Páginas vistas en total

sábado, 5 de septiembre de 2015

Balada

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor. 

Publicación N° 1,128-

                                                                       
                                                                                           Francois Villón

Poeta francés, nacido en París en 1431, con el nombre de Francois de Montcorbier. Obtuvo el título de Bachiller en la Sorbona, posteriormente en 1452 la Licenciatura y la Maestría en Artes. De una vida errante, pasó largos periodos en prisión por robos de dinero (escudos), riñas y por el homicidio del clérigo Philippe Sermoise. Frecuentó las cortes de Charles d'Orleans, en Blois, y de Juan II de Borbón, en Moulins. Escribió incansablemente, viajo por todo Europa y en 1463 se le conmuta la pena de muerte por destierro, donde publica "Balada de los ahorcados"


                                                                             "juzgad para ponernos de acuerdo
                                                                              a todos, por lo que a mí respecta
                                                                              -que a nadie le desagrade-
                                                                              no hay otro tesoro que vivir a gusto"



.

BALADA

Al despuntar el día, cuando el gavilán se remueve,
movido por el placer y por la noble costumbre,
silba el mirlo y se soslaza alegra
recibe a su compañero y se le junta a las plumas,
os quiero ofrecer, y el deseo me alumbra
para ello,
alegremente, lo que parece agradable
a los enamorados.
Sabed que el Amor lo escribió en su libro
y es el motivo por el que estamos juntos.

Sereís la dama de mi corazón, sin dudar,
enteramente, hasta que la muerte me consuma.
Suave laurel que por mi derecho combates,
olivo franco que me quitaís toda amargura;
la razón no quiere que pierda la costumbre
(y en este deseo me junto con ella)
de serviros, sino que me habitúa;
y es el motivo por el que estamos juntos.

Y lo que es más, cuando la pena me golpea,
por Fortuna que a menudo se enfada,
vuestro dulce ojo derrota su maldad,
ni más ni menos como hace el viento
con la pluma.

Y no pierdo el grano que siembro
en vuestro cuerpo, pues el futuro se asemeja.
Dios me ordena cavarlo y abandonarlo;
y es el motivo por el que estamos juntos.

Princesa, escuchad lo que aquí os resumo:
mi corazón no será del vuestro separado:
otro tanto supongo en vos,
y es el motivo por el que estamos juntos.-


ORACIÓN

Padre Noe, que plantaste la viña,
vos también, Loth, que os refugiaste
en la roca,
de forma que Amor, que a la gente engaña,
hizo que os acercarais a vuestras hijas
(no lo digo para reprochároslo);
Archetriclin, que conocisteis bien este arte:
a los tres les ruego que queraís recibir
el alma del buen difunto maestro.

Antaño fue descendiente de vuestro linaje,
él, que bebía lo mejor y más caro
y que no debía tener el valor de un peine.
No se podía quitar las manos del jarro;
no llegó nunca tarde a beber bien.
Nobles señores, no permitaís
que se pongan trabas al alma del difunto
maestro Jean Cotar.-


*********

He tenido en cuenta
las dulces miradas y las buenas caras,
de sabor muy equívoco,
que me atravesaban de lado a lado,
aunque me abandonaron
y me han fallado en la mayor necesidad.
Tengo que plantar en otro terreno
y llamar a otro sitio.

Me prendió la mirada de aquella
que me fue traidora y dura;
sin que yo haya faltado en nada,
quiere y ordena que yo sufra
muerte y que no viva más;
no veo más salvación que huir,
quiero romper la soldadura viviente
sin oír mis compasivas quejas.

ara obviar estos peligros,
lo mejor para mí es, creo, huir.
¡Adios! me voy a Angers,
ya que ella no me quiere conceder
su gracia, ni compartirla conmigo.
Por ella muero, con los miembros sanos;
a la fuerza soy amante mártir,
de la lista de los enamorados santos.

 Y ya que me es necesario partir,
y no estoy seguro del regreso,
-no soy hombre sin defectos
ni más de acero o de estaño que otros,
vivir es incierto para los humanos,
y después de la muerte no hay remedio;
me voy a un país lejano-
por eso, establezco el presente legado,
que me he desterrado con tanta dureza
que estoy privado de alegría,
y alejado de todo placer,
dejo mi corazón engastado,
pálido, digno de compasión,
muerto y transido;
ella me ha buscado este mal
pero que Dios se lo recompense.-



                                                                Francois Villón





Imágenes: Pinturas de Vicenzo Irolli (Italia, 1860 - 1942) y de Vladimir Gusev (Rusia)




 quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario