Páginas vistas en total

miércoles, 2 de septiembre de 2015

El castaño

Quinto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


Publicación N° 1.126


                                                                                         Vielsi Arias Peraza

Poetisa de Venezuela, nacida en Valencia en 1982. Egresada de la Facultad de Educación, Mención Artes Plásticas de la Universidad de Carabobo. Promotora de lectura.  Ha publicado los poemarios: "Transeúnte" (2005), "Los difuntos" (2010) galardonado con Mención Honorífica del Premio Municipal de Literatura de la Alcadía de Caracas. Participó en diversas antologías de su país y del extranjero, acompaña a la poetisa venezolana Ana Enriqueta Terán, en la labor de recuperar su obra inédita.


                                                                               "doblégate, que nada puede salvarme
                                                                                de mi misma y tampoco nada es
                                                                                suficiente lo vivido lo roto lo que insiste                                                                                                    jamás este poema" 





EL CASTAÑO

Mi pueblo era un camino de tierra largo
que terminaba en la montaña.
De lado, los techos de cinc.
De lado, las paredes de barro desmayándose.
Y ellos, en el mismo polvo caminando.


VELORIO

Aguardiente claro para llevar la noche,
pálidos quesos. Un camino de velas.
Algodones blancos para vestir al muerto.

No traten de explicar nada
al difunto Antonio Márquez,
       se lo comieron los gusanos.-


TORMENTO

Yo eternicé mis recuerdos,
los volví inertes,
los hice por siempre enhiestos.

Ellos aprendieron a quedarse
en la soledad de sí mismos.-


TAMBIÉN NOS MIRA EN TI

Bajo el alcohol
eras el mismo niño, desvalido y hambriento
a los pies de mi abuelo.
Mi abuelo Pedro,
el que te obligaba a ir con él
a beber con su soledad.
Mi abuelo, el que no conocí,
el que te tenía durmiendo en el piso.
El que se ahogó con una espina de pescado
frente a todos, mientras comían.
Mi abuelo,
el que está sentado en el sillón rojo,
con su dureza y su culpa.

También nos mira en ti
que terminaste siendo su sombra.-


CÓMO CRECE EL TIEMPO EN LA TIERRA

Abuelo: enséñame hacer conucos,
dime cómo se siembra el maíz,
cómo crece el tiempo en la tierra.

Abuelo, qué son los espantapájaros.
Qué son esos muñecos de trapo.

Abuela cómo se pega un botón.
Cómo se corta un patrón de camisa.
Cómo se teje un mantel.
Cómo se enhebra el hilo en estos nudos de la soledad.
Cómo se hace una torta.
Cómo se hace la costumbre del oficio.

Abuela, por qué pariste tantos hijos.
Quién te enseñó la medida de cada uno.
Exacto y sereno.-


VAMOS EN EL MISMO AUTOBÚS

No había caminos cercanos
para llegar a la escuela.

El horario de la infancia
era igual al horario de un obrero:
Vamos en el mismo autobús
y tenemos el mismo destino.-


*********

¿Qué hazaña no cumplimos
para querer volver?
¿Qué deuda dejamos pendiente
y queremos ir a cerrarla?
¿Por qué tanta insistencia?
¿Por qué queremos regresar?

¿Para qué queremos vernos
si el recuerdo pendiente nos ahoga?




                                                                                        Vielsi Arias Peraza



Imágenes: Pinturas de Orlando Morales Arias (Bolivia, 1954)



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario