Páginas vistas en total

domingo, 26 de enero de 2014

Sábado

                                                             Antonio Gamoneda

Poeta español nacido en Oviedo en 1931. Su obra, de una fuerza excepcional ha sido reconocida como una de las grandes de la poesía española actual. Ha obtenido, entre otros, el "Doctor Honoris Causa" por la Universidad de León, el Premio Castilla y León de las Letras en 1985, el Premio Nacional de Poesía en 1988 por su libro "Edad", el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana XV Edición, el Premio Cervantes de Literatura en 2006 y nominado al Premio Europa 1993 por su "Libro de frío".


                                                       "Tu cabello en sus manos, arde
                                                        en las manos del vigilante de la nieve.
                                                        Son las cebadas, las siestas de las
                                                        serpientes y tu cabello en el pasado"



SÁBADO   poesía de Antonio Gamoneda    


1.- El animal que llora, ése estuvo
en tu alma antes de ser amarillo;

el animal que lame las heridas blancas,
ese está ciego en la misericordia;
el que duerme en la luz y es miserable,
ese agoniza en el relámpago.

La mujer cuyo corazón es azul  te
alimenta sin descanso,

ésa es tu madre dentro de la ira;
la mujer que no olvida y está desnuda en
el silencio,

esa fue música en tus ojos.

Vértigo en la quietud: en los espejos
entran sustancias
corporales y arden palomas. Tú dibujas
juicios y tempestades
y lamentos.

Así es la luz de la vejez, así
la aparición de las heridas blancas.

2.- Estoy desnudo ante el agua inmóvil.
He dejado mi ropa en el
silencio de las últimas ramas.

Ese era el destino:
llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.


AÚN

Hubo un tiempo en que mis únicas pasiones
eran la pobreza y la lluvia.

Ahora siento la pureza de los límites
y mi pasión no existiría si dijese su nombre.

Alguien ha entrado en la memoria blanca,
en la inmovilidad del corazón.

Veo una luz debajo de la niebla
y la dulzura del error me hace
cerrar los ojos.

Es la ebriedad de la melancolía; como acercar el rostro
a una rosa enferma, indecisa entre el perfume y la muerte.

Hablan los manantiales en la noche, hablan en los imanes
del silencio.

Siento la suavidad de las palabras olvidadas.

***************

Sngre negra en la misericordia:
Tu lengua es un idioma ensangrentado.

Sábana aún en la sustancia enferma,
la que llora en tu boca y en la mía
y, atravesando dulcemente llagas,
ata mis huesos a tus huesos humanos.

No mueras más en mí, sal de mi lengua.
Dame la mano para entrar en la nieve.

******************

Amé todas las pérdidas.
Aún retumba el ruiseñor en el jardín invisible.

Vuelvo a casa atravesando el invierno:
olvido y luz sobre las ropas húmedas.
Los espejos están vacíos y en los platos ciega la soledad.
Ah la pureza de los cuchillos abandonados.

Amé todas las pérdidas.

Aún retumba el ruiseñor en el jardín invisible.-



                                                           Antonio Gamoneda




Imágenes: Pinturas del artista francés William Bouguereau  (La Rochelle, 1825-1905)



Publicación de Quique de Lucio para "Nos Queda
la Palabra"
quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario