Páginas vistas en total

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Espejos rotos

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y goce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                            Cyntia Rascovsky

Poeta argentina nacida en Buenos Aires en 1974. A los 17 años ganó su primer concurso literario, desde entonces inició un camino que hoy produce su primer libro: "Seduce-me". En palabras del poeta Carlos Carbone, Cyntia derriba las puertas, no pide permiso, avanza con su himno a la pasión, guarda secretos para ceremoniales salvajes, sus palabras cantan la más bella canción.

                                               
                                                     "Gime el bandoneón
                                                       y mis piernas te sostienen
                                                       te elevan y se clavan
                                                       en tus notas limítrofes"





ESPEJOS ROTOS

Los pies conocían el espejo donde sus pasos fueron

sólo escuchaba el ruido de los cristales
para saber que sus dedos fueron allí aniquilados
en esa acústica donde la vida se comió la salida.

Las manos conocían el espejo donde sus caricias durmieron

sólo al saber que su no palpable era el trueno de su llanto
en ese eco donde la vida le cortó las venas.

Ella conocía el espejo donde su imagen era víctima

solo al saber que sus ojos pestañeaban sangre
en ese instante decidió
                                        dejar caer los vidrios.-


ANOCHE

Anoche dejé que la luna llore por mí.

Vencí cada lágrima. Desinflé cada molesto.
Escurrí toda pena.
Vomité todo desconsuelo.

Anoche dejé que la luna llore por mí.

Me abracé a mi piel.
Humedecí mi boca.
Acaricié mis ojos.-


38

Déjate caer
te quiero
sin equilibrio
horizontal a mi mar
vencido sobre mi playa
encendido.

Déjate caer
te quiero presa de mis deseos
púber, salvaje, palpitante
lúbrico y ferviente.

Déjate caer
te quiero
blanco, fecundo
de celestes muslos envolventes
en jarras que quiebren
mis carnes y ardides.

Déjate caer
te quiero
espinoso bajo mi pecho
melodioso, naufrago
íntimo ascendente
por el canal de mis piernas.

Déjate caer
te quiero
ave de mis caderas
ardor de mi sexo
cabalgue de mis roces.

Déjate caer
te quiero
en mis adentros
anidando cada espasmo
de mi líbido, con tu cuerpo.

Déjate caer.-


30

Quiero escribir mis versos en tu cuerpo
versear cada poro y beber de tu aliento
acariciar el prólogo firme y disoluto
hacer de mis labios, letras
salivas del abecedario.

Quiero las aguas de tu vida sin estrofas
la ternura, en botellas con destinos perentorios
amarrarlas, sostenerlas, licuarlas
en mi alma, cuerpo, vientre para siempre.

Deseo cada beso del te quiero
en un marca do a mayúsculas
sin comas ni adverbios
una prosa bien tallada de mi arte
en tu verbo.-


23

Hervor que erige
en las frases
en las caricias vaporizadas
en el espejo húmedo
del eco disipado.-




                                                              Cyntia Rascovsky


Imágenes: Pinturas del artista chino radicado en Estados Unidos, An He.



quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario