Páginas vistas en total

sábado, 19 de septiembre de 2015

Tú me conoces


Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.

 Publicación N° 1.140
                                                                                 
                                                                                         Emma Fondevila

Poetisa y traductora argentina, nacida en Buenos Aires. Hace años se trasladó a vivir a Madrid. Es coordinadora del Club de Poesía  Carmen Conde que se reúne en la biblioteca Miguel Hernández de Colado-Villalba. Es traductora literaria y autora del poemario "En busca de un resquicio de luz" y de la plaqueta "La piel del tiempo" algunos de sus poemas han sido publicados en la antología de la serie "Grito de Mujer" y en revistas como "La Urraca", "Transpoética", etc. También desarrolla una labor poético-docente en colegios y talleres literarios de la Sierra Noroeste de Madrid.


                                                                                  "la ciudad se abre, se prodiga,
                                                                                   se regala, nos acoge,
                                                                                   en la cadencia
                                                                                   de la noche cálida"





TÚ ME CONOCES

Tú me conoces
porque me has recorrido palmo a palmo
porque has navegado por mis ríos,
porque has penetrado mis grutas más secretas,
porque me has contemplado
en las distintas estaciones,
porque has recogido mis frutos
y también has hollado mis hojas secas.
Tú me conoces,
conoces mis orígenes,
sabes que tengo genes de ida y vuelta.
Sabes que mi alma arraigó en una lejana orilla,
en una tierra donde todo el año
reina la nostalgia.
Me descubriste en aquella ciudad de garúas infinitas
donde el aire se arrastra por las tripas
de un anochecido bandeneón
y le arranca gemidos que florecen
en las calles de adoquines desparejos
de un barrio adormilado en el crepúsculo.
Tú me conoces porque
compañero en mi viaje de regreso,
me ayudaste a arrastrar mi maleta de recuerdos.
Me conoces porque juntos
hemos arado el mundo
y hemos sembrado la simiente,
esperando la cosecha,
recogido los frutos,
y vuelto a sembrar
en un continuo renacer
de la liturgia
que nos consagra
día a día.-


LA DELICADA LÍNEA

Dónde trazar la línea delgada e inestable
entre la que fui y la que soy
la línea que no debe sobrepasar
que me permite saber
que estoy a punto de traicionarme.
Navego en un mar de indecisiones
y doy gracias por ellas
nada me asusta más
que la gente cargada de certezas
que la gente cargada de respuestas
que la gente que habla y habla
y de la que nunca sabemos nada.
Yo tengo muchas dudas
multitud de preguntas
y gracias a ellas me muevo
nunca estoy quieta.
No reniego de mis vacilaciones
sólo reniego de mis sometimientos.-


PERSONAS

Fui dejando atrás
una estela de máscaras,
de disfraces,
de nombres deshechados
Hubo una época para todo eso,
una época en que nos buscábamos
en la barahúnda de personajes que queríamos ser,
de aspectos que queríamos tener,

de vocaciones indecisas,
de arrepentimientos fugaces.
Después fue el momento de vernos
como creíamos que nos veían los demás
y a veces nos gustaba
y otras nos aterraba.
Pero por fin ha llegado el tiempo de las esencias,
el tiempo de lo que somos
porque queremos serlo,
de la indiferencia
por lo que los demás nos atribuyen.
Hemos llegado al momento de ser sin más
de presentarnos al mundo sin pudor,
de limitar los miedos.
No me arrepiento de mis renuncias
soy hija de mis aceptaciones.-


GRANADA

Granada,
fruta de granos sangrantes,
matriz llena de simiente,
-tantos granos, tantos hijos-
qué dulce sortilegio
de sabores, de palabras,
salto entre los granos
y me revuelco en la pulpa pegajosa,
emerjo renovada,
rezumando almíbar,
con la piel dulce,
cubierta de palabras
que empiezan con "al":
almohada,
reposo mi mano en la palabra
y mi mano se duerme,
a la espera de otra
que venga a despertarla.
Alhambra...
y al despertar se produce:
profusión de jardines,
lujuria de fuentes,
murmullo del agua,
aroma de azahares.
Granada,
Gar-anat,
colina de peregrinos.
Granada,
ciudad de las granadas.
Granada-granada...
Concierto en los jardines,
suenan las cuerdas,
las notas se entrelazan
con el rumor del agua
y con el dulzor del grano.-


                                                                                   Emma Fondevila



Imágenes: Pinturas de Gustav Klimt  (Austria, 1862 - 1918)






quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario