Páginas vistas en total

viernes, 31 de enero de 2014

Cae una lluvia mansa

                                                          Luis Izquierdo

Poeta, ensayista y antólogo español nacido en Barcelona en 1936. Se doctoró en Filología y luego realizó estudios de Investigación Sociológica en el Center For European Studies de la Universidad de Harvard. Su primera publicación poética data de 1970 con "Supervivencias", seguida por "Calendario del nómade" (1983), "Señales de nieve" (1995), "Sesión continua" (1988), "No hay que volver" (2003) y la recopilación de su obra en "Travesía del ausente" (2006).  Tiene publicado una importante colección de ensayos sobre poesía.


                           
                                                "Las flores cuyos nombres olvidamos,
                                                esta conversación que mantenemos
                                                el silencio para el que discurrimos
                                                son la ilusión del tiempo que sumamos"



CAE UNA LLUVIA MANSA   poesía de Luis Izquierdo

Cae una lluvia mansa, voz furtiva
que imprime surcos lentos en la noche.
Y va su ritmo desgranando notas
de malo  de buen humor
en una página de Laye (un viejo número
picado de amarillos invasores).
Y escribe sosegado, sonreído,
recuperado bajo la cortina.
No es éste el tiempo disyuntivo
sino la sucesión tan sólo en los rumores,
el recuerdo
de Marx y de Mounier y de Bernanos
refractando una prosa en la neblina
del ayer en su incógnita revuelto.
Escribe solo, está solo. No imagina
que si en la selva oscura las palabras...

Mas por de pronto, ajeno a todo cálculo,
divaga acerca de lo más lejano
y al abrigo
de los que guían protectoramente.
Hablarles nada más intentaría
del reposo sin plazo, de la pausa,
de la rueda antilógica del ocio
que esta noche con lluvia sedimenta:
memorias frescas y humedad reciente,
frentes de niño contra los cristales,
polvo barrido por el agua a dios,
pisadas presurosas hasta un porche,
paraguas que se pliegan.
                                 Buenas noches.-



CUANDO TÚ TE HAYAS IDO

Cuando tú te vayas, ni te llorarán
-es ley de vida,
o fue, dirá un colega-,
pensando como siempre en los demás.
Los bosques que ayer fueron
desaparecerán,
pero muy lentamente,
y lentamente seguirá el olvido
de las pautas aladas de febrero
frente al surco abolido de los campos.
De la voz de las gentes,
del humo de los trenes y de fábricas
ni se hablará.
Pero lo alado -viento, nubes, pájaros
y el pueblo singular-
ha de seguir nutriendo un palimpsesto
por metaforizar.
Sólo suspiros o trasminaciones
invaden un ayer que se presenta
-"cuando tú te hayas ido"-
de nuevo en un poema
-"me envolverán las sombras"-
para engañar el tiempo que no engaña
ni siquiera al poeta que se ha ido
mientras los pájaros
("cual negras, frías notas
escritas en la pauta de febrero")
le cantan.

Aunque el canto no siempre es evidente,
ni para todos ido.
            Menos mal.-



RETORNOS DE COTLLIURE

     Tal vez fue el frío en la espalda,
o las sobras del silencio.
      Nadie en la ciudad o el campo,
solo pueblo a la derrota
decidida por el viento.
      Los árboles del crepúsculo,
faroles extintos, neutros.
      Un paisaje sepultado
y la imposible esperanza
de alentar bajo otro invierno.
       Cancelados horizontes
por carreteras huídas
rechazaban los antojos
de no ceder.
                    Todavía...
       Los ojos, sus pobres ojos
en el azul de otro día.-



                                                              Luis Izquierdo 




Imágenes: Pinturas del artista alemán Georg Baselitz  (Berlín Este, 1938)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

jueves, 30 de enero de 2014

Albada

                                                            Jaime Gil de Biedma

Poeta español nacido en Barcelona en 1929 y fallecido en su ciudad en 1990. Inició sus estudios de Derecho en Barcelona y los continuó en Salamanca, por cuya universidad se licenció. Su primer libro "Según sentencia del tiempo" se publicó en 1953, seguida de "Compañeros de viaje" (1959), "En favor de Venus" (1965), "Moralidades" (1966), "Poemas póstumos" (1968), "Las personas del verbo" (1975), donde recoge su poesía hasta 1982. Escribió además agudos ensayos literarios, y después de su muerte se editó un diario suyo " Retrato del artista".



                                                         "¿no has aprendido, inocente,
                                                         que en tercera persona
                                                         los bellos sentimientos
                                                         son historias peligrosas?



ALBADA   poesía de Gil de Biedma

Despiértate. La cama está más fría
y las sábanas sucias en el suelo.
Por los montantes de la galería
                  llega el amanecer,
con su color de abrigo de entretiempo
                  y liga de mujer.

Despiértate pensando vagamente
que el portero de noche os ha llamado.
Y escucha en el silencio: sucediéndose
hacia lo lejos, se oyen enronquecer
los tranvías que llevan al trabajo.
               Es el amanecer.

Irán amontonándose las flores
cortadas, en los puestos de las Ramblas,
y silbarán los pájaros -cabrones-
desde los plátanos, mientras que ven
volver
la negra humanidad que va a la cama
             después de amanecer.

Acuérdate del cuarto en que has
dormido.
Entierra la cabeza en las almohadas,
sintiendo aún la irritación y el frío
                que da el amanecer.
junto al cuerpo que tanto nos gustaba
                 en la noche de ayer,

y piensa en que debieses levantarte.
Piensa en la casa todavía oscura
donde entrarás para cambiar de traje,
y en la oficina, con sueño que vencer,
y en muchas otras cosas que se anuncian
                desde el amanecer.

Aunque a tu lado escuches el susurro
de otra respiración. Aunque tú busques
el poco calor entre sus muslos
medio dormido, que empieza a
estremecer.
Aunque el amor no deje de ser dulce
                 hecho al amanecer.

-Junto al cuerp que anoche me gustaba
tanto desnudo, déjame que encienda  
 la luz para besarte cara a cara,
                 en el amanecer.

Porque conozco el día que me espera,
                y no por el placer.-


AMOR MAS PODEROSO QUE LA VIDA


La misma calidad que el sol de tu país,
saliendo entre las nubes
alegre y delicado matiz en una hojas,
fulgor de un cristal, modulación
del apagado brillo de la lluvia.

La misma calidad que tu ciudad,
la ciudad de cristal innumerable
idéntica y distinta, cambiada por el
tiempo,
calles que desconozco y plaza antigua
de pájaros poblada,
la plaza que una noche nos besamos.

La misma calidad que tu expresión,
al cabo de los tiempos,
esta noche al mirarme,
la misma calidad que tu expresión
y la expresión herida de tus labios.

Amor que tiene calidad de vida,
amor sin exigencias de futuro,
presente del pasado,
amor más poderoso que la vida,
perdido y encontrado.
Encontrado, perdido...




                                                             Jaime Gil de Biedma





Imágenes  Pinturas del artista ruso, Robert Rafailovich Falk , 1886/1958


Publicación de Quique de Lucio para Nos Queda 
la Palabra
quiquedelucio@gmail.com

miércoles, 29 de enero de 2014

Homenaje

                                                      José Emilio Pacheco

                           (México, 1939- Ciudad de México, 26 de enero de 2014)


Premio Nacional de Literatura 1995
Premio Iberoamericano de Letras "José Donoso" 2001
Premio Iberoamericano de Poesía "Pablo Neruda" 2004
Premio Internacional de Poesía "Federico García Lorca" 2005
Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2009
Premio de Literatura Miguel de Cervantes 2009




                   Homenaje al gran poeta mexicano fallecido hace tres días, a los 74 años de edad.




                                                         " Escribo unas palabras y al mismo
                                                         ya dicen otra cosa, significan
                                                         una intención distinta, ya son dóciles
                                                         Criptogramas de un pueblo remotísimo
                                                         que busca la escritura en tinieblas"


CAVERNAS

Es verdad que los muertos tampoco duran
Ni siquiera la muerte permanece
Todo vuelve a ser polvo

Pero la cueva preservó su entierro

Aquí están alineados
cada uno con su ofrenda
los huesos dueños de una historia secreta

Aquí sabemos a qué sabe la muerte
Aquí sabemos lo que sabe la muerte
La piedra que dio vida a esa muerte
La piedra se hizo lava de muerte

Todo está muerto
En esta cueva ni siquiera vive la muerte.-


CONTRAELEGÍA

Mi único tema es lo que ya no está
Y mi obsesión se llama lo perdido
Mi punzante estribillo es nunca más
Y sin embargo amo este cambio perpetuo
este variar segundo tras segundo
porque sin él lo que llamamos vida
          sería de piedra.-



EL MAR SIGUE ADELANTE

Entre tanto guijarro de la orilla
   no saber el mar
     en donde deshacerse

¿Cuándo terminará su infernidad
  que lo ciñe
   a la tierra enemiga
    como instrumento de tortura
     y no lo deja agonizar
      no le otorga un minuto de reposo?

Tiene entre la olarasca
  de su absuluta impermanencia
   Las vueltas
    jamás serán iguales
     La prisión
      es siempre idéntica a sí misma.

Y cada ola quisiera ser la última
  quedarse congelada
   en la boca de sal y arena
    que mudamente
     le está diciendo siempre:
      Adelante.-


LLUVIA DE SOL

La muchacha desnuda toma el sol
apenas cubierta
por la presencia de las frondas.

Abre su cuerpo al sol
que en lluvia de fuego
la llena de luz.

Entre sus ojos cerrados
la eternidad se vuelve instante de oro.
La luz nació para que
el resplandor de este cuerpo

le diera vida.
Un día más
sobrevive la tierra gracias a ella

que sin saberlo
es el sol
entre el rumor de las frondas.-


A QUIEN PUEDA INTERESAR

Que otros hagan aún
    el gran poema
los libros unitarios
    las rotundas
obras que sean espejo
    de armonía

A mi sólo me importa
    el testimonio
del momento que pasa
    las palabras
que dicta en su fluir
    el tiempo en vuelo

La poesía que busco
    es como un diario
en donde no hay proyecto ni medida.-




                                                          José Emilio Pacheco     




           
Imágenes: Pinturas de la artista contemporánea de México, Ana María Medina



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

lunes, 27 de enero de 2014

Cuenta el bosque

                                                              Rosa Lentini

Poeta, traductora y crítica literaria española nacida en Barcelona en 1957. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Barcelona. Fue directora de "Hora de Poesía", donde tradujo a numerosos autores como Apollinaire y Rich. Ha publicado, entre otros, los poemarios: "La noche es una vez soñada" (1994), "Cuadernos de Egipto" (2000), "El sur hacia mi" (2001), "Las cuatro rosas" (2002), "El veneno y la piedra" (2005), "Transparencias" (2006), etc. Parte de sus poemas han sido traducidos al inglés, italiano, francés y portugués.



                                         "Del cordón umbilical de las preguntas
                                         sólo tira hacia afuera lo que quema,
                                         una apuesta sostenida,
                                         un color remoto y dócil que se fue"



CUENTA EL BOSQUE   poesía de Rosa Lentini


Corteza de árbol el vestido de novia,
fantasma blanco de resina.
Los días nacen de las noches,
no entre pliegues de luz,
una colina es sólo fango endurecido,
el nacimiento de una lejana estrella,
y el poema únicamente voz.
Caza nocturna de sueños,
fisura en la mirada ajena.-


DESNUDOS, ASOMADOS

Desnudos, asomados
a un paisaje colmado de pinturas,
donde, vueltos de espaldas,
las figuras parecen mirar
hacia el interior de cada cuadro
las nubes, un tronco, unas piedras.
Olvidadas de sí, sus miradas
habitan el cuerpo del retrato:
una piedra, esa desvencijada puerta,
aquel sendero que llega,
pasos en la página que elude guarecerlas,
donde la palabra quizás escucha
un viento brusco en las horas
y de golpe el silencio:
solos sus ojos
al mirar de soslayo
un pájaro aleteando,
deseo de percepción;
el frío, su figura en lo azul,
nuestra sola cosecha.-



LA ROSA DE HIELO

La rosa esculpe
sus violentos colores en el frío,
y no es quimera de la rosa
en la nieve, rosa de invierno,
agua helada, blanco en lo blanco,
ofreciéndose.
La rosa crepita en la llama,
y en la desolación de la nieve
no hay deshielo demasiado lento.-



LO QUE DICE LA ARENA

Miradas al trasluz tus manos hojas,
sombra enlazada a sombras,
puro hechizo de voces deslizadas.
Lanzaderas, lanzaderas,
edades que van  vienen en sus ostras.
Tu cuerpo fue rama o voz,
resina flexible que unía
la tela del agua a un fondo
leve de desmemoria.-


TODO SE DIO EN EL PULSO

Todo se dio en el pulso,
en un forcejeo celoso,
medianoche de agujeros de odio
que ahogan tus dedos de alga,
niños compitiendo como faros;
sin embargo hubiera sido fácil
en esta insaciabilidad
el verano de la risa,
la red tendida ante la ruina,
ceñida tela para exorcizar
la locura, el dopaje.
Todo se dio a medianoche.-


                                                                  Rosa Lentini




Imágenes: Pinturas del artista italiano contemporáneo Pino Daeni


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

domingo, 26 de enero de 2014

Sábado

                                                             Antonio Gamoneda

Poeta español nacido en Oviedo en 1931. Su obra, de una fuerza excepcional ha sido reconocida como una de las grandes de la poesía española actual. Ha obtenido, entre otros, el "Doctor Honoris Causa" por la Universidad de León, el Premio Castilla y León de las Letras en 1985, el Premio Nacional de Poesía en 1988 por su libro "Edad", el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana XV Edición, el Premio Cervantes de Literatura en 2006 y nominado al Premio Europa 1993 por su "Libro de frío".


                                                       "Tu cabello en sus manos, arde
                                                        en las manos del vigilante de la nieve.
                                                        Son las cebadas, las siestas de las
                                                        serpientes y tu cabello en el pasado"



SÁBADO   poesía de Antonio Gamoneda    


1.- El animal que llora, ése estuvo
en tu alma antes de ser amarillo;

el animal que lame las heridas blancas,
ese está ciego en la misericordia;
el que duerme en la luz y es miserable,
ese agoniza en el relámpago.

La mujer cuyo corazón es azul  te
alimenta sin descanso,

ésa es tu madre dentro de la ira;
la mujer que no olvida y está desnuda en
el silencio,

esa fue música en tus ojos.

Vértigo en la quietud: en los espejos
entran sustancias
corporales y arden palomas. Tú dibujas
juicios y tempestades
y lamentos.

Así es la luz de la vejez, así
la aparición de las heridas blancas.

2.- Estoy desnudo ante el agua inmóvil.
He dejado mi ropa en el
silencio de las últimas ramas.

Ese era el destino:
llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.


AÚN

Hubo un tiempo en que mis únicas pasiones
eran la pobreza y la lluvia.

Ahora siento la pureza de los límites
y mi pasión no existiría si dijese su nombre.

Alguien ha entrado en la memoria blanca,
en la inmovilidad del corazón.

Veo una luz debajo de la niebla
y la dulzura del error me hace
cerrar los ojos.

Es la ebriedad de la melancolía; como acercar el rostro
a una rosa enferma, indecisa entre el perfume y la muerte.

Hablan los manantiales en la noche, hablan en los imanes
del silencio.

Siento la suavidad de las palabras olvidadas.

***************

Sngre negra en la misericordia:
Tu lengua es un idioma ensangrentado.

Sábana aún en la sustancia enferma,
la que llora en tu boca y en la mía
y, atravesando dulcemente llagas,
ata mis huesos a tus huesos humanos.

No mueras más en mí, sal de mi lengua.
Dame la mano para entrar en la nieve.

******************

Amé todas las pérdidas.
Aún retumba el ruiseñor en el jardín invisible.

Vuelvo a casa atravesando el invierno:
olvido y luz sobre las ropas húmedas.
Los espejos están vacíos y en los platos ciega la soledad.
Ah la pureza de los cuchillos abandonados.

Amé todas las pérdidas.

Aún retumba el ruiseñor en el jardín invisible.-



                                                           Antonio Gamoneda




Imágenes: Pinturas del artista francés William Bouguereau  (La Rochelle, 1825-1905)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

viernes, 24 de enero de 2014

Ropajes

                                                            Andrés Neuman

Poeta, ensayista y novelista hispanoargentino, nacido en Buenos Aires en 1977. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Granada, ha impartido clases de literatura hispanoamericana en la misma Universidad. Parte de su obra poética está contenida en : "Métodos de la noche" (1998), "El jugador de billar" (2000), "El tobogán" (2002), "La canción del antílope" (2003), "Gotas negras" (2004), "Sonetos del extraño"  (2007), "Mística abajo" (2008),etc. Obtuvo el Premio Nacional de la Crítica en 2010.


                                   "Todo se vuelve oscuro
                                   y es mentira la luz que nadie ve.
                                   Nos deslumbran, nos ciegan. Un café.
                                   Es lo que necesito. No es la sed"



ROPAJES   poesía de Andrés Neuman

Decirte que te amo es una historia
de mustias obviedades.
Sería preferible que leyeses
amores novedosos,
canciones que mitiguen por las noches
tus raptos de inocencia.

Mis trajes de soldado no son más
que miedo a la batalla.
Y peores mis trajes de turista,
como si la aventura de las calles
pudiera seducirme.
Por si no lo sabías nunca logré emigrar,
sigo habitando en sábanas, las mismas
que humedecí de niño
cuando aún no te amaba y todavía
no había mojado tus sábanas.
Mi única destreza es protegerme.

Decirte que me ames es un pleito
de lenguajes más hábiles que el mío.
No sé nada de espejos,
no entiendo una sonata,
callar es la virtud que no merezco.
Ojalá te bastasen las delicias
de los mundos y las tardes
que no me pertenecen.

Decir te amo suele ser asunto
de obvias melancolías.-


LAS ORILLAS

Me es hermoso el desgarro porque une las
orillas,
nos concentra
en desdoblarnos siempre para poder ser
uno.
(Es un número, el uno, que traiciona
cuando finge ser punto de partida).
Necesario el desgarro,
porque renuncia a hundirse
pero ama los pozos
y no tiende sus manos como dos
hemisferios.

Con el pulso ambidiestro
navego celebrando los puntos cardinales
que mudarán mi rigen,
y sucede el naufragio porque debe
y la vida es el barco
y yo soy el ahogado y el mismo que me
salva.-


 CASA FUGAZ

Somos iguales, tienes
la exacta fortaleza
que me hace en parte débil.
Sigue siendo difícil
en la casa terrena desnudarse.
¿Trascender? Eso intentan los solemnes,
como si dominasen el misterio
de habitar hasta el fondo este lugar
sin ceder terreno a las alturas.

Si te toco, artesana
¿querrás estar aquí eternamente?
Durando en lo fugaz,
así transcurriría nuestra entrega.
Desconociendo cómo,
así nos buscaríamos.
Iguales en la duda.
Enamorados
en la fragilidad de estas paredes.-


                                                                    Andrés Neuman




Imágenes: Pinturas del artista francés Camille Pissarro  (Julio 1830-Noviembre 1903)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com



miércoles, 22 de enero de 2014

Melancolía

                                                              Josep Palau i Fabre

Poeta, narrador, ensayista y traductor español nacido en Barcelona en 1917 y fallecido en 2008. Es una de las grandes figuras de la cultura catalana del siglo XX. Escribió toda su poesía entre 1936 y 1950, año en que, con una certeza sorprendente, dio por cerrada su obra poética, bajo el nombre de "Poemas del alquimista". "Baladaes amargues" es de 1943 y "Eaprenent de poeta" de 1944. Además escribió textos de teatro, narrativa y ensayo. Tradujo al catalán obras de Antonin Artaud, Arthur Kimbaud y Honoré de Balzac, entre otros.


                                                         "un cuello arqueado, terso,
                                                         acucia mi deseo
                                                         de abrirte una ancha boca
                                                         con mi estilete, hendiendo"


MELANCOLÍA     poemas de Palau i Fabre

Melancolía.
Hila una seda fina,
llanto de amiga,
teje, en mis adentros,
velos de muselina.-


6
Pasa tus dedos
por las sedas del lago.
Es ella, sí,
tan cercana al Ensueño,
Madama Fantasía.-

8
La dulce amiga
mecida está en el sueño
que la dormía.-

9
Un corazón
lo tengo todavía.
Corazón con su llanto
y su alegría.
Corazón, demasía.-


PIEDRA

Dura como agua dura.
Raiz es de sí misma.
En éxtasis perenne
la piedra perpetúa
la piedra, imagen pura,
y la idea de piedra
se nos torna madura.-


 RETRATO

El más fino fango
del paraíso
helo ante mí.

A mí me place
sentirla así,
como un cojín
para mirarla.

Y nada más,
salvo algún beso,
o algún desmán.-

LORELEI

La música del agua
como blanca mujer.
¿Por qué mi barca ahora
surca tales parajes?
No existe madrugada
en mí, ni aire bastante
para hacerme liviana
esta canción extraña.-

LLULLABY

Duérmete, corazón mío, duérme.

Llora si quieres, un poco,
que yo estoy a tu lado.
No tengas miedo. Olvida.
Cierra los ojos a medida
que yo los cierro. Vente.
Medita, corazón mío, niño,
con aquel meditar de lluvia fina
de las postrimerías.
El sueño te reclama, vente.

Duérmete, corazón mio, duerme.-



                                                             Josep Palau i Fabre





Imágenes: Pinturas del artista de Estados Unidos, Thomas Hart Benton (Misuri, 1889- 1975)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

lunes, 20 de enero de 2014

Deja vu

                                                              Ana Merino

Poeta española nacida en Madrid en 1971. Estudió en la Rijksuniversisteit de Groningren, Paises Bajos, es Licenciada en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid , recibió el doctorado por la Universidad Pittsbutgh en EE.UU. Actualmente es catedrática en Iowa. Su primer poemario "Preparativos para un viaje", obtuvo el Premio Adonais en 1994, es autora además de: "Los días gemelos" (1997), "La voz de los relojes" (2000), "Juegos de niños" (2003) que obtuvo el Premio Fray Luis de León, "Compañera de celda" (2006), etc.



                                       "Que te devuelvan el tiempo de los lunes
                                       y los hagan festivos en tu agenda
                                       para que la semana no te pese tanto
                                       y puedas sentir el último tramo del domingo"



DEJA VU  poesía de Ana Merino      

Vuelve a soñar
que en tus pies
te caben mis zapatos.


No le temas al tiempo
que has pasado
sin rozarte con mi sombra.

Tu cárcel de palabras
no me importa,
mis zapatos
están llenos de ti,
me perteneces cada vez que camino
por tu memoria suicida
de amante condenado
al deasamor perpetuo.

Vuelve a soñar
que soy yo la que te mira
en el espejo del baño,
y tu abrazo me hace ser
idéntica a ti.

No le temas al tiempo
que dejaste pasar
cada vez que mis labios
evocaban tu rastro
de pequeño secreto
guardado en un reloj
con forma de juguete.

Vuelve a soñarme ahora
que ya eres viejo
y me atrevo a buscarte
sin pedirte permiso
porque fuiste mi cuerpo
y a mi también me duelen tus caderas.-


DESAMOR

Sobre el dolor de estar
y no ser querido
pongo el mantel y espero la cena.

Cada habitación tiene un sonido
a modo de selva
o de tormenta.

Pero es en el baño
donde los espejos no disimulan,
escupen.
Cada rincón tiene su nido
y allí las arañas
preparan sus telas;
pero es en el patio
donde me dedico a despiojar niños
y aplasto las liendres con las uñas
como si fuese una gran cacería
de dedos largos
y pelo sucio.

Sobre el dolor se quejan mis manos
y yo me olvido, no existo;
ni siquiera a golpes abro la boca.-



EL QUINTO CIELO


Seremos niños
cuando la muerte roce el quinto cielo.
Queremos abrazarnos
a la risa que deja la inocencia
en los tejados.

Maullidos de gato
que planean
tomar el territorio de las sombras.
Y nosotros debatiéndonos
entre un intento por volar
y un anhelo enfermizo
por querer escapar
de nuestro propio cuerpo.

Seremos niños
olvidamos el olor que dejan los adultos,
el rastro de sus miedos
atado a las desgracias de las vidas
ajenas.

La vejez será el eco
de los acantilados,
murmullo de cisternas
bebiéndose el silencio de la noche.

Seremos niños buenos
en ataúdes blancos
y trenzaremos sueños
humedeciendo el mimbre
en las aguas termales
de los cuentos de hadas.-



                                                                 Ana Merino





Imágenes: Pinturas del artista español contemporáneo David Agenjo, radicado en Londres.-


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

domingo, 19 de enero de 2014

El abrazo

                                                            José Lezama Lima

Poeta y ensayista cubano nacido en La Habana en 1910 y fallecido en 1976. Es considerado como el escritor más representativo de la literatura cubana junto a José Martí. Dirigió numerosas revistas literarias, contribuyendo con importantes textos como "Muerte de Narciso" y "Enemigo rumor". En 1966 publicó su novela "Paradiso", donde desarrolló en prosa su sistema poético de estilo barroco. Tambien se destacó en varios libros de ensayo.


                            "ceñido arco, cejijunto olvido, recelosa fuente halago.
                            Luz sin diamante detiene al  ciervo en la pupila,
                            que vuela como papel de nieve entre el peine y el lago.
                            Entre verdes estambres su dardo el oído destila"




EL ABRAZO    poesía de José Lezama Lima

Los dos cuerpos
avanzan, después de romper el espejo
intermedio, cada cuerpo reproduce
el que está enfrente, comenzando
a sudar como los espejos.
Saben que hay un momento
en que los pellizcará una sombra
algo como el rocío,
indetenible como el
humo.
La respración desconocida
de lo otro, del cielo que se inclina
y parpadea, se rompe
muy despacio esa cáscara de huevo.

La mano puesta en el hombro de la
mujer.
Nace en ellos otro temblor,
el invisible, el intocable, el que está ahí,
grande como la casa, que es otro cuerpo
que contiene y luego se precipita
en un río invisible, intocable.
Las piernas tiemblan, afanosas de llegar
a la tierra descifrada,
están ahora en el cuerpo sellado.
Comienza apoyándose enteramente,
un cuerpo oscuro que penetra
en la otra luz
que se va volviendo oscura
y que es ella ahora la que comienza
a penetrar.
Lo oscuro húmedo que desciende
en nuestro cuerpo.
Tiemblan como la llama
rodeada de un oscilante cuerpo oscuro.
La penetración en lo oscuro,
pero el punto de apoyo es ligeramente
incandescente,
después luminoso
como los ojos acabados de nacer,
cuando comienza su victoriosa
aprobación.

La mano no está ya en el otro hombro.
Se establece otro puente
que respaldan los cuerpos penetrantes.
Ya los dos cuerpos desaparecen,
en la gran nebulosa oscura
que apuntala su aspa de molino.
Los dos cuerpos giran
en la rueda de volantes chispas.
Como después de una lenta y larga
nadada,
reaparecen los cabellos llenos de
tritones.
Miramos hacia atrás separando el oleaje.
Y aparece el desierto con alfombras y
dátiles.

Los dos cuerpos desaparecen
en un punto que abre su boca.
Lo húmedo, lo blando,
la esponja infinitamente extensiva,
responden en la puerta,
abrillantada con ungüentos
de potros matinales
y luces de faisanes con los ojos apenas
recordados.

El dolmen que regaló los dones
en la puerta aceitada,
suena silenciosamente su madera vieja.
Los dos cuerpos desaparecen
y se unen en el borde de una nube.
La manta, la lechuza marina,
seca el sudor estrellado
que los cuerpos exhalan en la
crucifixión.
El árbol y el abrazo
no conocen la resurrección,
nacen y decrecen con la media luna
y el incendio del azufre solar.
Los dos cuerpos ceñidos,
el cuerpo del canguro
y la serpiente marina,
se enredan y crujen en el casquete
boreal.-


                                   
                                                               José Lezama Lima





Imágenes: Pinturas de Gustav Klimt  (Baumgarten, Austria, 1862-Viena, 1918)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

viernes, 17 de enero de 2014

Alma dormida

                                                                José Hierro

                                                  (Madrid, España, 1922-2002)

                                              Premio Nacional de Literatura 1953
                                              Premio Nacional de la Crítica 1957  
                                              Premio "Príncipe de Asturias" 1981
                                              Premio Nacional de las Letras Españolas 1990
                                              Premio "Reina Sofía de Literatura" 1995
                                              Premio Cervantes de las Letras 1999


                                             "Dirán que he muerto, y yo no muero.
                                            ¿Cómo podría ser así, decidme, dónde
                                             podría ella reinar  si yo muriera"       



ALMA DORMIDA    poesía de José Hierro


Me tendí sobre la hierba entre los
troncos
que hoja a hoja desnudaban su belleza.
Dejé el alma que soñase:
volvería a despertar en primavera.

Nuevamente nace el mundo,
nuevamente
naces, alma (estabas muerta).
Yo no sé lo que ha pasado en este
tiempo:
tú dormías, esperando ser eterna.

Y por mucho que te cante la alta
música de las nubes, y por mucho
que te quieran
explicar las criaturas por qué evocan
aquel tiempo negro  frío, aunque
pretendas
hacer tuya tanta vida derramada
(era vida, y tú dormías), ya no llegas
a alcanzar la plenitud de su alegría:
tú dormías cuando todo estaba en vela.

Tierra nuestra, vida nuestra, tiempo
nuestro...
(Alma mía, ¡quién te dijo que
durmieras!).-


ASÍ ERA

Canta, me dices. Y yo canto.
¿Cómo callar? Mi boca es tuya.
Rompo contento mis amarras,
dejo que el mundo se me funda.
Sueña, me dices. Y o sueño.
¡Ojala no soñara nunca!
No recordarte, no mirarte,
no nadar por aguas profundas,
no saltar los puentes del tiempo
hacia un pasado que me abruma,
no desgarrar ya más mi carne
por los zarzales, en tu busca.

Canta, me dices. Yo te canto
a ti , dormida, fresca y única,
con tus ciudades en racimos,
como palomas sucias,
como gaviotas perezosas
que hacen sus nidos en la lluvia,
con nuestros cuerpos que a ti vuelven
como a una madre verde y húmeda.

Eras de vientos y de otoños,
eras de agrio sabor a frutas,
eras de playas y de nieblas,
de mar reposando en la bruma,
de campo y albas ciudades,
con un gran corazón de música.-


COMO LA ROSA: NUNCA...

Como la rosa: nunca
te empañe un pensamiento.
No es para ti la vida
que te nace de dentro.
Hermosura que tenga
su ayer en un momento.
Que en sólo tu apariencia
se guarde tu secreto.
Pasados no te brinden
su inquietante misterio.
Recuerdos no te nublen
el cristal de tus sueños.

Cómo puede ser bella
flor que tiene recuerdos.-


                                                                   José Hierro




Imágenes: Pinturas del artista ruso Nicolay Bogdanov-Belsky


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda 
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com
twitter@quiquedelucio

miércoles, 15 de enero de 2014

Homenaje a Gelman

                                                                   Juan Gelman

                          (Buenos Aires, Argentina, 3 de mayo 1930 - México, 14 de enero 2014)






                                              "callado como un niño bajo los gordos buitres
                                              que me comen de todo menos el pensamiento
                                              de cuando ella se unía como un ramo
                                              de dulzura y lo tiraba en la tarde"

Homenaje al gran maestro, fallecido en el día de ayer a los 83 años, en México DF.



NOTA  1

te nombraré veces y veces
me acostaré con vos noche y día.
noches y días con vos.
me ensuciaré amando tu sombra.
te mostraré mi rabioso corazón.
te pisaré loco de furia.
te mataré los pedacitos.
te mataré uno con paco.
otro lo mato con rodolfo.
con haroldo te mato un pedacito más.
te mataré con mi hijo en la mano.
voy a venir con diana y te mataré.
te voy a matar, derrota.
nunca me faltará un rostro amado para
matarte otra vez.
vivo o muerto/un rostro amado.
hasta que mueras
dolida como estás/ya lo sé.
te voy a matar/yo
te voy a matar.-


NOTA V

No echés a la tristeza del fogón/
siéntese aquí a mi lado/vieja/
usted nunca me va a dejar/
perdonemé si la olvidé

si anduve de rabia en rabia
saliendo de un muerto entrando
a otro muerto o mundo roto/
si así viaje todos estos años/

arrímese tristeza/
que me hace tanta furia
tanto puerto muerto y
necesito viajar/viajar.-


NOTA XXII 

huesos que fuego a tanto amor han dado
exiliados del sur sin casa o sin número
ahora desdueñan tanto sueño roto
una fatiga les distrae el alma

por el dolor pasean como niños
bajo la lluvia ajena/una mujer
habla en voz baja con sus pedacitos
como acunándoles no ser/o nunca

se fueron del país o patria o puma
que recorría la belleza como
dicha infeliz/país de la memoria

donde nací/morí/tuve sustancia/
huesitos que junté para encender/
tierra que me entierraba para siempre.-


NOTA XXIV

a la derrota o ley severa mi
alma sabió perder respeto/te amo/
cruza mi alma la agua fría donde
flotan los rastros de los compañeros
como envolvidos de tu piel suave
o lámpara subida delicada
para que duerman delicadamente
subidamente en vos/llama que nombra

a cada sombra por su nido/dicha
o soledad de fuego para amor
donde descansen bellos mis muertitos

que siempre amaron rostros como vos
donde tu rostro avanza como vos
contra la pena de haber sido/ser.-


NOTA XXVII

de lo posible a lo probable/del
sueño a la realidad hay como
mares/playas nocturnas donde
animales de pico descarnan
formas mojadas por los jugos
del corazón/así/viajamos
del pecho al seco sol que dora
la maravilla/o existir.-



                                                                 Juan Gelman




Imágenes: Pinturas del artista de Estados Unidos Edwin Blashfield.


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

martes, 14 de enero de 2014

Diseminación

                                                         Juan Carlos Abril

Poeta, traductor y crítico literario español nacido en Jaén, en 1974. Es Licenciado en Filología Hispánica, Teoría de la Literatura y Doctor por la Universidad de Granada, donde es profesor de Literatura Española. En 1996 consiguió el Premio "Federico García Lorca" con "Un intruso nos somete" y en el año 2000 un accésit del Premio Adonáis con "El laberinto azul". Su tercer poemario "Crisis" es de 2007. Forma parte, además, de numerosas antologías, entre las que se destacan: "La ruptura interior en la Poesía de la Experiencia" y "Veinticinco poetas españoles jóvenes" (2003).



                                     " Y otro episodio dentro de este vacío
                                      infantiloide que debes aceptar intermitente,
                                      la descripción de un personaje
                                      con flexibilidad: ser puente o río"



DISEMINACIÓN    poesía de Juan Carlos Abril

Los poemas que nunca escribiré
se han convertido en humo

afirmativo y en volutas
que no desaparecen, se disuelven.

Blanco humo de las chimeneas
que contiene poemas de todos los
colores.-


EL CLAVO

Todo lo revivido se estremece.

Repites las historias muy despacio
con los nombres del mundo de los
muertos
pues lo bello, al final, resulta triste.

Las huidas sin carrera son la imagen
grotesca de los sueños, el agua que se
escapa
entre las manos y, por eso, prefieres
cambiar aquellos nombres y lugares,
dejar
sólo los hechos con los sentimientos
que arrastran.
                      Puede ser una señal
y casi te deslumbra.

En el dolor, no obstante,
el abrazo es más rápido que un cepo.

Ser uno mismo, sí, pero antes ser de
otros.-


EMOCIÓN BREVE

Por la escalera azul de la mañana
el deshollinador.

Su piel de escamas y sus cejas
serpentinas, felices

bailan. Todo podrá cambiarse,
dice. Nada me toca.-


ESPACIO

Llegas de cualquier sitio
y, elegido al azar,
sin mapas, sin señales,
el otro lado esconde la sorpresa
feliz y azul.
Entonces permanece la ruptura
intacta. Entonces fuera o dentro impide
su difusión.
El viaje trae una orden en cadena,
un movimiento ansioso que repite
su dispersa memoria:
ya nadie nos indica que el error
desconocido o su secreto
sirva robado y oprimido,
tiempo arenoso que se va.

Todo va a ser abandonado.-



                                                             Juan Carlos Abril




Imágenes: Pinturas del artista italiano contemporáneo Matteo Arfanotti (Sarzana, 1974)


Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com