Páginas vistas en total

martes, 9 de diciembre de 2014

Naranja para jugo

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                         Patricia González López

Poetisa y docente argentina nacida en Buenos Aires el 7 de agosto de 1986. Licenciada en Relaciones Públicas por la Universidad de La Matanza. Tiene una Maestría en Comunicación y Cultura. Dicta clases en la misma casa de estudios.  Publicó los libros: Indecible" (2009), "Dos de azúcar" (Narrativa, 2010) y "Maldad: cantidad necesaria" (Poesía, Llanto de Mudo, 2013). Ha participado, además, en varias antologías argentinas y del extranjero.


                                                  "Ser atrevido no es ser suicida,
                                                   tener actitud no es desubicarse;
                                                   no respondo a la muerte
                                                   ni a las púas entre las palabras"






NARANJA PARA JUGO

Tenía sed y ganas de algo dulce
te creí una naranja
te tomé con toda la boca
no hay más jugo
quizás
la acidez
entre vos y yo
también sea parte de la justicia
tan simple como que me había gustado
ese abrazó que despertó a los vecinos
un beso de internación
té que se tomaron las hornallas
mientras nos evaporamos
nosotros:
fórmula que quema las sábanas
el silencio:
la metáfora del indeciso
si pudieras comerte tus cáscaras
chico de ombligo en el fondo bueno
tenías que ver lo tierno que te veías
exhibido en el cajón
antes de que te compre
pero claro
¿cuántos días tarda la fruta
en dejar de ser fresca?
tengo tres vicios nuevos
una serie
sonreír
y vos:
pero no te pedí tu libertad
esto es algo más anmal
sed, algo dulce, comerte y dejarme
comer
mirá la gripe que tengo
por decir che, en vez de mi amor
por decir gracias
en vez de ¡lindo,
lo bien que me hizo tu vitamina c!
¿pero cuántas frutas a la vez puedo
comer con sólo una boca?
Y vos, ¿cuántas criaturas podés
alimentar con sólo un ombligo?
Y si me doy cuenta
cuando estás terminado
y yo satisfecha
por qué te encascarás,
si ya te chupé los gajos,
esto es tan simple como que me había
gustado
tranquilo, tu función está cumplida
yo, todo un crimen
aprendí
a matar despacio
quedarse con hambre, si es necesario
y no entregar
el vaso del cepillo de dientes
antes de tiempo.-


UN CHIRRIDO

Un chirrido
en el marzo de mi boca
agua que distrajo tu vaso
mientras querías tomar fernet
¡que vivan los borrachos que postergaron
su amor!
que el agua siga siendo incolora
pido mi aguinaldo para dejarme beber
otras vacaciones por la culpa
proyección acumulada
¡levante la mano quien sueña
abrazar a una mina lavando platos!
querías a una mujer sin decisiones
pero no lavo platos
y tu abrazo es por lo menos, dudoso
la mentira acaba en seco
voyeur de mis gritos de auxilio
lágrimas para franelearla mejor
¿hace cuánto te calentaba que llore?
las palabras sin fecha son de tus
fantasías
¿hace cuánto empezaste a escribirlas?
había mails en bandeja con deseos adjuntos,
ahora están descargados en tu cama,
en el asunto pusiste lo que convenía
para borrarme
el mailing: estoy enamorado, estoy enamorado
publicidad engañosa
algo hacía ruido, era yo
un virus que cagó la programación de su historia
un hacker que se metió en la cuenta equivocada
me apago,
se desprende lo vivido en esta sesión
gotón de rabia
olor a puntos oscuros
necesito ventilar el duelo
te instalás en ese vientre
pulís la cobardía en el nuevo afilador
encuentro una manera de no existir:
llorarte,
mientras
los técnicos diagnostican no hay arreglo
reniego del héroe que te creía
insisto en seguir jugando a los premios
en el fondo
¿quién lucharía por ganarle al cobarde?-


EL DEBE

Soy el gen del mal
activado en los puntos cardinales de mi karma.

Nadie me toca la fibra,
no tengo.

Los pies arriba de una almohada
no me aumentan la sangre.

Pedimos todo el amor que quieras
yo siempre te voy a dar el doble.-



                                                          Patricia González López





Imágenes: Pinturas del artista de Bielorusia, Marc Chagall 


quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario