Páginas vistas en total

domingo, 7 de diciembre de 2014

Canto destruido

Cuarto año de una antojadiza antología de la poesía de todos los tiempos, seleccionada por el escritor Quique de Lucio. Esta pretende ser una antología cuyo sentido radica en la actividad del lector, en su lectura que organiza los textos como un proyecto de su propia aventura y gce creadores. Difundiendo a los hacedores, respetando el derecho de autor.



                                                                   Carlos Pellicer

Poeta mexicano nacido en San Juan Bautista -hoy Villahermosa-, Tabasco el 16 de enero de 1897 y fallecido en México D.F. el 16 de febrero de 1977.


                                         "Agua crepuscular, agua sedienta,
                                          Se te van como sílabas los pájaros tardíos.
                                          Meciéndose en los álamos el viento te descuentan
                                          la dicha de tus ojos bebiéndose en los míos"






CANTO DESTRUIDO

¿En qué rayo de luz, amor ausente
Tu ausencia se posó? Toda en mis ojos
Brilla la desnudez de tu presencia.
Dúos de soledad dicen mis manos
Llenas de ácidos fríos
y desgarrados horizontes.

Veo el otoño lleno de esperanza
Como una atardecida primavera
En que una sola estrella
Vive el cielo ambulante de la tarde.

Te amo, amor, y nada estoy diciendo
Para llamarte. Siento
Que me duelen los ojos de no llorar. Y veo
Que tu ausencia me encuentra
Como el cielo encendido
Y una alegría triste de no usarla
Como esos días en que nada ocurre
Y está toda la casa
Inútilmente iluminada.

En la destruida alcoba de tu ausencia
Pisoteados crepúsculos reviven
Sus harapos, morados de recuerdos.
En el alojamiento de tu ausencia
Todo lo ocupo yo, clavando clavos
En las cuatro paredes de la ausencia

Y este mundo cerrado
Que se abre al interior de un bosque antiguo,
Ve marchitarse el tiempo,
Despolvorearse la luz, y mira a todos lados
Sin encontrar el punto de partida.

Aunque vengas mañana
En tu ausencia de hoy perdí algún reino.

Tu cuerpo es el país de las caricias,
En donde yo, viajero desolado
-Todo el itinerario de mis besos-
Paso el otoño para no morirme,
Sin conocer el valor de tu ausencia
Como un diamante oculto en lo más triste.-


EN EL SILENCIO DE LA CASA

En el silencio de la casa, tú,
Y mi voz la presencia de tu nombre
Besado entre la nube de la ausencia
Manzana área de las soledades.

Todo a puertas cerradas, la quietud
De esperarte es vanguardia de heroísmo,
Vigilando el ejército de abrazos
Y el gran plan de la dicha.

Yo no sé caminar sino hacia ti,
Por el camino suave de mirarte
Poner mis labios juntos a mis preguntas
-Sencilla, eterna flor de preguntarte-
Y escucharte así en mí, ¡y a sangre y fuego
Rechazar luminoso, las penumbras!

Manzana área de las soledades,
Bocado silencioso de la ausencia,
Palabra en viaje, ropa de invierno
Que hará la desnudez en las praderas.

Tú en el silencio de la casa. Yo
En tus labios de ausencia, aquí tan cerca
Que entre los dos la ronda de palabras
Se funde en la mejor que da el poema.-


EN UNA DE ESAS TARDES

En una de esas tardes
Sin más pintura que la de mis ojos,
Te desnudé
Y el viaje de mis manos y mis labios
Llenó todo tu cuerpo de rocío.
Aquel mundo amanecido por la tarde,
Con tantos episodios sin historias,
Fue silenciosamente abanderado
Y seguido por pueblos de ansiedades.

Entre tu ombligo y sus alrededores
Sonreían los ojos de mis labios
Y tu cadera,
Esfera en dos mitades,
Alegró los momentos de agonía
En que mi vida huyó para tu vida.

Estamos tan presentes,
Que el pasado no cuenta sin ser visto
No somos lo escondido;
En el torrente de la vida estamos.

Tu cuerpo es lo desnudo que hay en mí
Toda el agua que va rumbo a tus cántaros.
Tu nombre, tu alegría...
Nadie lo sabe;
Ni tú misma a solas.-


GRUPOS DE PALOMAS

Los grupos de palomas,
Notas, claves, silencios, alteraciones,
Modifican el ritmo de la loma.
La que se sabe tornasol afina
Las ruedas luminosas de su cuello
con mirar hacia atrás a su vecina.
Le da al sol la mirada
y escurre en una sola pincelada
Plan de vuelos a nubes campesinas.-



                                                                  Carlos Pellicer




Imágenes: Pinturas del artista alemán Karl Albert Buehr  (1866 - 1952)




quiquedelucio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario