
dejan dar un paseo por el barrio.
Yo solo vuelo a otros sitios,
sorda y anónima.-


REACTION ZONE

son cientos de cuerpos regados por el piso
puestos sobre las ventanas como calcomanías casuales
creciendo sobre los árboles
sobre los techos de las casas

soy yo desnuda y en la casa
soy yo desnuda sin mi cuerpo
que se ha ido de mí
salió de viaje

yo no soy esta voz
que desprendo de mí
con meditaciones pretenciosas

dicen que tengo más vidas en mi cuerpo
más muchachas diciendo cosas a mi oído desde adentro
llevo lamias y medusas
con mi triste clóset-cuerpo
todas despiertas en prisión
pasando jarros de metal por los barrotes
exigiendo salir, la libertad

ayer me levanté, fui a hacer compras
bañé mi cuerpo
le di algo que no me dio mi amante
el día de antes
me muerde desde dentro
como un perro con hambre
que busca en basureros

soy una de las mujeres desnudas de las fotos
no me hace falta estar en el mar muerto

es que estoy colgando
de un gancho industrial pesado y viejo
como uno de esos pobres animales
desollada.-


PENÉLOPE

Penélope está frente a mí
mirándome sexy
desde la pared de lata del bus de Vargas Araya.

Yo detrás de Lumaca,
el humo negro me hace cerrar las ventanas
del auto
antes de que sea demasiado tarde.

Pienso en Pe que está acostada en algún lugar
mirándome con deseo,
invitándome a que la siga,
que la toque
que también me acueste con ella
y la mire como ella a mí,
con sus ojos café de gitana,

puedo acostarme junto a ella y mirarla,
y ser fotografiada con ella
para la campaña de MNG
y desearla con el chile picante en la boca

y pensar que dormirá conmigo
mientras el humo negro de la mufla
nos aleja, a ella y a mí,
que sólo soy
un retrato frente al anuncio.-


                                                                      Laura Casasa    




Imágenes: Pinturas del artista italiano, del futurismo, Umberto Boccioni.




quiquedelucio@gmail.com





viernes, 13 de febrero de 2015

Grecia

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



Tres reconocidas voces de la poesía griega actual.-

Afroditi Lyberi:  Poeta griega nacida en Atenas en 1987. Es Licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad de El Pireo. Ha publicado en revistas literarias y antologías en formato papel y electrónicas. Es colaboradora permanentede la revista Noien.

Petros Golitsis: Poeta , ensayista y pintor griego nacido en Salónica en 1978 Estudió en el Birbeck College de Londres. Algunos de sus poemas han sido traducidos al rumano, serbo-croata, alemán, inglés y búlgaro. Es autor del libro de poemas: "La memoria del papel" (2013).

Jrystala Maganí:  Poeta nacida en 1970 en la región de Kyrenia. Estudió Arqueología en la Universidad Aristotelio de Salónica. Actualmente trabaja como docente en estudios secundarios en la ciudad de Nicosia. Es autora de los libros de poemas: "Manos de burro" y "Té del amor del lamento".


                                                                    "Despierta, mi alma, la luna
                                                                     se extingue en las tejas amarillas,
                                                                     la pasión agoniza y los lirios
                                                                     se inclinan en alguna parte del río"







ÓPTICA EXPANSIONISTA

Cómo cambia de techo el sueño
antes de romper los nudos gordianos
de tus ojos
Cómo huye
desde los verdugos de las pestañas
antes de pintar con nubes
la oscuridad de tu forma nocturna
Qué arrabales rodea
en espectáculos de promisión
el simulacro de tu mito urbano
Nunca lo supe
incluso aunque hipnotizase
los principios líricos
de tus instintos básicos.-


SABIDURÍA CULINARIA

La crudeza
no es siempre sabrosa.
Mordientes las miradas
manifiestan su asco.
La catarsis precisa
requiere un ejecutor severo.
Impasible
en la partición de la plenitud.
Él solo puede
apagar la llama externa
quemando el cuerpo de la razón.

(Traducción exacta a la poética
de las palabras del ama de casa
en el momento en que su mundo
rota
alrededor de una cacerola
friendo cebollas).-


                                                                 Afroditi Lyberi


EL TIEMPO Y LA MUERTE


Niños pequeños, el tiempo y la muerte
desnudan cosas, descosen hilos aparte
los lavan en el mar
juegan y dejan tras de sí
escombros y huesos
significados extintos
sin esmero los cubren de tierra
y se preparan para el próximo modo.-


SÁBANA

Despliega con el arte, con la poesía
tu existencia hasta que
como sábana blanca lucitramada
cubras el mundo
para  dar adecuada sepultura al muerto
privando al cero del titular de la justicia.-


                                                      Petros Golitsis



SALVADOR

Se quedó bajo sus labios
y agarró las palabras
con las dos palmas entreabiertas
y después las alzó
y depositó su vacío en la luz,
como si pegase detrás
las teselas de la hostia
"este es mi cuerpo".
Como si lo salvase...


CUANDO REGRESES

Cuando regreses al lugar donde nací,
quiero que las nubes cubran
las huellas del sol,
para que así la humedad acompañe mis pasos
y para yo poder, incansable,
paso a paso
piedra a piedra,
desconchar los restos de mi memoria.


EL CUERVO Y EL ÁRBOL

En el mundo
el cuervo es el dolor
y el árbol el poeta
y en el poeta
duerme un río oculto.
El cuervo vuela, se repliega
ocupa altas copas allá en el bosque,
halla alimento y regresa a la tierra,
halla agua en el río secreto, bebe.
Por las noches regresa de nuevo al árbol
y sus graznidos devienen poema
y el mundo se hace más ancho
y el tiempo se hace más profundo.-


                                                                       Jrystala Maganí
   







Imágenes: Pinturas del francés Pierre Auguste Cot  (1837 - 1883)





 quiquedelucio@gmail.com