Páginas vistas en total

jueves, 18 de diciembre de 2014

La máquina de pensar

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.


                                                        Angélica Morales

Poeta, actriz y escritora española nacida en Teruel el 14 de agosto de 1970. Licenciada en Historia Antigua por la Universidad de Valencia. Diplomada en escritura jeroglífica por la Facultad de Teología San Vicente Ferrer. Obtuvo, entre otros, el Primer Premio de Poesía Miguel Labordeta (2011), Finalista Premio Ausías March al mejor poemario publicado en 2012, "Desmemorias", Premio Internacional de Poesía Ciudad de Las Palmas de Gran Canarias en 2013, etc.


                                                "sola en un pañuelo
                                                 dentro del corazón invertebrado
                                                 de una palabra
                                                 sola"





LA MÁQUINA DE PENSAR

Hoy la vida parece más larga,
más largo el pan aunque se rompa.
No sé que cosas ponerme a mirar hoy,
si cerrar las letras entre mis manos
y echar a volar en esa caja
donde escondo tu sombra.
Hoy la vida es un bosque al que le nacen
postales de asfalto
que piden casas
y martillos,
que piden vidas enfermas en el balcón.
Tú te fundías en el pecho de un balcón (papá)
pero no había aire frente a ti.
Había una fábrica de cerveza y perros,
algún coche que caminaba lento
y después estiraba el cuello hacia detrás
para ver otros coches u otros hombres
que como tú,
se dejaban pasar en un balcón.
Hoy la vida come aprisa.
Devora hijos que no entienden de fábricas,
que sacan perros con su nombre,
que se hacen adictos al ruido.
La calle de ayer
no acunaba el ruido, ¿recuerdas?
Sólo mujeres tristes llevando la compra,
como se llevan perros a un matadero,
como se llevan rodillas al suelo
y se limpian casas.
Hoy la vida corre
(transcurre atlética bajo la lengua de la lluvia,
inventa vidas que no beberá nadie,
perros humanos que no sabrán
orinarse en las fábricas.
Porque los árboles ahora ladran luz
y se visten de otoño a cada rato
y se hacen grandes con el estómago vacío).
No habla francés, la vida,
ni hace colas en las aceras
para apuntarse a un curso de arqueología
por partes.
Yo hablaba en francés con las calles,
inventaba signos mudos
que un cura versión de oriente dibujaba
en la pizarra de un cuartel
(el cuartel
era un seminario
sin perros,
sin fábrica,
sin universidad donde los panes tiemblan).
Tengo balcón en mi ciudad
(Tres ojos de Polifemo desperezándose
en la piedra)
Sin embargo no hay más escaparates
en los que los maniquís saltan,
y tú, (papá) nunca entendiste
que los maniquís saltan,
que se ponen a declamar a Shakespeare cuando menos lo esperas.
Yo me moría siendo una niña en tu balcón.
Me faltaba perfume de lluvia,
una ceniza suave a la que bautizar,
llevarte las zapatillas entre los dientes
o pelar el mes de diciembre en mi corazón
y desear que el año creciera lejos,
sin el alcohol besando tus pantalones.
Podría decir guauuu (ahora)
y hacerme pasar por una fábrica de cerveza,
regar los pájaros,
regresar a casa
y ponerme a esperar monedas en sus harapos
para comprarle cigarrillos a un perro.-


IMPULSO

escribir
escribir
escribir
pulsar el aire con el dedo corazón
¿hay una salida dentro del pecho?
¿alguna vena en intermitencia
como una mujer que asalta las esquinas
por ejemplo
como un perro mordiendo la rabia
de estar vivo por ejemplo?
escribir
escribir
escribir
voltear el alfabeto
saberse inútil
dentro de la hoja
hoja
hoja
hoja
o hielo vestido de fiesta
siempre engaña algún perfume sentimental
algún amante que regresa sin maleta
y con la raya de sus pantalones hacia el lado de las aguas
y las aguas es mi boca abriendo la locura
o la caricia de un burro dentro de la sal
escribir
escribir
escribir
hacerse una
e inanimada
seguir el ritmo de un motor que se vuelve pájaro
o pegamento de esnifar ventanas
decir
bosque
y que el bosque sea una joya trashumante
decir indígena
y que el mundo
regrese a los pájaros dentados
del Harlem.-


PRESENCIA

Una casa se tiende
sobre el manto
de la noche
un árbol
agita su penumbra
y sus hojas
son los
muertos
que llevamos
en el hueco afilado
de una palabra.-



                                                             Angélica Morales






Imágenes: Pinturas del artista español Pablo Picasso   (Málaga, 1881 - Francia, 1973)





quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario